Una transformación en marcha

Se trata de la Cuarta Revolución Industrial, la fusión entre el mundo físico, digital y biológico que definió el Foro Económico Mundial y que impacta la economía, las relaciones y la forma de vivir, edificar y administrar los recursos, como la energía

Por Elva Mendoza

Si bien es cierto que cualquier ciudad que añade a su infraestructura adelantos tecnológicos puede calificarse como inteligente, algunas han tenido más éxito que otras, ya que poseen características que contribuyen a lograr una mayor sostenibilidad, gracias a un uso más eficiente de los recursos.

Según la multinacional Intel, las smart cities se definen como aquellas aglomeraciones urbanas que incorporan y combinan nuevas tecnologías procedentes de distintos sectores para hacer nuestras vidas más fáciles.

En este escenario, el desarrollo de  materiales, como concreto transparente, casas hechas con impresoras 3D, lentes de realidad virtual para inspeccionar muros dañados y excavadoras autónomas, conformarán la nueva escena inmobiliaria, señala Pedro Cerecer, director del área de Cloud Service Providers para América de Intel.

En entrevista para Constructor Eléctrico, el ejecutivo declaró que serán únicamente las empresas más innovadoras y disruptivas quienes sobrevivirán y marcarán el paso. Prueba de ello, es que para 2018, cerca del 40 por ciento de los negocios que están en el top 20 de cada una de las industrias de cadenas verticales serán impactados por un competidor más adaptado a la transformación digital.

Como referencia, relató que Tesla, un fabricante y desarrollador de vehículos eléctricos, anunció recientemente que lanzará al mercado mundial un nuevo producto: tejas con paneles solares más baratas que las hechas con materiales tradicionales. “Es un disruptor digital que está utilizando sus fortalezas, viene del mundo de la energía donde su negocio era la generación y el almacenamiento de energía a través de las baterías, y empezó a entrar a otros segmentos como el automotriz”, aclara Cerecer.

Asimismo, asegura que el promedio de años de una compañía hasta el día de hoy solía ser de 60 años, aproximadamente; sin embargo, para 2020 será de 12. “Para que veamos cómo esas empresas que nacieron en la era digital están formando el grueso y todas aquellas que no entraron a esta transformación están desapareciendo”, comenta Pedro Cerecer.

Ante el nuevo modelo económico de las empresas, explica, las compañías deben invertir en la revolución digital y permanecer en el mercado, por ello, hace esta analogía: “En este mundo de transformación digital, la tecnología es similar a una tabla de surf que se desliza sobre una ola grande, enorme; si la utilizo de manera correcta me voy a divertir y voy a llegar a la orilla, sano y salvo, si no lo hago de forma adecuada, la ola me va a caer encima, así muchas empresas están desapareciendo por no estar dentro de esta revolución”.

Para 2018, cerca de 40 por ciento de los negocios que están en el top 20 de cada una de las industrias de cadenas verticales serán impactados por un competidor más adaptado a la transformación digital

Servicios inteligentes para una ciudad inteligente
Para el experto, las edificaciones deberán caminar hacia los nuevos tiempos de esta época de hipertecnología, pero también a la era de los datos, sin duda, el nuevo petróleo y moneda de cambio. “Si son utilizados de manera eficiente y productiva ayudarán a tomar decisiones más acertadas, en tiempo real”, subraya Cerecer.

Aunado a ello, la industria también trabaja en la generación de nuevas herramientas. El directivo de Intel adelanta que ya se han reunido con empresas mexicanas que están incursionando en el desarrollo de dispositivos de realidad virtual y aumentada, como los Recon Glasses. Estas compañías, por ejemplo, trabajan en hacer realidad la posibilidad de ver a través de una pared e inspeccionar los cables o las varillas de una construcción, sin la necesidad de perforar o hacer alguna inspección demasiado invasiva.

La incorporación de este tipo adelantos, logrará que los edificios conserven el calor de un modo más eficiente e, incluso, generarán energía, mientras que sus instituciones se combinarán en un único sistema, permitiéndoles funcionar con mayor fluidez.

Por ejemplo, menciona que en algunas urbes sostenibles de Japón, como las Sustainable Smart Towns  de Fujisawa y Tsunashima, las casas están equipadas con paneles solares y generadores alimentados por gas natural para maximizar la eficiencia energética. Todas las viviendas, además, están interconectadas en una sola red y la electricidad generada se transfiere entre ellas automáticamente. Se estima que, si la ciudad no recibiera energía de fuentes externas, podría sobrevivir durante tres días utilizando únicamente sus propios recursos.

Por su parte, la utilización de alumbrado público más eficiente inspiró a Intel y General Electric a crear prototipos de luces LED que tienen la capacidad de “ver, escuchar y sentir sus alrededores, y que recopilan datos para mejorar la eficacia e impulsar los servicios de las ciudades inteligentes”. Estas luminarias funcionan con sensores que permiten recolectar datos como los niveles de humedad y temperatura en el ambiente o calidad del aire. Asimismo, podrían integrar cámaras con detectores de movimiento.

Sumado a esto, entre bastidores, se puede encontrar la videovigilancia, la tecnología para el hogar inteligente que ahorra energía y la producción automatizada. De esta manera, en las smart cities se están probando nuevas ideas que después se pondrán en marcha, a gran escala, en las ciudades existentes.

Aunque los avances son vertiginosos, también existen áreas de oportunidad poco exploradas, principalmente en el segmento inventivo, como los robots cognitivos, desarrollando modelos o creando estructuras. “La parte creativa también está siendo transformada por esta cuarta revolución industrial”, remata Cerecer.

El procesador Intel IoT incluye una arquitectura de referencia de punta a punta y una cartera de productos de Intel y su ecosistema, que trabajan con soluciones de terceros, para proporcionar una base para los dispositivos de conexión sin problemas y con seguridad, entrega de datos confiables para la nube, y entrega de valor a través de análisis.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *