Contratista

La experiencia hace al maestro

La vida de un contratista transcurre entre el trabajo y el trabajo, pero Ignacio Orozco ha planteado un horizonte donde la obra eléctrica le da dos aportaciones: ver cómo se erige su liderazgo como contratista y el reencuentro permanente con la familia

Por Antonio Nieto/ Santiago Bonilla.

En fechas recientes, Nacho Orozco, como le dicen muchos, ha avanzado como pocos. Conciencia, templanza y experiencia son palabras que describen al actual hombre de empresa. Su visión como empresario incluye, como punto nodal, el trato responsable con sus trabajadores. Ha formado una empresa sólida y, en sus palabras, ha hecho de ella un espacio atractivo donde la gente que participa se sienta en lugar confortable. Ahora ha encaminado un sendero donde sus obras son mejores y más grandes cada vez. No sorprendería que en breve dé más sorpresas de crecimiento, pues él mismo se considera una persona de retos y cuyos sueños lo han llevado a ser uno de los mejores.

“Nunca he perdido de vista lograr el balance entre mi familia y la empresa”

Constructor Eléctrico (CE): ¿Cuándo comenzó a  involucrarse en la obra eléctrica?
Ignacio Orozco (IO): Ya tiene tiempo, fue cuando estaba en la universidad que sentí ese interés en las obras eléctricas. Asistí a la carrera de Ingeniería Eléctrica en la Universidad Michoacana (San Nicolás de Hidalgo, Morelia) y fue, sinceramente, casualidad.

CE: ¿Cómo fue su primera obra eléctrica?
IO: Comencé a realizar proyectos en el ámbito de baja tensión; trabajaba para el gobierno del estado, en Querétaro. Inicialmente, mis obras fueron redes de baja tensión para equipos de cómputo.

La primera obra que realizamos fue en Palacio de Gobierno y fue una canalización, una serie de circuitos eléctricos independiente. Recuerdo que trabajábamos largas jornadas, durante casi todo el día y la noche, incluso hasta los sábados y domingos. En ese entonces, estaba trabajando como contratista físico.

CE: ¿Qué experiencia te aportó tener que intervenir físicamente en la obra?
IO: Te concientiza como patrón; te das cuenta de que no todo es tan sencillo, de que existen muchas complicaciones, y solamente cuando estás en la obra te das cuenta de que se requiere trabajo de mucha precisión y excelentes detalles, y a mí, personalmente, me aportó conocer realmente todo lo que involucra el trabajo eléctrico que realizan nuestros técnicos. Ese conocimiento es invaluable.

CE: ¿Cuáles fueron tus estudios?
IO: Yo egresé de la Escuela de Ingeniería de la Universidad Michoacana, soy ingeniero electricista.

CE: ¿Cuál ha sido tu mayor reto como contratista?
IO: Cada obra es un gran reto y trae sus problemáticas desde financieras, hasta técnicas. Es un sinfín de actividades, donde uno tiene que consultar e investigar, sobre todo cuando se inicia en el ámbito y aún no cuenta con la experiencia necesaria y se debe recurrir a compañeros y amigos para que te asesoren y te ayuden a resolver las cuestiones técnicas, además de tu mediana o pequeña experiencia.

CE: ¿Qué es lo que te mantiene en este rubro?
IO: Siempre trato de sobresalir, intento cada día ser más eficiente, consolidar a mi personal, formar un buen equipo de trabajo y crear una empresa fuerte y estable que produzca beneficios, para que la gente externa los conozca y se interese por trabajar con nosotros. Eso es lo que me motiva a seguir adelante.

CE: ¿Qué satisfacciones te deja la vida de contratista?
IO: Conocer a grandes compañeros del sector, además del reconocimiento de nuestros clientes al ejecutar obras importantes que nos consolidan aún más como empresa.

CE: ¿Cuál ha sido su experiencia en Querétaro?
IO: He trabajado en Zacatecas, Aguascalientes, Guanajuato, parte de San Luis Potosí, pero nuestro mayor trabajo se ha realizado en este estado. Considero que nos ha ido muy bien, nos hemos fortalecido, hemos crecido gracias a todo el apoyo del equipo que tengo; hemos sido cada vez más eficientes y más reconocidos en el sector.

CE: ¿Cuál es tu filosofía como empresario?
IO: Ser más eficientes, conservar y cuidar a nuestros compañeros de trabajo, quienes son la base para una estabilidad económica y social.

CE: ¿Qué te ha aportado formar parte de una asociación regional como la ACOEQ (Asociación de Contratistas de Obras Electromecánicas de Querétaro)?
IO: Me ha aportado reconocimiento como empresa. Para mí ha sido fructífero, ya que me ha dado la oportunidad de conocer mucha gente y relacionarme con personal de obra pública, dependencias y demostrar que somos una empresa confiable con presencia en el sector.

CE: ¿Qué es lo que les enseñas a tus trabajadores?
IO: Respeto, humildad y, sobre todo, atención a nuestros clientes. Tenemos aproximadamente 30 personas laborando con nosotros en CIMA Eléctrico. En breve, esta cifra se multiplicará.

CE: ¿Qué es lo que dejas en las obras?
IO: Dejamos, no solamente yo, sino todo el equipo de trabajo, una satisfacción de haber conseguido el objetivo de una instalación segura y confiable.

CE: A la fecha, ¿cuál ha sido tu obra más importante?
IO: Considero que ha sido la doble acometida subterránea para el Contact Center de Santander, que es un edificio reconocido a nivel internacional por su eficiencia; por lo tanto, requería tener un obra eléctrica de alta calidad y respetar estrictas especificaciones y normas para poder ser parte del proyecto.

CE: ¿Cuáles son tus planes?
IO: Continuar trabajando y consolidándonos para hacer labor comercial, ya que, por el momento, nos hemos encontrado con poca difusión. Necesitamos difundir la labor que realizamos como empresa.

CE: Desde tu punto de vista, ¿qué características debería tener el contratista?
IO: Debemos ser más sociables –eléctricamente hablando–, compartir nuestros conocimientos, hacer círculos de trabajo entre nosotros mismos, ser éticos.

CE: Hace 20 años, ¿te imaginabas que ibas a llegar a este lugar?
IO: He sido una persona de retos y de mucha perseverancia, y mi objetivo lo he trabajado desde que era universitario. Siempre soñé. Me fijo, además, objetivos pequeños cada año para irlos logrando y tener satisfacciones.

Actualmente, estoy culminando una etapa de mi sueño, efectivamente desde hace 20 años, y próximamente sabremos de qué se trata.

CE: ¿Cómo manejas las ganas de crecer, la ambición?
IO: Hay que tener una ambición positiva, que sea viable. A mí me gusta lograr mis objetivos. Es necesario, también, encontrar un equilibrio entre empresa y familia; es un tanto complicado. Si te dedicas de lleno a tu negocio, te alejas de la familia. Lograr un balance es para mí también un objetivo que nunca pierdo de vista. Tengo proyectos futuros, pero por el momento quiero aterrizar lo que estoy formando y darle a cada uno su tiempo.

——————————————————————————————————————————————————

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba