Estar dentro del sistema

Sucedió lo que los críticos del titular del Ejecutivo Federal temían: quien se somete y calla, está dentro del sistema.

Los cuatro nuevos integrantes de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) fueron elegidos directamente por el presidente de República; cercenando así la independencia del órgano institucional que debería tener autonomía para regular las políticas energéticas del país.

El peculiar modo en que fueron elegidos es sintomático de las aberraciones que se han presentado… y de las que podrían avecinarse.

En el número anterior se escribió acerca de las suspicacias que levantaba la pobreza que exhibían en sus entrevistas los aspirantes postulados por el Ejecutivo Federal para integrar la CRE, a tal grado que ninguno de los integrantes de las cuatro ternas presentadas fue aprobado por la Comisión de Energía del Senado de la República.

Pues bien, once de los doce aspirantes, incluyendo al indefendible –el que expresó que un CEL (Certificado de Energías Limpias) era un celular–, fueron presentados nuevamente por el presidente Andrés Manuel López Obrador, lo que fue interpretado como una burla al proceso.

El argumento, en esencia, fue que nada le impedía volver a postular a esos aspirantes, puesto que, en su opinión, eran los mejores candidatos. Esto no es verdad; por el contrario, los nombramientos reflejan más bien que buscaba personas dispuestas a seguir la línea del Ejecutivo.

Volvieron a comparecer y la Comisión de Energía del Senado volvió a reprobarlos. Nadie obtuvo los votos necesarios para ser elegido.

Y sucedió lo que parecía inevitable: “es probable” –escribimos en este espacio– “que el presidente de la República, facultado por el artículo 6 de la Ley de Órganos Reguladores Coordinados en Materia Energética [LORCME], los designe directamente y tenga comisionados a modo que sigan sus instrucciones en el sector energético”, perdiéndose así, el sentido de autonomía y de regulación independiente que dieron origen al nuevo estatus jurídico de la CRE.

Por otra parte, dentro de este ambiente enrarecido que rodea a la CRE, se agregó otra renuncia: la del comisionado Guillermo Zúñiga.

¿Esta situación buscará dejar las “manos libres” al presidente de la república para revertir la aplicación de las reformas estructurales en el sector energético aprobadas en diciembre de 2013?

Ahora, ya tiene los elementos necesarios en las dos cámaras del Congreso y en la CRE para comenzar la reversión hacia las décadas de los setenta y ochenta, y apuntalar el fallido modelo latinoamericano de las “empresas” de Estado (en las que la corrupción es un cáncer imbatible que merma sus finanzas) y la generación de energía por hidrocarburos. La apuesta por la nueva refinería de Dos Bocas, Tabasco, es el proyecto de este sexenio.

Por eso, “estar dentro del sistema” podría reflejarse en lo que apunta Dennise Dresser: “En este gobierno, lo que se aprecia no es la preparación sino la lealtad, lo que se valúa no es el conocimiento sino la afinidad ideológica. La voluntad para no tener voluntad”.
——-

Víctor M. Rodríguez Reyna

Ingeniero mecánico electricista por la UNAM. Diplomado en Administración Pública. Especialista en calidad y ahorro de energía eléctrica industrial, comercial y en el segmento de servicios. Escribe en revistast especializadas del sector eléctrico y HVAC. Miembro de AMERIC, ASHRAE Capítulo CDMX y IEEE. CEO de Capacitores Alpes Technologies.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *