El arte de iluminar

El nuevo sistema de iluminación led del Museo Nacional de Arte en la CDMX reduce las emisiones de CO2 un 85 por ciento al año y permite una apreciación de colores hasta en un 95 por ciento

Por Carlos Hano / Fotografías: cortesía de Iberdrola

Iberdrola México donó al Museo Nacional de Arte (Munal) de la Ciudad de México (CDMX) un nuevo sistema de iluminación de bajo consumo que permitirá una mayor eficiencia energética y una mejor conservación de las obras de arte expuestas en este recinto.

Como parte de sus acciones de responsabilidad social, dirigidas al desarrollo cultural de los países en los que opera, Iberdrola instaló un total de mil luminarias led en sustitución de las anteriores lámparas de mayor consumo.

El cuadro Retrato Escrito de Carlos Mérida es una de las obras que aprovechan el nuevo sistema de iluminación led del recinto

Gracias a este proyecto, los visitantes de este importante museo de la CDMX, que cuenta con más de 14 mil metros cuadrados, pueden apreciar las obras de arte en condiciones similares a las que ofrece la luz natural, asegurando, a la vez, el ambiente óptimo de conservación.

La iluminación led supone un gran ahorro energético, ya que tiene una vida útil de unas 50 mil horas frente a las mil horas de las lámparas convencionales.

Las nuevas luminarias se estrenaron con motivo de las exhibiciones Yo, el Rey, una muestra que recoge la historia de la monarquía española vista por los artistas de las distintas épocas pictóricas, y la exposición Carlos Mérida. Retrato Escrito, que conmemora los 100 años de la llegada del pintor guatemalteco a México, y que cuenta con una narrativa guiada por la voz del propio autor y 290 piezas que permiten transitar entre su vida personal, su proceso creativo y las afinidades artísticas que construyó hasta su muerte en 1984.

Iberdrola llevó a cabo una iniciativa similar en España donde, a través del programa “Iluminando el Prado”, en la que renovó el sistema de iluminación del Museo del Prado para lograr, una vez finalizado el proyecto, un ahorro de energía anual de un 75 por ciento y una reducción de emisiones a la atmósfera de 320 toneladas de CO2 cada año.

El sistema de rieles y lámparas led abarca los casi 1 000 m2 de las salas del museo

Para el director general de Iberdrola México, Enrique Alba, “este proyecto va en línea con el compromiso de la empresa de desarrollar un modelo energético sostenible que supone menores emisiones y una mayor eficiencia en el uso de la energía”.

Esta alianza “refleja el compromiso de Iberdrola México y el Munal con la conservación del patrimonio artístico y cultural del país”, afirmó Liébano Sáenz, presidente del Patronato de la Fundación Iberdrola México.

“En el Munal estamos muy felices por la oportunidad que la Fundación nos brinda para exhibir obras de una manera más adecuada y en beneficio de nuestros distintos públicos. Las luminarias y rieles donados permiten una iluminación profesional, distinta y ecológica en nuestras salas de exposiciones temporales”, destacó Sara Gabriela Baz, directora del Museo.

El nuevo sistema de iluminación del Munal cuenta con más de 15 ópticas que permiten la apreciación de un 95 por ciento de los colores de las obras, un nivel cercano al de la luz natural

Luz para el deleite estético
El sistema de iluminación está integrado por rieles y lámparas led. Fue instalado en los casi mil metros cuadrados de las salas de exposiciones temporales, lo que permitirá una reducción en el consumo energético anual de hasta un 85 por ciento de emisiones de CO2, respecto a las lámparas incandescentes. Otro de los beneficios que acompañan esta iniciativa es que la iluminación permite la apreciación de un 95 por ciento de los colores de las obras, un nivel muy cercano al cien por ciento que se obtiene sólo con la exposición de un objeto a la luz natural, algo poco conveniente debido al daño que producen los rayos UV en los materiales de una pieza de arte.

La iluminación utilizada en el pasado en estas salas sólo permitía apreciar alrededor de un 80 por ciento de los colores, lo que es una percepción limitada de las piezas; además sólo contaban con dos tipos de óptica y, de igual forma, la flexibilidad para iluminar las salas era restringida.

El sistema cuenta con más de 15 ópticas disponibles, por lo que el equipo de museografía y curaduría pueden utilizar la iluminación como una herramienta adicional en el discurso.

La exposición de Carlos Mérida ejemplifica cómo la luz es parte intrínseca de la exposición; discreta, pero esencial, permite transmitir la fluidez y el movimiento de las obras del artista. Y a 100 años de su presencia en México, no sólo realizó cuadros al óleo y acuarela, sino también trabajó con textiles y piezas de mosaico en las que juega con los colores y la geometría (estilo que se convertiría en su sello personal), y que ahora lucen de una manera magistral, justo como su autor esperaba que fueran apreciadas.

UNA EXHIBICIÓN LUMINOSA
Bajo la curaduría de la investigadora María Estela Duarte, y sustentada por un trabajo documental de cuatro archivos, incluyendo su autobiografía inédita, Retrato Escrito reúne obra plástica, impresos y publicaciones que acompañan los textos del artista provenientes del archivo Carlos Mérida ­­–donado al Munal en el 2000 por su hija Alma Mérida–, el perteneciente a la Galería Arvil, el acervo de la Galería de Arte Mexicano y el archivo familiar de Cristina Navas Mérida.

En lo que a obra plástica se refiere, fueron diversas colecciones, tanto institucionales como particulares e internacionales, las que hicieron posible esta exhibición. Entre ellas se encuentran la Galería Amelia Weymann de Guatemala, el Colegio de México, el Museo Tamayo Arte Contemporáneo, la Gerencia del Palacio de Bellas Artes, además de las colecciones María Luisa Ferre, Andrés Blaisten, Juan Rafael Coronel, Jesús Drexel, Juan Antonio Pérez Simón y, por supuesto, el acervo documental del Munal, entre otras.

El Munal, perteneciente a la red de museos del Instituto Nacional de Bellas Artes, fue fundado en 1982. Entre sus misiones se encuentran las de conservar, exhibir, estudiar y difundir obras de arte producidas en México desde la época virreinal y hasta el siglo XX.

Para el Munal, la donación de este material representa la oportunidad de optimizar sus recursos y, sobre todo, exhibir a la sociedad, en general, las obras de arte con una iluminación de la misma calidad que distingue a los mejores museos del mundo.

Iberdrola México comenzó operaciones hace casi 20 años. Consciente de la riqueza cultural del país, trabaja en conjunto con museos y otras instituciones para proteger y salvaguardar el patrimonio artístico y cultural, promoviendo su conservación y restauración.

En la actualidad, cuenta con una plantilla de más de mil empleados. Forma parte del español Grupo Iberdrola, líder energético global, primer productor eólico y referente en la lucha contra el cambio climático y la transición a una economía baja en carbono.
—–

Carlos Hano

Director de Lightchitects Studio, obtuvo su licenciatura en Arquitectura con honores en la UNAM. Trabajó en Lux Populi, en el que aprendió su pasión por la luz al colaborar en una amplia gama de proyectos en los Estados Unidos, Europa, América Latina y el Caribe.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *