DestacadosSeguridad

¡Que no te parta un rayo! Evita riesgos por tormentas eléctricas

La seguridad  en espacios abiertos va asociada a una cultura de protección más allá de una tecnología. En México, mueren cada año más de 223 personas a causa de los efectos de descargas atmosféricas. Cómo evitarlo es responsabilidad de todos

Por  José Ordoñez López

En los últimos años, los rayos mataron a un promedio de 1.7 personas por cada millón de habitantes en América Latina, contra el 0.1 por millón de habitantes en los países desarrollados. Esto significa que la incidencia de muertes por rayos en América Latina es 17 veces mayor que en Europa y Estados Unidos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que anualmente mueren, a nivel mundial, alrededor de 24 mil personas por rayos; lo que lo convierte en el fenómeno meteorológico que más víctimas cobra. La OMS ubicó a México en el primer lugar en muertes por rayos, con alrededor de 223 decesos por año. Los rayos son la causa principal de peligro de lesiones y muertes relacionadas con el clima, aunque la mayoría de las víctimas de un rayo sobreviven, las personas afectadas por un rayo, por lo general, reportan una variedad de síntomas que dejan secuelas a mediano y  largo plazo.

Cómo protegernos? Es fundamental conocer qué es lo que provoca los accidentes por descargas atmosféricas. Los efectos fisiológicos más comunes de la corriente eléctrica sobre el cuerpo, están en función de la magnitud de  corriente y se  conoce por percepción umbral, la contracción muscular, pérdida del conocimiento, la fibrilación del corazón, respiratorias bloqueo del nervio, y las quemaduras son tratadas por (Geddes y Baker [B74]; IEC 60479-1 (1994-09) [B82]). 

En la siguiente tabla se relacionan los efectos sobre un ser humano al paso de corrientes de las intensidades señaladas.

Existen dos definiciones básicas en el entendimiento de cómo un cuerpo humano puede estar sometido a la circulación de esas corrientes:

Tensión de paso: es la parte de la tensión de toma de tierra que puede aparecer en un cuerpo humano, al dar un paso de 1m de longitud, en cuyo caso la vía de corriente discurre a través del cuerpo humano desde un pie hasta el otro (Ver figura 1).

Tensión de contacto: es la tensión que actúa sobre una persona entre la superficie de posicionamiento sobre el terreno al tocar un derivador. La vía de corriente va desde la mano, a través del cuerpo, hasta los pies (Ver Figura 1).

 

 

 

Figura 1.
Figura 1.

 

Medidas y recomendaciones durante una tormenta

  • Evitar correr para escapar de la tormenta. 
  • Buscar refugio si es posible, al interior del edificio más cercano. Evitar refugiarse debajo de una torre metálica. 
  • Si se encuentra al interior de un inmueble, evite el agua de la llave o el uso de teléfonos de cables. Las tuberías y los cables telefónicos pueden conducir electricidad. 
  • En un bosque evitar refugiarse debajo de un árbol aisladoes preferible una zona densamente poblada de árboles. 
  • Evitar estar cerca de estructuras como torres, árboles, cercas metálicas, líneas telefónicas o cables de alta tensión u objetos metálicos. 
  • No permanecer en contacto con el agua mar, albercas, saltos de agua etc.
  • No subir ni escalar a lugares altos.
  • Si es necesario, ingrese a un automóvil con el techo y las partes laterales de metal. No toque nada de metal. 
  • Evitar estar cerca del sistema de pararrayos: de las puntas o terminales aéreas, los cables que forma la malla en azoteas, los conductores de bajada y los electrodos de conexión a tierra. 

En la norma NMX-J-549 ANCE 2005 apéndice G se relacionan las recomendaciones de seguridad para personas en caso de tormenta eléctrica. 

Existen formas de identificar la presencia de una tormenta eléctrica mediante dos maneras: 

  • Observación del estado atmosférico. 
  • Con el apoyo de dispositivos de detección. 

Condiciones por observar: 

  • Proximidad de nubes oscuras imponentes o amenazadoras.
  • Rayos y truenos distantes. 
  • Ráfagas de viento. 

Dispositivos de detección que pueden utilizarse para identificar una tormenta:

Dispositivos simples (receptor de  radio AM): la incidencia de rayos produce una señal de ruido en la banda de AM, lo que permite identificar la presencia de una tormenta eléctrica. Puede tomarse el tiempo transcurrido entre la detección visual del rayo (o señal de ruido del radio) y cuando se escucha el trueno asociado. Si este tiempo es menor a 30 segundos, la tormenta está cerca. 

Dispositivos complejos: existen medidores de campo eléctrico que permiten identificar la presencia de tormentas eléctricas cuando sobrepasan un umbral definido. Existen también sistemas localizadores de tormentas en tiempo real y sistemas de detección a través de satélite atmosféricos. 

Los dispositivos permiten alertar con la suficiente antelación para tomar las medidas de seguridad o prevención y buscar refugio. Sin embargo, y aun cuando la tecnología e instrumentación han demostrado su efectividad, no pueden garantizar la seguridad de personas que no respeten medidas de seguridad ante eventos atmosféricos, por lo que deben ser usados únicamente como instrumento de ayuda en la etapa inicial y final de la tormenta. Es importante resaltar que siempre estar protegido dentro de un inmueble que cuente con sistema de protección externa (pararrayos) brinda una mayor seguridad a las  vidas humanas. 

Algunas recomendaciones para evitar riesgos:

  • Abandonar deportes de playa. 
  • Abandonar baños de mar, alberca jacuzzi en exteriores.
  • Suspender eventos deportivos en lugares abiertos, como partidos de futbol, béisbol y otros. 
  • En campos de golf, dirigirse a la casa club o lugares donde estén debidamente protegidos. 
  • Suspender actividades de camping, escalado de montañas y lugares altos.

Conclusiones

  • La protección de vidas humanas es lo más preciado ante una tormenta eléctrica. 
  • La instalación de pararrayos en lugares abiertos protegen el inmueble donde se encuentren, más no la vida de las personas que se encuentren en actividades a la intemperie. 
  • Las  tensiones de paso y contacto son las causantes de los accidentes durante una tormenta.
  • En México, los accidentes se producen de forma frecuente en actividades agrícolas, práctica de deportes en zonas abiertas y no cumplimiento de medidas de protección ante tormentas eléctricas.
  • Las medidas de reducción de esas tensiones son solo localmente como alrededor de una bajante de pararrayos, más no pueden generalizarse en toda la extensión de un espacio abierto. 

 

José Ordoñez López
Egresado de Ingeniería Eléctrica y Máster en Ciencias por el Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría ISPJAE, La Habana, Cuba. Trabaja en temas de protección contra descargas eléctricas y sobretensiones. Ha dictado clases en el Instituto Superior Politécnico ISPJAE, Universidad Panamericana, Universidad La Salle, Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, Ciudad de México. Actualmente es director de Ingeniería y Soluciones Integrales.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba