Global

Cambio climático, una realidad contradictoria (primera parte).

El deterioro en la calidad del aire, los fenómenos estacionales y las características cada día menos definidas de las estaciones del año son sólo la punta del iceberg, uno que amenaza con hundir el barco con todos sus tripulantes.

Por Christopher M. García
La tierra, que cuenta con rasgos de un ser vivo, puede atravesar pérdidas brutales si su temperatura media se modifica demasiado.

Hablar de cambio climático es sumergirse en un mar de ideas opuestas que rara vez llegan a asentarse sobre bases sólidas. Un fenómeno que, hasta hace algunas décadas, se definía como una modificación estable y durable en la distribución de los patrones de clima, durante periodos de tiempo variables; hacía referencia a los cambios en las condiciones climáticas promedio o a la distribución de los eventos alrededor de dicho promedio. Podía limitarse a un área en específico o englobar la superficie entera de la tierra.

Lo cierto es que, desde la explosión industrial de finales del siglo XIX, la velocidad con que dicha transformación se ha llevado a cabo ha venido en ascenso; tanto, que las últimas cuatro décadas registran los mayores aumentos en la temperatura de la tierra. Según las investigaciones científicas, en los últimos 650 mil años se han registrado 7 ciclos de avance y retroceso glacial, que culminaron con la última glaciación hace 7 mil años, inicio aproximado de la era climática moderna y la civilización humana. La mayoría de los cambios se le atribuyen a variaciones mínimas en la órbita terrestre, las cuales han modificado la cantidad de energía solar que recibe la Tierra. No obstante, todo apunta a que las variaciones más considerables se han suscitado en los últimos 1 mil 500 años, casi con total certeza, debido a la acción humana.

La certidumbre sobre el cambio climático se ha obtenido de dos fuentes de evidencia irrebatibles: la acción del dióxido de carbono y otros gases (llamados de efecto invernadero) como encapsuladores de calor, y el análisis de núcleos de hielo extraídos de los hielos permanentes en Groenlandia y la Antártida, los cuales muestran que el clima terrestre responde a diferentes factores, como la variación de energía solar, los cambios en la órbita de la tierra y los gases de efecto invernadero.

Evidencia del exacerbamiento
1. Aumento del nivel del mar. El nivel mundial de los mares aumentó 17 centímetros en el siglo XX. En la última década de ese siglo es casi el doble del anterior.

2. Aumento de la temperatura global. Las tres reconstrucciones más importantes de la temperatura global muestran que la Tierra se ha calentado desde 1880. La mayor parte del calentamiento ha sucedido desde 1970; los 20 años más calurosos desde 1981, y los diez más calientes en los 12 últimos años. Aunque la década del 2000 ha sido afectada por un declive en la emisión de calor solar, con su mínimo entre 2007 y 2009, las temperaturas de la Tierra continúan en aumento.

3. Los océanos se calientan. Han absorbido la mayor parte del calor aumentado; los 700 metros superiores de los océanos muestran un aumento de 0.302 grados Fahrenheit desde 1969.

4. Las placas de hielo disminuyen. Las placas de Groenlandia y la Antártida han disminuido en masa.

5. Hielos del Ártico disminuyen. La extensión y grosor del hielo ártico ha disminuido rápidamente en las últimas décadas.

6. Retroceso de glaciares. Los glaciares en todo el mundo están retrocediendo, incluyendo los Alpes, Himalayas, Andes, Alaska, África y otros lugares.

7. Eventos meteorológicos extremos. La cantidad de eventos de calor extremo en EUA han aumentado, mientras que los eventos de extremo frío han disminuido desde 1950.

8. Acidificación de los océanos. Desde el inicio de la Revolución Industrial, la acidez de las aguas superficiales de los océanos ha aumentado en 30 por ciento. Es el resultado de la absorción del CO2 atmosférico que se ha incrementado por las emisiones humanas.

Fuente: National Aeronautics and Space Administration

El principal fenómeno provocado por el cambio climático es el llamado calentamiento global. Puede parecer nimio hablar de cambios de temperatura en la tierra que alcanzan 2 grados centígrados de aumento. Para comprender la magnitud del cambio, vale la pena establecer una analogía con el cuerpo humano, cuya temperatura normal oscila entre los 36 y 36.5 grados centígrados. El aumento de 0.5 grados en la temperatura corporal del ser humano tiene consecuencias catastróficas, desde muerte de neuronas, derrames cerebrales, incluso la muerte. Por tanto, la Tierra, que cuenta con las características de un ser vivo, puede atravesar pérdidas brutales si su temperatura media se modifica considerablemente.

Son ocho las áreas más afectadas por el cambio climático:

Clima. El aumento en la temperatura ha provocado la fusión de porciones de hielo, elevando el nivel del mar entre 4 y 8 pulgadas. También, la frecuencia y magnitud de las lluvias se ha elevado a causa de una mayor evaporación de los cuerpos de agua superficiales. En caso de que el calentamiento siga a la alza, la periodicidad de las tormentas y los huracanes será mayor.

Calidad de aguas superficiales. A pesar del incremento en la cantidad de las lluvias, los niveles de ríos y lagos decrecerá, por el aumento en la evaporación. Ríos de flujo permanente podrían secarse. La demanda de agua potable se exacerbará debido al aumento en la temperatura, pero los niveles de los embalses estarán mermados. La frecuencia de las precipitaciones incidirá en la cantidad de las inundaciones y en la sedimentación de cuerpos de agua, debido a la alta escorrentía (agua de lluvia que discurre por una superficie) y la poca humedad del terreno.

Calidad de aguas subterráneas. Los niveles freáticos disminuirán a causa de la evaporación, reduciendo la cantidad de agua disponible en los acuíferos. Por otro lado, el aumento en el nivel de los mares provocaría que las aguas saladas penetren en los acuíferos costeros, salinizando las aguas que son aptas para consumo humano.

Ecosistemas terrestres. La región tropical se extenderá hacia latitudes más elevadas, y los bosques se extenderán hacia los terrenos actuales de la tundra y la taiga. Si los suelos pierden su humedad, una gran cantidad de sitios cubiertos por vegetación se secarían, convirtiéndose en regiones desérticas. La escasez de agua convertiría a las llanuras continentales (como la Pampa argentina) en terrenos inaptos para la ganadería.

Ecosistemas costeros. Los manglares, estuarios, arrecifes de coral, etcétera, serían afectados de modo significativo, pues el aumento del nivel del mar inundaría los humedales costeros, salinizaría las aguas en la parte baja de los ríos y elevaría la erosión costera. El ingreso de luz solar hasta los arrecifes mermaría, y se vería afectado el proceso de fotosíntesis en especies esenciales para la vida de los arrecifes.

Agricultura. Los suelos se secarían y perderían nutrientes con mayor facilidad al ser removidos por la escorrentía. Las características del suelo cambiarían, empujando a los agricultores a adecuarse a las nuevas condiciones. Las temperaturas elevadas aumentarían la reproducción de la mosca blanca y la langosta, insectos dañinos para las plantas y los cultivos.

Flora y fauna. Los bosques de pinos se desplazarían hacia regiones más elevadas, la vegetación se extendería sobre zonas más amplias de la Tierra, la tundra y la taiga se reducirían. Al alterarse la vegetación de muchas reservas naturales, diseñadas para proteger a ciertas especies, dejarían de ser su hábitat idóneo y se extinguirían. En los hábitats acuáticos, el oxígeno disuelto en los cuerpos de agua superficiales se reduciría y algunas especies no podrían sobrevivir en estas condiciones.

Salud humana. Aumentarían las enfermedades respiratorias, cardiovasculares; infecciosas causadas por plagas tropicales y mosquitos, y por la deshidratación a causa del calor. Los mosquitos y otras plagas causantes de malaria, dengue, cólera y fiebre amarilla afectarían a una cantidad mayor de población debido a las modificaciones de las regiones tropicales donde dichos insectos encuentran un hábitat propicio.
——————————————————————————————————————-

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba