Gas natural, combustible ideal para la generación eléctrica

Los cambios constitucionales de 2013 dieron paso a la creación del nuevo Mercado Eléctrico Mayorista, permitiendo por primera vez que empresas privadas pudieran competir con la Comisión Federal de Electricidad (CFE) por clientes, a fin de ofrecer las mejores condiciones posibles al mercado de los grandes clientes industriales.

De esta forma, la premisa en este nuevo modelo es la eficiencia de costos, por lo que la CFE siguió con su estrategia de reconversión de algunas de sus plantas a procesos de ciclo combinado, dado que ahora la energía más barata, independientemente del tipo de tecnología, es la primera que se despacha.

Para satisfacer la creciente demanda de estas nuevas plantas, desde 2012 la CFE detonó la construcción de infraestructura de transporte. A finales del año pasado, México ya contaba con aproximadamente 16 mil kilómetros de gasoductos y casi 3 mil más que próximamente entrarán en operación, es decir, un incremento de alrededor de 30 por ciento.

Esto ha permitido que los beneficios de costo y sustentabilidad que ofrece el gas natural se aprovechen también en la iniciativa privada, por lo que muchas industrias ya satisfacen su demanda a través de plantas de ciclo combinado, donde se emplea útilmente el vapor y el uso de gas natural para la generación eléctrica.

Para complementar los esfuerzos de construcción de nueva infraestructura, anclada por el gobierno, las empresas transportistas realizan las llamadas temporadas abiertas, que consisten en publicar la capacidad disponible a nuevos clientes, por medio de un proceso aprobado por la Comisión Reguladora de Energía (CRE), para que las empresas aseguren su acceso a capacidad en el sistema, el cual ayuda a satisfacer la creciente demanda del mercado y, en algunos casos, promueve su construcción.

Pero, consideremos el boom del gas natural más allá del precio. Es el combustible fósil más económico. ¿Por qué? Debido a la alta oferta que existe en la zona de Texas, los precios de referencia (Henry Hub) son los más bajos del mundo.

Como se ha mencionado, esto lo ha hecho altamente atractivo para generar electricidad económica, pero también tiene ventajas ecológicas. En este sentido, el gas natural es un gran aliado porque genera menos emisiones que otros hidrocarburos como combustóleo o diésel.

Las reconversiones de CFE han significado la disminución de dióxido de carbono en un 48 por ciento entre 2012 y 2018, lo que equivale a sacar de circulación 10 millones de autos.

Además, cuando las plantas dejan de utilizar hidrocarburos más pesados, hay un efecto positivo para la salud de las personas que viven cerca, ya que en ocasiones los residentes sufren de tos crónica y daños pulmonares, afectando incluso su calidad de vida.

Por todos estos motivos, el gas natural es un importante componente de una estrategia de producción de energía sana, eficiente y competitiva.

La Asociación Mexicana de Gas Natural (AMGN) trabaja muy de cerca con la industria eléctrica para ayudar al sector a lograr sus objetivos de entregar energía segura y confiable para todos los mexicanos.

 

Lorena Patterson

Presidenta de la Asociación Mexicana de Gas Natural (AMGN) desde 2017. Ha colaborado en TransCanadá desde 2005 como responsable de Asuntos Corporativos en México. También fue representante Oficial del Gobierno de Alberta en México, en la Embajada de Canadá.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *