Calidad de la energía eléctrica en México (primera parte)

“Contar con un buen suministro ha creado requerimientos específicos para que las compañías encargadas del suministro eléctrico mejoren la calidad de la energía”.

Víctor Rodríguez.

El suministro de la energía eléctrica es vital para el desarrollo de cualquier sociedad. Dentro del contexto del siglo XXI, la energía eléctrica puede ser considerada como la materia prima más importante para llevar a cabo prácticamente cualquier actividad productiva, sea industrial, comercial, agrícola, de servicios y de muchos otros campos, incluyendo las que se desarrollan domésticamente.

En México, existen cerca de 35 millones de usuarios; de los cuales, 31 millones corresponden al sector doméstico (88.5 por ciento), 250 mil al sector industrial (0.72 por ciento) y el resto corresponde a los usuarios comerciales (10 por ciento) y sectores diversos. También es importante tener presente que el consumo eléctrico del sector industrial equivale a 60 por ciento de la facturación de CFE, el del sector doméstico a 24 por ciento y el sector comercial a 7 por ciento.

La necesidad de contar con un buen suministro es a escala global y ha creado requerimientos específicos para que las compañías responsables de hacer llegar el fluido eléctrico a los usuarios mejoren la calidad de la energía que aportan. Su vínculo es directo con la productividad industrial, comercial y social de una nación; una mejor calidad se traducirá en más y mejor desarrollo.

En términos de calidad de energía, el panorama en Estados Unidos de América, Europa Occidental, en general, y en algunos países de Asia es reconocido por su buen desempeño, por su aceptable confiabilidad y por mantener buenos índices de costo-beneficio. En México, sólo existen escuetos esfuerzos, a través de ciertas recomendaciones de aspectos asociados con la calidad de energía.

Las efectos relacionados con un deterioro de la calidad de energía afectan a la frecuencia, a las formas de onda o a las magnitudes de dichas formas, y no sólo impactan en la operación de los equipos que los usuarios conectan a la red de suministro, sino que merman paulatinamente el equipamiento y los dispositivos de la infraestructura de suministro (generación, transmisión y distribución), incluyendo a los propios dispositivos de control y automatización de esas redes de suministro.

Los países desarrollados se han dado a la tarea de efectuar análisis y registros del comportamiento de sus redes suministradoras. Los resultados reportan un incremento anual sostenido en los niveles de distorsión de la forma de onda de tensión. La causa principal no es desconocida para el ámbito eléctrico mexicano: el incremento agudo de las cargas no lineales conectadas a la red que tanto afectan la compatibilidad electromagnética de las redes eléctricas.

En lo que se refiere a la compatibilidad electromagnética (EMC), la Norma NMX-J550-ANCE de Compatibilidad electromagnética, en su apartado 4-30 (técnicas de prueba y medición), nos dice que es necesario medir las características de la energía eléctrica.

Los parámetros de calidad de energía que se consideran en esta norma mexicana son frecuencia, magnitud de la tensión, parpadeos o flickers, depresiones de tensión o sags, incrementos de tensión o swells, interrupciones de tensión, transitorios de tensión, desbalanceos de tensión en el suministro, tensiones armónicas e interarmónicas, y variaciones de tensión rápidas. Por tanto, un estudio de calidad de energía completo debe contemplar esos parámetros, aunque en forma práctica y considerando el objetivo de la medición, pueden medirse todos o algunos de los fenómenos que se indican en dicha norma mexicana.

———————————————————————————————————————————–

Víctor Rodríguez
Egresado de la Facultad de Ingeniería de la UNAM. Cuenta con más de 30 años de experiencia profesional en la administración de soluciones de ingeniería. Fue profesor de asignatura en dos instituciones académicas.  Se desempeñó como gerente corporativo de facilities para centros de cómputo en tarjetas de crédito Prosa-Carnet. Ha sido director de diversas empresas privadas y actualmente es socio-director de Capacitores Alpes Technologies México.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba