Contratista

Parques Bancomer, modelo de ahorro energético

Como un reflejo de los valores de transparencia, comunicación y cordialidad laboral que caracterizan su filosofía de trabajo, Bancomer estrena en la Ciudad de México edificio de oficinas para dar cabida a sus áreas operativas. Modelo de sustentabilidad, esta flamante edificación persigue varias metas, como fomentar una mayor productividad laboral y eficiencia energética, reducción del impacto ambiental e integración con el entorno

Por Irayda Rodríguez / Rubén Darío Betancourt, fotografías

La zona de Polanco ha llegado otro gigante corporativo que apuesta por la sustentabilidad. En este pujante centro de negocios se levanta el nuevo edificio de Grupo BBVA Bancomer, una de las instituciones financieras más grandes del país, y que albergará a todas sus unidades operativas.

Su construcción, explica Luis Gutiérrez de Cabiedes, Director de Inmuebles y Servicios de BBVA Bancomer, se enmarca en una serie de acciones en materia de sustentabilidad y reducción del impacto ambiental que ha impulsado la institución desde hace más de una década. La más concreta, añade el ejecutivo, es el Plan Global de Ecoeficiencia, con el que se busca reducir emisiones contaminantes a la atmósfera, consumo de energía eléctrica, papel, agua, así como mejorar la calidad de vida de empleados, clientes y colaboradores.

“Como empresa totalmente responsable incluimos tecnologías de última generación para obtener una mejora en la huella ambiental del edificio, además de incrementar la eficiencia en costos de operación. Pensamos que los desarrollos sustentables pueden ayudar a la productividad, transición y repetición del talento en la compañía”, asegura Gutiérrez de Cabiedes.

El desarrollo de esta obra, agrega, respondió a la necesidad de un cambio de las sedes corporativas, que se trasladaron tanto a la Torre Bancomer ubicada en Paseo de la Reforma como a este inmueble. La intención fue lograr una ubicación más estratégica que alojará a todas las áreas operativas y de soporte al negocio: “BBVA Bancomer desarrollaba su operación en edificios antiguos, por lo que surgió una estrategia de transformación. Una de las palancas idóneas fue la incorporación de proyectos inmobiliarios que se ajustaran a una nueva forma de trabajar en edificios que fomentaran la flexibilidad y transparencia, para lo cual fue preciso la comunicación de empleados y colaboradores”, detalla el director.

El proyecto comenzó a gestarse en el área de Inmuebles de la entidad bancaria. En la primera etapa se buscó y analizó un predio en términos de superficie, espacios a pavimentar, mecánica de suelos, servicios, entre otros aspectos, para definir la viabilidad de la ubicación. La segunda etapa fue de preconstrucción, en la que se involucró la parte de diseño para ajustar los requerimientos de la compañía al edificio. La última etapa fue propiamente la construcción, que incorporó a toda la parte de puestos de trabajo y servicios incluidos en el edificio.

Debido a su magnitud, se plantearon las necesidades, actuales y futuras para albergar una plantilla de casi 5 mil empleados. “El mayor reto”, asegura Gutiérrez de Cabiedes, “fue la selección de los apoyos, empresas y técnicos que acompañarían y aportarían los requerimientos del banco en cuanto a diseño, ingeniería, arquitectura, etcétera. En la parte de la construcción, fue la selección de contratistas que dieran el mejor esquema de calidad. Respecto al acompañamiento de asesores, buscamos que nos condujeran en el proceso y dieran garantía en todo momento”.

Esta icónica obra de BBVA Bancomer obtuvo el Premio Nacional IMEI 2016 en la categoría Corporativos, otorgado por el Instituto Mexicano del Edificio Inteligente (IMEI)

Dando vida a un gigante
De acuerdo con información de esta entidad financiera, Parques Bancomer es un edificio de gran escala, sin embargo, su arquitectura fue concebida para que éste se integre en el entorno urbano, simulando un conjunto de edificios que permiten tener espacios de trabajo, zonas de recreación y áreas verdes en completa armonía. El inmueble de 132 metros de altura está integrado por 30 niveles, 9 sótanos y un helipuerto, que suman una superficie total de 153 mil 112 metros cuadrados. El área reservada para oficinas está dividida en 21 niveles que ocupan una superficie de 70 mil 335 metros cuadrados. Las zonas de esparcimiento, a su vez, están basadas en un concepto de corazón de manzana, con una extensión de 6 mil 664 metros cuadrados. En total, 26 elevadores dan servicio a través de un sistema de control-destino monitoreado a partir de un teclado numérico que asigna el elevador de manera particular.

Se trata pues de un inmueble sustentable y amigable con el medioambiente, y que está por obtener la certificación LEED Oro. El diseño interior optimizó la superficie asignada a zonas de trabajo, llevando la operación a estándares de interiores A+. El lobby, por su parte, funciona como extensión de la plaza en el exterior, que se conecta visualmente durante el recorrido dentro del edificio acompañado por un muro verde.

En cuanto al aprovechamiento de recursos, la luz del sol se refleja a través de un espejo de agua, que enmarca el jardín vertical. La fachada, de doble cristal, sirve para aprovechar el 70 por ciento de la luz natural a través de una película que filtra los rayos UV y parasoles que reducen la incidencia solar. En los niveles inferiores, se instalaron muros cortina con hojas metálicas multiperforadas que permiten la circulación natural de aire. Todo esto, siempre pensando en lograr los mejores niveles de confort para los usuarios.

En lo referente al recurso hídrico, su sistema de tratamiento de aguas grises y negras puede lograr hasta 40 por ciento de ahorro. Por medio de captación de la precipitación pluvial, además, se cubre la demanda de inodoros, limpieza y áreas verdes. Asimismo, el edificio cuenta con ecomacetas de plástico reciclado, las cuales almacenan el agua de lluvia; en época de estiaje son regadas con agua tratada por aspersión, lo que genera un ahorro anual promedio de 118 mil 850 litros de agua. En conjunto, la reutilización de este recurso elimina descargas a la red de drenaje e, incluso, los residuos sólidos son procesados y retirados de manera independiente.

En lo que respecta a la eficiencia energética, dando cumplimiento a NOM-008-ENER-2001, se tiene proyectado un 22.3 por ciento de ahorro, con miras a lograr la certificación de la norma ISO-14001 para sistemas de gestión ambiental en materia de operación y mantenimiento sustentable. Para ello se han puesto en marcha estrategias de ahorro de electricidad, como la operación de un sistema de alumbrado LED automatizado por zonas y horarios, así como iluminación perimetral en áreas exteriores controladas por sensores que actúan conforme a la luz ambiente.

Como explica Blanca Torrero, Directora del Proyecto Parques Bancomer, todos estos parámetros, los sistemas HVAC y la planta de tratamiento de aguas residuales, potables y tratadas, están administrados mediante el Building Management System (BMS) de Honeywell: “Tenemos un centro de control que permite identificar el consumo por cada planta, los horarios de operación y que toma en cuenta los gráficos de mantenimiento para optimizar las instalaciones”.

El sistema de respaldo de energía asegura el funcionamiento del alumbrado emergente, helipuerto, bombas, alarmas contra incendios, elevadores y alumbrado eléctrico

Para garantizar la seguridad e integridad física de empleados y visitantes, posee una serie de elementos contra incendios de baja y alta presión; bomba eléctrica y jockey de combustión interna que suministra presión a la tubería del edificio; agente limpio FM200, sistema de supresión de fuego AFF del helipuerto y aguaespuma para los tanques de diésel. Por otro lado, el acceso al edificio es mediante lectores biométricos, tarjetas de identificación, lectores de placas y lectores tag.

El suministro de energía se da por medio de una subestación receptora en 23Kv con redundancia (2 acometidas aéreas y 2 subterráneas), que se convierten en 4 subestaciones con transformadores de 2000 kVA para reducir la tensión a 480Vac. “El edificio buscaba cubrir las necesidades de los usuarios y de operación, por lo que demandó una capacidad eléctrica de 9 MVA”, explica Torrero. La directora añade que para lograr esta cifra tuvieron que acercarse a las autoridades de la Comisión Federal de Electricidad, con quienes se determinó tener dos acometidas eléctricas: “Una vez que se recibe la energía de CFE, el edificio cuenta con una subestación eléctrica receptora. Continuamos con transformadores de tipo seco encapsulado que pasan la energía a baja tensión para continuar en la conexión hacia las plantas de oficinas”, informa Torrero.

Desde el nacimiento y concepción del proyecto, el objetivo fue alcanzar una mayor eficiencia energética en la instalación eléctrica. Para ello, diseñadores especializados y arquitectos trabajaron en conjunto para decidir el tipo de sistema que se necesitaba: “El edificio tiene capacidad para trabajar 24 horas los 365 días del año, y cuenta con 4 generadores con motor diésel de 2000 kVA para servicio en emergencia de iluminación, UPS con capacidad de operación de tres días continuos en caso de falla de las líneas de CFE, así como una planta de emergencia”, especifica Torrero.

Para la construcción de Parques Bancomer se emplearon 16 mil 851.94 toneladas de acero, 88,415.92 m3 de concreto y 3,532 m2 de cristal

El sistema de respaldo de energía emergente es controlado y sincronizado por un tablero de paralelamiento que se complementa con un equipo de sincronización automática y de controles de arranque. Esto asegura el funcionamiento del alumbrado emergente, helipuerto, bombas, alarmas contra incendios, 50 por ciento de los elevadores y 30 por ciento del total del alumbrado. Las estaciones de trabajo, los IDF (Servicios de Distribución Intermedia) y el MDF (Servicio de Distribución Principal) cuentan con un sistema de energía ininterrumpido basado en 5 UPS, de tal manera que si una falla, las otras cuatro toman la carga total.

La distribución de la energía Normal/Emergencia/HVAC se conduce por medio de un electroducto con capacidad de 900, 1000 y 1200 amperes, ubicados en las dos secciones del edificio y generando tres verticales principales. La distribución en baja tensión (240-120 Vac), a su vez, se maneja por medio de transformadores tipo seco de capacidades varias (15, 30, 45 y 75 kVA), ubicados en cada nivel de oficinas y que dan servicio a usuarios y uso de tableros de distribución con capacidad de hasta 42 circuitos cada uno.

El sistema de tierra se localiza en el sótano 9, configurado por medio de malla reticular de 12×12 metros, entrelazada cada 3 metros, además de una red perimetral en todo el sótano. El sistema de descargas atmosféricas está construido por medio de seis bajantes, ubicados en la cercanía de las cuatro esquinas del inmueble y dos más en cuartos eléctricos, finalizando hasta el sótano 9, y aplicando conexión a delta de pararrayos y sistema de red de tierra.

Grupo BBVA estableció un acuerdo con Enel Power Group, efectivo a 15 años a partir de 2017, para el suministro total de energía proveniente de un parque eólico

Adicionalmente, cuenta con conexión en anillo cada ocho niveles en promedio entre los bajantes, y dispone de un sistema de tierra electrónica dedicada para los servicios de IT, canalizado por la vertical de datos y cuartos de distribución. Cuenta también con sistemas de tierras dedicados a la zona de subestación y tableros eléctricos de distribución con las conexiones pertinentes y aterrizamiento (conexión a chasis). En cada cuarto eléctrico, por otro lado, hay tableros de distribución en baja tensión con un montaje de barras de cobre y aisladores pertinentes.

Localmente, en cuanto a la integración de fuentes de energía renovables, el edificio tiene una instalación de paneles solares térmicos para el calentamiento de agua, consumida en la preparación de alimentos en las cocinas del edificio. Aunado a esto, Grupo BBVA estableció un acuerdo con Enel Power Group, efectivo a 15 años a partir de 2017, para el suministro total de energía proveniente de un parque eólico: “Con este acuerdo de compra de energía limpia se busca reducir las emisiones de dióxido de carbono asociadas al consumo de energía eléctrica. Aquí se debe destacar la eficiencia de los sistemas incorporados a los edificios, el correcto mantenimiento y la optimización de la operación”, concluye Gutiérrez de Cabiedes.

Con el fin de cumplir los compromisos ambientales establecidos a nivel corporativo, las estrategias de Grupo BBVA van más allá de un edificio sustentable. Buscan, en este sentido, fomentar una cultura verde entre sus colaboradores, para contribuir a la reducción de consumos y reciclaje de residuos, aunado a una nueva forma de trabajo y capacitación acerca de los sistemas instalados en el inmueble, que convierten a Parques Bancomer en un modelo de eficiencia.

Parques Bancomer en números
Altura: 132 metros
Superficie: 153,112 m2
Terreno: 6,780 m2
Área de oficinas: 70,335 m2
Pisos: 30 niveles, 9 sótanos y 1 helipuerto
Elevadores: 26
Estacionamiento: 14 niveles con 2 mil 332 lugares disponibles
Lugares para bicicletas: 68
Capacidad: 4,560 empleados
Ahorro de energía: 22.3 %
Ahorro de agua: 40 %
Empleos generados: 1,670
Fuente: BBVA Bancomer

Distribución y respaldo de energía
El edificio cuenta con los siguientes sistemas:

  • Energía Normal (contactos, fuerza, iluminación)
  • Energía UPS (servicios críticos)
  • Energía de Emergencia (contactos, fuerza HVAC, elevadores)
  • Sistema de iluminación crítica y de emergencia

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba