El Plan de Trabajo y el letargo de la CRE

El incumplimiento de las obligaciones inscritas en el Código de Red (CR) conlleva sanciones, pero también una atenuante: la presentación de un Plan de Trabajo que incluya las estrategias y acciones que se aplicarán para dar cabal cumplimiento a ese código.

Los sujetos obligados a cumplir con los requerimientos técnicos, entre ellos los Centros de Carga –usuarios con tarifas eléctricas en Media Tensión (MT) o en Alta Tensión (AT)– y los generadores de energía eléctrica (subestaciones eléctricas) tenían un plazo de tres años, a partir del 8 de abril de 2016, para presentar dicho plan.

Después de que se venció el plazo, la Comisión Reguladora de Energía (CRE) emitió, en abril de este 2019, una guía para presentar y registrar el Plan de Trabajo. La guía estipula el proceso sugerido para que dicho plan funja como una condición atenuante que “la CRE podrá considerar” en la aplicación de sanciones (no se especifica el peso o bajo qué criterio considerará esta atenuante), como parte del proceso de vigilancia y monitoreo del cumplimiento del CR.

Dado que la autoridad no indicó desde un principio los elementos específicos que debería contener un Plan de Trabajo para que fuera técnica y administrativamente aceptable, la guía publicada proporciona la estructura básica:

  1. Información esencial sobre el Centro de Carga (demanda contratada, nivel de tensión, representante legal acreditado, actividad industrial, etc.)
  2. Requisitos técnicos obligatorios de acuerdo con el nivel de tensión en el que esté conectado el Centro de Carga
  3. Resultados de los estudios eléctricos y de calidad de la potencia en los siguientes ocho parámetros: tensión, frecuencia, nivel de corto circuito, coordinación de protecciones, control, intercambio de información, calidad de la energía y factor de potencia (para los centros de carga en alta tensión ? 69 kV)
  4. Enlistar cuáles de los parámetros anteriores se encuentran fuera de rango (dentro de las condiciones actuales del Centro de Carga)
  5. Presentar la estrategia prevista para asegurar el cumplimiento del CR, que incluya acciones, análisis de alternativas, equipamiento evaluado, entre otros, además de un cronograma de actividades y el tiempo requerido para cumplirlo

Era evidente que la presentación en tiempo y forma de los planes de trabajo de Centros de Carga, de los otros generadores de energía eléctrica (incluidas las plantas de CFE) y, en general, de todos los usuarios del Sistema Eléctrico Nacional (SEN) sería escasa o insignificante.

Ante este panorama, cabe preguntar ¿por qué la CRE esperó a que se agotara el plazo para publicar la guía? La CRE también dispuso de tres años para diseñar, planear y preparar las acciones necesarias para que los usuarios del SEN pudieran cumplir en gran medida el CR. Evidentemente, no lo hizo así.

¿Será que con ello aseguraba muchas oportunidades de asumir el control y sancionar a un gran número de obligados? La CRE debió haber diseñado y ejercido su propio Plan de Trabajo para orientar y encauzar el cumplimiento del CR, factor sustancial para conseguir un SEN robusto y confiable.

No bastaba participar en convenciones, impartir conferencias y asistir a diversos eventos del sector eléctrico. Dada la magnitud del reto, se requería mucho más

Para más información, visite: www.capacitoresalpes.com
——-

Víctor M. Rodríguez Reyna
Ingeniero Mecánico Electricista por la UNAM. Diplomado en Administración Pública y diversos diplomados en el sector eléctrico. Especialista en calidad y ahorro de energía eléctrica. Escribe en revistas especializadas del sector eléctrico y HVAC. Miembro de IEEE Capítulo México y AMERIC. Socio fundador y CEO de Capacitores Alpes Technologies México.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *