Gas natural y sustentabilidad energética

Luis Vázquez 1

En el México moderno siempre ha persistido la visión de que los hidrocarburos, particularmente el petróleo, son los mayores impulsores del desarrollo nacional, pues los beneficios de estas fuentes de energía fósil han estado presentes en el discurso desde las primeras décadas del siglo XX.

Hoy, la sustentabilidad energética es uno de los pilares en el mundo y nuestro país destaca internacionalmente como impulsor de la conversión hacia fuentes de energía sustentables, con miras a reducir los gases de efecto invernadero.

Ambos discursos podrían parecer antagónicos. ¿Cómo un país con una amplia tradición de producción de hidrocarburos puede contribuir a la meta mundial de generar energía asequible y limpia, mientras garantiza un desarrollo económico y social continuo?

En mi opinión, una de las respuestas está en el gas natural, del cual México tiene amplias reservas. Este combustible fósil es el más limpio que existe y sus usos son diversos. En la industria del transporte de pasajeros, por ejemplo, es posible reducir las emisiones hasta un 30 por ciento en comparación con el uso de gasolinas y el diésel.

De la misma forma, la generación eléctrica se ha beneficiado ampliamente gracias a la reconversión de plantas que usaban carbón o combustóleo, por ciclos combinados que tienen como principal combustible al gas natural, impactando positivamente en el costo, pero, sobre todo, en la drástica disminución de contaminantes ambientales, con lo que se favorece la salud de los habitantes.

Además, el gas natural aporta a la economía familiar y empresarial, ya que su precio es menor en comparación con otras fuentes energéticas tradicionales y es considerablemente más seguro y eficiente.

Tomando en cuenta los beneficios que aporta a nuestro país, se debe continuar la ruta para promover la inversión en infraestructura y desarrollar al máximo la capacidad gasífera nacional.

Llevar el gas natural a todo el país ayudará a la creación de polos de desarrollo regional, para incentivar el empleo y atraer mayor inversión a la economía nacional.

México avanza en el camino correcto. En los últimos años, se construyeron más de 7 mil kilómetros de gasoductos.

Sigamos adelante, invirtiendo en un recurso que es clave para tener una nación próspera y en crecimiento.

—–

1 Presidente de la Asociación Mexicana de Gas Natural (AMGN) y socio fundador de Diavaz. Cuenta con más de 30 años de experiencia en el sector energético.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *