Global

Perspectivas del sector eléctrico peruano en el contexto mundial

Perú cuenta con potencial hidroeléctrico de 58 GW, uno de los niveles más altos de potencial hidroenergético, con alrededor de 20 mil megavatios en distintas centrales hidroeléctricas de la nación.

Con un crecimiento económico sostenido, Perú incrementa el uso de energías renovables. Un proyecto de gran envergadura es dotar de energía eléctrica a la totalidad de su población rural.

Por Andrea Rivera.

Figura 3. Las comunidades rurales recibirán suministro de energía

Si hay un país en América Latina conocedor de las implicaciones de abrir su sector eléctrico a la inversión privada, es Perú. Por más de 60 años, su electricidad fue manejada por monopolios privados que no llegaron a representar ninguna amenaza para el propio sector, los consumidores o el Gobierno. Todo funcionaba bien, hasta que en 1972 el Estado peruano decidió estatalizar la industria eléctrica. El resultado de tales acciones devino en caos y atraso generalizado.

Electroperú, la nueva compañía estatal, llegó a controlar en aquel tiempo 80 por ciento de la producción eléctrica; pero, sin inversión privada para impulsar el crecimiento y mejorar la calidad del servicio, aunado a una pésima política de control de precios, en un lapso de 20 años su sector eléctrico decayó a tal grado, que en 1992 apenas cubría 40 por ciento de las necesidades de electrificación. La mayor parte del país quedó sin luz y los sectores de la población más vulnerables resultaron seriamente afectados.

Después de la trágica experiencia, en noviembre de 1992 el Gobierno peruano reestructuró su sector eléctrico y promulgó la Ley de Concesiones Eléctricas, a través de la cual permitió la separación de la actividad eléctrica en tres segmentos: generación, transmisión y distribución. Asimismo, creó un marco regulador –conformado por cinco órganos– para la fijación de tarifas, otorgamiento de concesiones, prestación del servicio y fiscalización de los operadores.

Programa de Electrificación Rural
El 9 de septiembre de 2010, la revista The Economist publicó un reporte especial sobre crecimiento económico en América Latina. En él cita el caso de Perú como el país sudamericano con la mayor tasa de crecimiento de la década. Para 2010, el Fondo Monetario Internacional le auguraba al país andino un crecimiento del 8.3 por ciento, por lo que se le llamó “El milagro peruano”.

Es en este momento de éxito económico en que Perú ha enfocado en tres puntos clave las perspectivas de su sector eléctrico, dentro del actual contexto internacional: garantizar las inversiones de las empresas, proteger a los consumidores y promover la eficiencia económica. Su actual capacidad de producción de energía eléctrica es suministrada por energía térmica e hidroeléctrica; cuenta con potencial hidroeléctrico de 58 GW, uno de los niveles más altos de potencial hidroenergético, con alrededor de 20 mil megavatios en distintas centrales hidroeléctricas en la nación.

De acuerdo con el Informe sectorial, Perú: sector eléctrico, la producción total de energía en el Sistema Eléctrico Interconectado Nacional (SEIN) a septiembre de 2010 fue de 24.016 GWh, superior en 8.8 por ciento (22.070 GWh), respecto de lo registrado en el periodo de 2009. A junio de 2011, el acceso a la electricidad es de 88 por ciento.

El país andino pertenece al listado de los nueve países más sensibles al cambio climático. Durante los últimos 25 años, sus glaciares retrocedieron 22 por ciento, pérdida equivalente al agua que consume la ciudad de Lima en una década. Debido a su potencial solar (6kWh/m2/día), entre los más altos del mundo, sobre todo en la parte sur de la coordillera, el Ministerio de Energía y Minas impulsa, desde 2006, el Proyecto de Electrificación Rural, cuyo reto es dotar de energía solar a unas 280 mil viviendas.

Este plan maestro de energías renovables, por desarrollarse en cuatro fases, tiene prevista la instalación masiva de paneles solares: 10 mil en 2011, 20 mil en 2012 y 30 mil en los siguientes años, hasta cubrir la totalidad de comunidades. Su inversión financiera será de unos 178 millones de dólares para energía solar y alrededor de 39 millones para la instalación de mini/micro central hidroeléctrica, según datos incluidos en el Informe final del estudio del Plan Maestro de Electrificación Rural con Energía Renovable en la República del Perú, elaborado por el Ministerio de Energía y Minas.

Otro interesante proyecto es el denominado, Programa Euro-Solar, iniciativa internacional pionera de la Oficina de Cooperación de la Comisión Europea (EurpeAid) para promover energías renovables como motor de desarrollo humano en los ocho países más desprotegidos de América Latina: Bolivia, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Paraguay y Perú. En el caso de Perú, el programa tiene planeado instalar 600 kits de producción de energía, compuestos por paneles solares y, en algunos casos, por un aerogenerador de apoyo.

Los kits que serán instalados en zonas rurales incluyen cinco ordenadores portátiles, un equipo multifunción con impresora y escáner, un proyector, equipos (antena ODU e IDO) para permitir acceso a internet vía satélite y telefonía de voz sobre IP; purificador de agua, nevera, cargador para batería, iluminación exterior e interior, junto con un foco de 200W. Los habitantes de las distintas comunidades recibirán capacitación para el manejo de los equipos.

En sus continuos esfuerzos por desarrollar Mecanismos de Desarrollo Limpio (MDL), Perú lleva a cabo, desde 2007 para su sector eléctrico, siete proyectos MDL, supervisados por el Fondo Nacional del Ambiente, en cooperación con el Banco Interamericano de Desarrollo. El propósito es lograr la reducción total de emisiones (estimada en 800.020 Tm de CO2 por año). Asimismo, se ha sumado al ahorro de energía garantizado, impulsando proyectos de modernización en sus ciudades: rescate de edificios antiguos sobre la base de eficiencia energética; iluminación con tecnologías y mandos; mejoras en la infraestructura (ventanas, aislamiento) y en el espacio de acondicionamiento de equipo. Tales proyectos están ligados a menudo con otras mejoras: energía renovable local (solar, viento); medición de agua; mejoras de eficiencia e infraestructura crítica (fuego, seguridad, conexiones IT), y medidas de ahorro energético combinadas con soluciones de alta eficiencia energética, como proyectos de energía renovable y renovación de equipos chillers.

Así responde Perú a la pauta firmada en el Resumen Ejecutivo del Panorama Energético Mundial (WEO, por sus siglas en inglés) 2010, que muestra las actuales políticas para el mercado de energía mundial, con una marcada tendencia hacia la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y el retiro de subsidios a la energía fósil.

——————————————————————————————————————-

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba