Energía RenovableNegocios

Gestión de activos en el sector eléctrico

El manejo de activos es una metodología que monitorea y evalúa el ciclo de vida de los diferentes elementos que componen una organización, lo que permite reducir considerablemente los costos, incrementar la eficiencia y mejorar la toma de decisiones. Un esquema que está cobrando auge en la industria eléctrica mexicana.

Por Redacción.

A00041454Las perspectivas para los mercados de energía del mundo están en constante evolución y presentan diferentes etapas de desarrollo. Lo que cualquier país tiene en común es la creciente demanda de energía y los activos necesarios para suplir su abastecimiento.

En los últimos años, los diferentes sectores industriales han adoptado medidas que los ayudan a estandarizar procesos, fortalecer su seguridad, reducir costos y otros beneficios. Cada una de estas medidas impulsa las formas de trabajo de las empresas y las hace más competitivas al manejar altos niveles de calidad y eficiencia y al exigir mejor desempeño de los activos de las compañías.

Todos los activos de una compañía tienen una vida útil limitada. A lo largo de ésta, se pueden presentar deficiencias que afecten el rendimiento de los equipos e impacten sobre los costos de la empresa. Entre mejor estén administrados los activos de una compañía, más ventajas competitivas tendrán en el mercado actual.

A00041455
   A00041456
   A00041457
   A00041458

Qué es la gestión de activos
Este esquema ayuda a que las empresas puedan contar con un mejor control del estado de sus maquinarias, instalaciones, vehículos y demás elementos necesarios para su operación. De esta manera, una compañía puede identificar en qué etapa de la vida útil se encuentran los diferentes sistemas y planear el mantenimiento adecuado o reemplazo programado para permitir que las funciones se desarrollen correctamente y evitar acciones reactivas, inesperadas o costosas.

Para lograra mejores resultados en la gestión de activos, se requiere que los diferentes actores involucrados en el proceso incentiven el desarrollo de normas y procedimientos sobre la calidad de la gestión.

Ventajas competitivas
Entre 2002 y 2004, el Instituto de Gestión de Activos, en conjunto con el Instituto de Estándares Británico, desarrollaron la norma PAS 55, enfocada principalmente en la optimización del manejo de activos físicos.

Tras su popularidad y excelente metodología para mejorar el desempeño de los activos, la Organización Internacional de Normalización (ISO, por sus siglas en inglés) tomó como base los aspectos más importantes de la PAS 55 y desarrolló la certificación ISO-55000, la cual fue liberada en diciembre de 2013 y entró en vigor a partir de febrero de 2014. Dicha normatividad expande la metodología previa para que el manejo de activos pueda implementarse en las diferentes áreas de las empresas, sin importar si dichos activos son físicos o no.

Existen diversos conceptos clave dentro de un esquema de gestión de activos que presentan diferentes ventajas sobre la implementación de este esquema dentro de las empresas:

  • Visión estratégica del negocio; es decir, alineación de los objetivos organizacionales y claridad en las estrategias de gestión de activos, metas, planes y actividades del día a día
  • Monitoreo constante del ciclo de vida de toda la planificación de la gestión de activos y colaboración interdisciplinaria para obtener el mejor resultado combinado
  • Gestión de riesgos y toma de decisiones basadas en ellos
  • Facilitadores para alcanzar la integración adecuada y la sustentabilidad, especialmente liderazgo, consultoría, competencia, comunicación, desarrollo y gestión de la información
  • Cumplimiento de la responsabilidad social corporativa
  • Mejora de la estructura organizacional de una empresa, lo que impacta de manera positiva en los resultados financieros y su competitividad en el mercado

Gestión de activos en el sector eléctrico
En el sector eléctrico, la gestión de activos guarda importancia fundamental, ya que se relaciona con la manera de administrar los riesgos con eficiencia, tomar decisiones de inversión capaces de generar el máximo retorno de los activos, reducir las pérdidas y asegurar la confiabilidad y la calidad dentro de un mercado regulado y exigente.

En las empresas que ya practican la gestión de activos se puede ver un mayor dominio del manejo de riesgos en todos los niveles (estratégico, táctico y operativo) y mayor capacidad para demostrar a los organismos reguladores estructurados la alta confiabilidad y calidad, que pueden exceder el desempeño exigido por el mercado.

El sistema de gestión de activos permite indicar qué acciones en los activos agregan mayor valor económico a las empresas, mejoran la calidad del servicio y aumentan la confiabilidad del sistema eléctrico, además de agregar valor a todos los segmentos, ya que para los clientes es la forma de obtener energía de calidad por un precio justo.

Existen algunos ejemplos concretos acerca de los beneficios que empresas de energía han obtenido con la implementación de la práctica de gestión de activos:

  • EDF Energy (Gran Bretaña): reducción de emisiones de carbono de 813 g/kWh en 2006 a 218 g/kWh en 2010
  • Scottish Power (Gran Bretaña): 20 por ciento de reducción en costos de operación y mantenimiento, aumento en 22 % de disponibilidad de la planta

Con la gestión de activos se logran mejoras en la eficiencia energética del lado de la oferta por medio de la optimización de la generación de energía y la reducción de las pérdidas de transmisión y distribución. Para alcanzar este objetivo es fundamental usar equipos de alta eficiencia, capaces de reducir los costos de mantenimiento e interrupción durante su ciclo de vida; esto ayudará a maximizar las inversiones iniciales. Saber el momento preciso para invertir en activos puede ser la diferencia entre obtener un buen desempeño técnico-financiero o perder diferenciales competitivos.

Por su parte, ICA-Procobre, red de instituciones latinoamericanas cuya misión radica en la promoción del uso del cobre, actualmente se posiciona como uno de los principales promotores de la gestión de activos en el país. Comentan que las empresas están dispuestas a implementar este esquema debido a que los beneficios generales son considerables; no obstante, en el país la vigilancia del estándar ISO-55000 no es obligatorio y esto resulta una limitante para que la práctica cobre auge.

A pesar de ello, destacan que el panorama resulta alentador, pues cada día las empresas se muestran más receptivas. Además, los activos de la industria cuentan con gran potencial para brindar beneficios a quienes instauren el esquema de gestión.

—————————————————————————————————————————————————-

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba