Alumbrado público. La nueva vía de la información y la eficiencia energética

La iluminación de espacios públicos se ha convertido en un punto fundamental para acercarse a las ciudades inteligentes. Los avances tecnológicos permiten no sólo mayor eficiencia energética, sino conformar sistemas de manejo de información y comunicación, de tal modo, que el alumbrado público se volverá el centro de operaciones de los servicios en las ciudades y municipios

Por Elva Mendoza

Figura 1. Participación porcentual por tipo de tecnología, Fuente: Conuee (2019)

En los municipios de todo el país hay 10 millones de sistemas de alumbrado público instalados, según una estimación de la Comisión Nacional para el Uso E?ciente de la Energía (Conuee). Apenas el 3 por ciento funciona con tecnología led, mientras que un 62 por ciento son lámparas de vapor de sodio de alta presión; le siguen los aditivos metálicos cerámicos, que representan el 13 por ciento; los aditivos metálicos de cuarzo, el 9 por ciento, y el ?uorescente, que representa el 4 por ciento (Figura 1).

Tal como se encuentra constituido, el sistema público de alumbrado equivale al 2.25 por ciento del consumo de energía eléctrica nacional, que en 2017 fue de 4 mil 496 gigawatts por hora (GWh).

A precios que oscilan en un rango de 1.76 a 5.38 pesos por kilowatt hora (kWh), este consumo representa un gasto de cerca de 15 mil millones de pesos para las administraciones municipales, que deben ser pagados a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), según datos de la Conuee.

Sin embargo “el alumbrado es una necesidad y un servicio todavía insatisfecho, cuya falta o mal funcionamiento contribuye a la percepción de inseguridad”, advierte Héctor Francisco Ledezma Aguirre, director general adjunto de Fomento, Difusión e Innovación de la Conuee, en entrevista con Energy Management.

El experto señala que, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi, 2019), 2 de cada 3 ciudadanos se sienten inseguros en las calles que habitualmente transitan, es decir, 67.1 por ciento de la población; y el 62.9 por ciento calificó el alumbrado como insu?ciente.

Asimismo, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe re?ere en sus investigaciones que la evolución de las principales ciudades y municipios del país ha sido desordenada, provocando que el costo de prestar el servicio de alumbrado aumente. Ante este escenario, el presupuesto municipal no es suficiente para cubrir las necesidades de iluminación, dando lugar a áreas urbanas peligrosas.

La importancia
En la actualidad, revelan datos del cuaderno Alumbrado público, eficiencia energética y la ciudad inteligente (Conuee), este servicio es prestado por las 2 mil 458 autoridades municipales del país. Para ellas, calcula la cali?cadora Fitch Ratings, el costo oscila entre un 5 y 10 por ciento de su gasto corriente, en algunos casos, con crecimientos anuales volátiles y muy signi?cativos, derivados del proceso de urbanización.

Con base en el análisis de más de 475 proyectos de alumbrado público, la Conuee identificó que el potencial de mejora es mayúsculo y va desde un 20 hasta un 89 por ciento de ahorro en energía eléctrica, según la tecnología que se instale.

“Considerando los 10 millones de sistemas en el país, existe el potencial de ahorro de energía de aproximadamente 2.5 millones de MWh anuales, lo que equivale a un ahorro económico de cerca de 8.7 mil millones de pesos anuales”, dice Ledezma Aguirre.

Para Enrique Gómez Junco, director general de Óptima Energía, la eficiencia ha sido el gran ausente del sector energético y es ahí donde están las opciones más rentables, específicamente en el público, que a su juicio es “la oportunidad más grande en eficiencia energética en el mundo” con posibilidades de reducción de consumo de más de un 60 por ciento.

Las dificultades
“Los municipios tienen una problemática muy grave porque cuentan con pocos recursos económicos y son entidades que no están muy bien valoradas por los bancos”, señala Gómez Junco en entrevista con este medio.

Según estimaciones de la Conuee, se necesita una inversión de 46.2 mil millones de pesos para sustituir 6.6 millones de sistemas públicos de iluminación. La cifra no incluye la inversión requerida para habilitar infraestructura física y eléctrica, como transformadores, postes, cableado, ductos o medidores, que en ocasiones es tres veces mayor a la de los sistemas de iluminación.

“El principal reto es el económico, pero también de conocimiento: no dejarnos embaucar con luminarias que después no tengan refacciones, que no cumplan. Otro desafío es la infraestructura, no tenemos postes propios, nuestro alumbrado va montado sobre los de CFE”, señala para Energy Management, Bulfrano Martínez Soto, director de Servicios Públicos de Nezahualcóyotl.

Hace tres años, el municipio de Nezahualcóyotl, en el Estado de México, inició la sustitución por luces led. A través de recursos propios y fondos federales se empezaron a cambiar las luminarias de las avenidas principales.

Hoy, Nezahualcóyotl cuenta con 34 mil luminarias de vapor de sodio, “una luz amarilla de 200 watts, que es un altísimo consumo”, por ello se busca cambiarlas con el apoyo de algún financiamiento. “Queremos que se certifique que estamos ahorrando 40 watts por cada luminaria led, y que podamos pagar lo que nos falta a través de ese ahorro”, detalla Martínez Soto.

El Plan Nacional
Para coadyuvar a la transición tecnológica en los municipios, en 2010, la Sener, la Conuee, la CFE, y el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos suscribieron el convenio marco de colaboración para la ejecución del Proyecto Nacional de E?ciencia Energética en Alumbrado Público Municipal.

A través de él se cambió el la infraestructura de alumbrado en 44 localidades. Héctor Ledezma Aguirre cuenta que el Proyecto Nacional entregó un incentivo no recuperable por medio del Fondo para la Transición Energética y el Aprovechamiento Sustentable de la Energía (Fotease) de la Sener, que le asignó 180 millones de pesos para otorgar incentivos a los municipios participantes.

El incentivo es igual al 15 por ciento del valor de los sistemas de alumbrado público instalados con un techo de hasta por 10 millones de pesos, esto condicionado al cumplimiento de las Normas O?ciales Mexicanas aplicables.

Entre 2013 y 2018, este proyecto entregó 163.1 millones de pesos del Fotease a 44 municipios, en apoyo a inversiones por 2 mil 157 millones de pesos para la sustitución de 436 mil 363 sistemas de alumbrado público por unos eficientes, lo que generó un ahorro de 179.4 millones de kWh anuales en el consumo de energía eléctrica, lo que representó una reducción promedio del 40.8 por ciento en la facturación y un ahorro de alrededor de 641.5 millones de pesos anuales para las ?nanzas municipales.

A decir de la Conuee, estos proyectos municipales impactaron a cerca de 9 millones de habitantes, generando una mayor percepción de seguridad y una mejora en la imagen urbana.

Como parte del Proyecto Nacional, la Conuee brindó asesoría técnica a cerca de 1 mil 500 municipios en 30 estados, lo que permitió una garantía técnica a más de 1 millón de sistemas de alumbrado público, con un potencial de inversión de más de 5 mil millones de pesos.

Adicionalmente, subraya Héctor Ledezma, la Conuee brinda asesoría técnica a quien se lo solicite para lograr la mejor operación en los municipios que busquen la sustitución del sistema. “Se hace a Petición de Parte, porque respetamos la soberanía de los gobiernos locales”, puntualiza.

Hacia las ciudades inteligentes
Según la experiencia de la Conuee en la aplicación de este proyecto, en la actualidad, la tecnología led se ha convertido en el mayor referente de la iluminación por su diversidad y adaptabilidad en la mayoría de las aplicaciones.

“Actualmente, se emplea tecnología semejante a la que tenemos en los celulares. El luminario utiliza dispositivos y sensores que permiten que la lámpara se conecte a internet y haga mediciones de imagen, es decir, servicios adicionales a la iluminación, eso nos acerca un paso más a las ciudades inteligentes”, explica Ledezma.

La Conuee señala, en su cuaderno, que un aspecto de gran relevancia es que la tecnología led seguirá evolucionando positivamente, manteniéndose como el centro de los desarrollos de iluminación asociados con la integración de las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC), lo cual tiene y tendrá en el futuro una importante in?uencia en los proyectos, aprovechando las bondades de servicios externos; así, los postes del alumbrado público se volverán el centro de las operaciones de diversos servicios en las ciudades y municipios.

Las ciudades inteligentes integran tecnología diversa en un sistema de sistemas para mejorar el funcionamiento de las ciudades y de los servicios que ofrece, recopilando, procesando y haciendo uso de datos a través de la infraestructura física existente, muy particularmente de los postes.

Esto implica aspectos técnicos y ?nancieros que van más allá de un cambio de luminarias y abarcan elementos aislados (como los sensores), la infraestructura física, sistemas de comunicación, sistemas para manejo de grandes bases de datos y sistemas de procesamiento de datos y despliegue de información a operadores y ciudadanos.

En el caso del alumbrado público, la tecnología permite contar con un sistema de gestión operado a través del Internet de las Cosas, que conecta por redes de comunicación inalámbrica los miles de puntos de luz que integran al sistema, lo cual permitirá a los operadores y funcionarios municipales medir y registrar el consumo de energía y potencia en cualquier momento; identi?car y prever problemas operativos; modular la intensidad de la luz de manera rutinaria o para eventos especiales; comunicarse con ciudadanos, y mejorar la gestión del sistema, disminuyendo el costo operativo y de mantenimiento, alcanzando ahorros de energía signi?cativos.

Cancún, proyecto piloto
Cancún es la primera ciudad en el país en usar luminarias inteligentes; la empresa Óptima Energía opera ahí un proyecto piloto desde hace cinco meses. Luego de resultar ganadora de una licitación, remplazó 46 mil 547 luminarias y 1 mil 657 reflectores tradicionales por luminarias led, y realizó también el proyecto para la instalación de 712 luminarias inteligentes.  Con ellas, detalla Gómez Junco a Energy Management, se controla el alumbrado público en tiempo real:

“Estamos prendiendo y apagando con mucha eficiencia, atenuando la luz, disminuyendo el consumo de energía cuando el sensor detecta que no hay ningún carro o ninguna persona pasando por la zona. Medimos el número de personas y el número de carros que pasan por estos lugares, dónde se concentran y distribuyen. Con micrófonos de alta fidelidad se monitorean choques, problemas, caras, y con sensores ultrasónicos se evitan inundaciones”

Aunque hasta ahora la Conuee no apoya ningún proyecto de este tipo, espera poder financiar algunos. “Del Proyecto Nacional nos quedan 16 millones de pesos y estamos a la espera de que se defina cuál es la continuación. Lo que nosotros quisiéramos es hacer más pilotos con esta tecnología”, precisa Héctor Ledezma.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *