De lo simple a lo sofisticado

El control de la iluminación va más allá de la estética y el lujo: hoy en día, se presenta como una herramienta vital para garantizar la eficiencia de las instalaciones y el bienestar de las personas

Por Ámbar Herrera / Fotografías: cortesía de Lutron Electronics

Fotografía de portada: Oficinas centrales de Lutron en Coopersburg, Pensilvania

En el pasado, el control de la iluminación era una cuestión sofisticada y exclusiva de las grandes salas de teatro; sin embargo, a finales de 1950, un hombre tuvo una idea radical que revolucionó para siempre la estética de la luz.

Joel Spira trabajó nueve años en la creación de un dispositivo de estado sólido que permitiera variar la intensidad de las luces en los hogares. Lo logró en 1959 cuando inventó un atenuador de reemplazo para los interruptores estándar de pared.

Roberto Torrijos, Country manager de Lutron Electronics México

Dos años después, Spira fundó Lutron Electronics, uno de los fabricantes mundiales en control de iluminación, cuyas soluciones contribuyen al confort de los usuarios y al ahorro energético de las estancias.

La compañía estadounidense, con sede en Coopersburg, Pensilvania, cuenta con varias oficinas de venta y servicio alrededor del mundo, abarcando desde ciudades como Londres, Hong Kong y Dubái, hasta países como Colombia, Brasil y el resto de Latinoamérica.

Se especializa en la distribución, comercialización y manufactura de productos de control de iluminación y temperatura dirigidos a los segmentos residencial, comercial, industrial e instalaciones eléctricas.

“El mercado de control de iluminación mexicano está en etapa de desarrollo, y aún hay mucho por crecer”, afirma Roberto Torrijos, country manager de Lutron Electronics México, en entrevista para Energy Managament.

Con 30 años de experiencia en México, Lutron se enfoca a los desarrollos hoteleros, residenciales y comerciales, principalmente, pero el plan es diversificarse con mayor fuerza para finales de este año, señala el directivo.

“El reto es crecer a un mayor ritmo y velocidad en todos los segmentos de la distribución de productos eléctricos”, asegura Torrijos, quien destaca el crecimiento sostenido en el mercado nacional de la empresa por cuatro años consecutivos.

Entre lo confortable y lo eficiente
La cartera de productos de Lutron se rige bajo el equilibrio de los elementos de eficiencia energética y confortabilidad, que no sólo tiene que ver con el bienestar físico de las personas, sino con crear ambientes capaces de motivar las sensaciones de los usuarios.

Para estos propósitos, cuenta con sistemas de control de iluminación, cortinas y temperatura, tanto para el hogar como para edificios completos, sensores de presencia para apagar las luces en estancias vacías, así como persianas electrónicas ultrasilenciosas para disminuir el brillo y el calor del sol.

Entre las innovaciones de este fabricante se encuentran desde complementos para sus atenuadores, hasta los nuevos productos white tuning que permiten manejar la luz artificial a través de la intensidad y el color.

Un concepto clave para la empresa es el de la movilidad, es decir, el control desde cualquier punto de la red y en distintos componentes electrónicos para acceder a la información en línea sobre los consumos por área, zona, horarios, detección de fallas e, incluso, hacer un monitoreo anual de los sistemas, todo respaldado en la integración del Internet de las Cosas.

Torrijos explica que sus soluciones, además de buscar ahorros en los costos de electricidad, están pensadas para ofrecer “una mejor sensación en cuanto a los ambientes”, y para proveer “ese toque egocentrista de vanguardia, de tener un control automatizado y lograr un efecto que provoque el asombro”.

Destacó que las certificaciones LEED y WELL, las cuales se enfocan precisamente en los puntos de sostenibilidad y bienestar humano, han tenido una gran influencia en el desarrollo de la tecnología de Lutron, misma que, por sus beneficios de ahorro y reducción del impacto ambiental, puede ayudar a las construcciones nuevas a obtener un gran número de créditos exigidos por el programa LEED.

De acuerdo con su sitio de internet, la empresa estima que al instalar sólo dos atenuadores, en lugar de dos interruptores de luz estándar en cada casa de Estados Unidos, el ahorro potencial por año sería de 1 mil 500 millones de dólares en electricidad y de cerca de 11 millones 340 mil toneladas de CO2, una cifra equivalente a 1 millón de autos menos, aproximadamente.

Sustentabilidad desde el origen
“Nosotros siempre hemos sido promotores de la eficiencia energética en el mercado y nos apegamos a los estándares más altos en el uso de la energía”, asevera Torrijos, quien recalca que forman parte de los comités de certificación y desarrollo de normalización a nivel global.

Esta línea de sustentabilidad es una característica latente desde sus inicios, ya que el ahorro de energía fue uno de los aspectos más llamativos de los atenuadores y lo que garantizó el interés a largo plazo de este invento.

Aunado a esto, productos como las persianas y cortinas también son de bajo consumo energético, puesto que están diseñadas para aprovechar la iluminación natural y reducir la carga de los sistemas HVAC, además de que pueden fabricarse con materiales ecológicos.

Con el paso del tiempo, los hábitos y las necesidades de iluminación en los consumidores han cambiado. Hoy, asegura Torrijos, la tendencia apunta hacia proyectos de control automatizado en estancias simples de 100 a 200 metros, hasta áreas de 10 mil metros en donde las instalaciones suelen ser más sofisticadas.

“Nosotros siempre hemos sido promotores de la eficiencia energética en el mercado y nos apegamos a los estándares más altos en el uso de la energía”

Proyectos globales
Lutron ha instalado grandes sistemas de control de luz en Estados Unidos, como el New York Times Building, el Lincoln Financial Field y el Centro de Convenciones del condado de Orange, en Orlando.

Sus controles de iluminación también están presentes en sitios públicos prestigiosos como la Estatua de la Libertad, el Museo Guggenheim en Bilbao, España; y la sede central del Banco de China en Beijing, entre otros.

En México, la compañía se ha enfocado, desde hace seis años al sector hotelero, principalmente, en la región de Baja California Sur, Los Cabos, Puerto Vallarta y, más recientemente, en los nuevos desarrollos turísticos de Punta Mita, trabajando con marcas importantes como Four Seasons, Hyatt o Xcaret México.

También ha trabajado con instituciones educativas, como el Tecnológico de Monterrey, las universidades de Aguascalientes, Campeche y Veracruz, para mejorar la iluminación en sus auditorios y bibliotecas, así como aumentar su productividad y reducir su consumo energético.

Planes futuros
A finales de 2018, Lutron lanzó en Estados Unidos sus aplicaciones para el control de la iluminación interior en estacionamiento y áreas comerciales, mientras que para este año tiene planeado crecer en el área hotelera.

Roberto Torrijos menciona que tienen el reto de mantener la calidad y puntualidad de su cadena de suministro, adaptándose a los requerimientos de cada proyecto, pues las instalaciones de control requieren de una mayor lectura y conocimiento.

Lo principal, concluye, es lograr “una mayor adopción de las tecnologías de control”, ya que muchas veces podrían verse como un lujo, ignorando sus beneficios. “La industria del control en México apenas está comenzando; hay mucho que enseñar, mostrar y comunicar”.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *