Cablebús de la CDMX

Bajo un esquema de construcción sustentable que contempla la disminución de emisiones de carbono y el funcionamiento de iluminación con celdas solares, el nuevo sistema de transporte público reducirá en un 54 por ciento el tiempo de traslado para los habitantes de la alcaldía Gustavo A. Madero

Por Violeta Contreras / Imágenes: Gobierno de la Ciudad de México

El nuevo Cablebús de la Ciudad de México, que para 2020 correrá de Cuautepec a Indios Verdes, se perfila como un medio de transporte sustentable, con un impacto positivo en materia energética que, además, mejorará la calidad de vida de los habitantes de la zona, comenta en entrevista para Energy Management, Pável Sosa, responsable del proyecto y coordinador general del Órgano Regulador del Transporte (ORT) de la Secretaría de Movilidad capitalina.

Esta primera línea del sistema ayudará a reducir hasta en un 54 por ciento el tiempo de traslado para el 26 por ciento de la población perteneciente a la alcaldía Gustavo A. Madero (GAM), es decir, al menos 305 mil 278 personas en un radio de 700 metros ya no tardarán una hora con 14 minutos en sus viajes, sino sólo 35 minutos, de acuerdo con un estudio sociodemográfico de la zona.

Su construcción iniciará este año, luego de que 13 empresas compitieran en una licitación pública internacional para elegir el mejor proyecto integral de transporte, el cual contará con una inversión de alrededor de 3 mil millones de pesos.

Esquema intermodal
En un futuro, se tienen planteadas construir cuatro líneas del Cablebús con 34 kilómetros de recorrido: la primera es de Cuautepec-Indios Verdes (GAM); la segunda, Sierra de Santa Catarina-Constitución de 1917 (Iztapalapa); la tercera, Ajusco-Universidad (Tlalpan-Coyoacán), y la cuarta, avenida Tamaulipas-San Antonio (Álvaro Obregón, Magdalena Contreras y Benito Juárez).

Específicamente, la Línea 1 constará de cinco estaciones: Indios Verdes (terminal), IPN (intermedia), La Pastora (intermedia motriz + 2 almacenes), Campos Revolución (intermedia + terminal Chiquihuite), Cuautepec (terminal) y la subterminal Chiquihuite.

Debido a las condiciones topográficas complejas en las zonas donde dará servicio, el proyecto está planteado para funcionar de manera intermodal, con el fin de conectar a los usuarios con otros medios de transporte como el Metro o el Metrobús.

Pável Sosa señala que “se tiene que hacer una reingeniería del Centro de Transferencia Modal de Indios Verdes. Es condición para que este proyecto funcione y también para arreglar toda la movilidad en Indios Verdes porque ahí transitan 1.5 millones de personas todos los días”.

Aunque la tarifa del servicio aún no se ha fijado, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, aseguró que será accesible para la ciudadanía, en comparación con lo que gasta una persona en la actualidad para realizar el mismo recorrido.

La licitación comenzó el 8 de marzo con la publicación de la convocatoria; el 13 del mismo mes se visitó el lugar de trabajo y seis días más tarde inició una junta de aclaraciones con las empresas participantes. La entrega de propuestas, a su vez, se llevó a cabo el 29 de abril y el fallo del proceso será el 23 de mayo.

Movilidad más eficiente
La eficiencia energética es uno de los ejes rectores de este sistema de transporte público.

En materia de consumo de energía, el proyecto integral contempla dos componentes principales, explica el coordinador del ORT: el primero se refiere al equipo electromecánico, que incluye a todos los motores de cabinas, el cable de circulación y las mismas cabinas.

Al respecto, el criterio de selección al analizar los proyectos ejecutivos fue que éstos debían ser funcionales para transportar a 8 mil pasajeros por hora en una longitud de 9.4 kilómetros y con una disposición de 374 cabinas.

El segundo elemento son las estaciones de transporte. Al menos, el 50 por ciento de los sistemas de iluminación y de servicio con los que cuenta cada una funcionarán con energía generada por medio de fotoceldas, refiere Pável Sosa. En total, calcula el entrevistado, son 26 mil metros cuadrados de espacio, tomando en cuenta techos y almacenes de cabinas.

Ambos componentes se analizaron en los proyectos que presentaron las empresas participantes, puesto que uno de los objetivos es elegir la propuesta más adecuada según el costo-beneficio, detalla el funcionario.

Sin embargo, descarta que el Cablebús pueda moverse mediante fuentes renovables, debido a que el volumen de energía requerida no lo permite. Este tipo de sistemas de transporte se rige bajo protocolos y normas de seguridad específicas, pues la energía de media tensión que demanda (220 voltios) sólo es posible de suministrar con el modelo eléctrico, algo parecido a lo que sucede con el Metro de la capital mexicana.

En este sentido, Pável Sosa califica como una ventaja que el sistema funcione con energía eléctrica y no se utilicen fuentes fósiles contaminantes.

La Línea 1 Cuautepec – Indios Verdes constará de cinco estaciones y una subterminal

Transporte público de calidad
Otro de los beneficios es su impacto ambiental positivo, ya que mitigará la emisión de 3 mil 100 toneladas de CO2, gracias a la reducción de viajes en vehículos motorizados y al manejo adecuado de recursos.

Asimismo, el diseño arquitectónico y las especificaciones técnicas de los materiales, establecidos en las bases de la licitación, señalan que la construcción de la Línea 1 del Cablebús debe llevarse a cabo en armonía con el medioambiente.

“La sustentabilidad no sólo se da en el diseño de las estaciones; las edificaciones son muy limpias, muy transparentes. No estamos haciendo infraestructura sobrada”, puntualiza Sosa.

El criterio de construcción sostenible se aplicará, por ejemplo, en el diseño de ventanales grandes para aprovechar la iluminación natural y evitar consumo de energía eléctrica; así como en la proyección de mantenimiento en las instalaciones, para que éste sea sencillo y no requiera una gran cantidad de recursos para la limpieza.

También se utilizará material reciclado en la edificación de las cabinas, de acuerdo con el coordinador del ORT, pues se planea que entre el 10 y 12 por ciento esté hecho con polietileno.

No sólo los beneficios ambientales se verán reflejados en la construcción de la obra, sino también en la reducción del tiempo de traslado de los pasajeros, lo que representa ahorros significativos para los habitantes de la alcaldía Gustavo A. Madero, tanto económicos como de energía.

Por ello, concluye Pável Sosa, esta primera línea del Cablebús, diseñada para 30 años, tendrá un impacto positivo en el entorno social de la comunidad, donde, según el estudio demográfico, existe una fuerte desigualdad social.

Resultados del estudio de demanda

Características poblacionales de Cuautepec, GAM

  • En la GAM habitan 1.6 millones de habitantes
  • En un radio de 700 metros del proyecto, se impactará, cuando menos, en el 26 % de la población de la alcaldía: 305,278 habitantes
  • 75 % de esta población tiene niveles de ingreso de bajos a muy bajos

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *