NegociosTendencias

Rodada energética

Las bicicletas eléctricas representan una solución ecoamigable para reducir la congestión vehicular en las grandes ciudades. En los últimos años México se ha hecho partidario de este medio de transporte.

180 a 250 vatios, los necesarios para echar a andar una bicicleta eléctrica.

Por  Myriam Sánchez

BICICLETAS 100% ELÉCTRICAS
• Autonomía máxima: 32 km
• Velocidad máxima: 35 km/h
• Potencia máxima del motor: 350 watts
• Peso total: 24 kg
• El consumo ronda alrededor de los 0.02 pesos por km
• La carga completa de las baterías demanda un lapso de cuatro horas

Ecológicas, recreativas y eficientes son particularidades que ofrecen las bicicletas, ya que, aparte de ser utilizadas como herramientas deportivas para ejercitarse o ser objetos de entretenimiento, también son útiles para trasladarse hacia un determinado destino.

En la Ciudad de México, el tema sobre el transporte público y privado se ha convertido en un dilema para la población citadina, ya que, con base en los datos del periódico El Universal, en la urbe 4 millones 100 mil vehículos son los que circulan a diario, de los cuales 2 millones 600 mil son particulares, y sólo 1 millón 500 mil corresponden al transporte público.

Asimismo, el periódico publicó que para 2020 circularán 7 millones 600 mil autos en la ciudad, y para 2030 habrá 10 millones de vehículos en la metrópoli.

Ante la necesidad de mejorar la movilidad en la Ciudad de México y reducir el tiempo de traslado de las personas, así como contribuir a la preservación del medioambiente, las bicicletas eléctricas se muestran como una opción.

El ingeniero Jorge Diez de Bonilla, director Técnico del Edificio Expo Cihac, en entrevista para Constructor Eléctrico, comparte su conocimiento respecto de esta tecnología, puesto que dentro de su edificio sustentable cuentan con este tipo de bicicletas.

Expone que estos modelos, a comparación con los tradicionales, son recomendables cuando se trata de recorrer distancias largas, en zonas con pendientes, o cuando las personas mayores requieren manejarlas.

Asimismo, el ingeniero Diez informa que existen tres formas en que pueden utilizarse: bicicletas totalmente eléctricas, que necesitan ser recargadas; bicicletas de pedaleo asistido, que permiten recargar la batería mediante el pedaleo, y bicicletas de modo combinado, que incluyen las dos modalidades anteriores.

Cualquiera que sea el modo de uso, el ingeniero Diez cita que el principal objetivo es brindar la mayor versatilidad en el empleo de la energía requerida para el impulso del vehículo, “lo cual es posible al combinar la potencia del motor y la fuerza humana de forma eficiente”.

Para echar a andar una bicicleta eléctrica se requiere de una llave para accionar el motor, cuya potencia oscila entre 180 y 250 vatios. Una vez encendida, el conductor debe pedalear para mantenerlo en funcionamiento, de lo contrario se detendrá.

Sistema acelerador
La propulsión es realizada por el motor eléctrico en su totalidad, por lo que es necesario accionar el acelerador manual para que la bicicleta comience a avanzar. Cuando el usuario se encuentra en movimiento, podrá regular la velocidad deseada con el acelerador.

Para reducir la velocidad sólo se requiere soltarlo o cambiarlo de posición. Si lo que se quiere es frenar totalmente, aparte de soltar el acelerador, se deben accionar las palancas de freno que están ubicadas en ambos extremos del manubrio. Estas palancas, por cuestiones de seguridad, cuentan con un interruptor de corriente que se acciona al frenar.

Sistema Pedelec (pedaleo asistido)
Consta de una dínamo que se acciona con el pedaleo para generar electricidad y, con ayuda de un cargador, suministra esa energía a una batería o a las luces de la bici. Esta dínamo se acopla al eje de los pedales para transmitir la rotación.

En este caso, el sistema permite manejar la bicicleta de forma convencional, con la diferencia de que el motor eléctrico brinda ayuda al momento de pedalear.

El sistema Pedelec sólo necesita del pedaleo para empezar a generar electricidad y funcionar de forma instantánea, sin la necesidad de accionar el acelerador manual. Aquí el motor es el que se encarga de asistir el avance de forma automática.

Para disminuir la velocidad sólo se requiere suspender el pedaleo para que el motor deje de funcionar inmediatamente. Para accionar los frenos es el mismo procedimiento que en el sistema acelerador.

“Este tipo de sistema es recomendado cuando se desea lograr una mayor autonomía del vehículo”, garantiza el ingeniero Diez.

Modo combinado
Conjuga ambos sistemas. El avance de la bicicleta se inicia mediante el pedaleo que acciona el sensor del sistema Pedelec y el motor eléctrico. Ya en movimiento, la velocidad que se desea alcanzar puede regularse con el acelerador manual, de tal forma que la bicicleta opere tal y como se describe en el sistema acelerador.

A través de este método combinado, la carga de las baterías se prolonga más, lo que evita el alto consumo de corriente al momento de arrancar el motor cuando la bicicleta está detenida.

Por otra parte, independientemente del sistema empleado en las bicicletas eléctricas, la cantidad de recarga varía del tipo y tamaño de la batería, así como de la demanda de energía que se requiera durante el pedaleo.

Aprovechamiento de energía
El ingeniero Diez comenta que existen lugares, como gimnasios o escuelas, donde, a través de bicicletas estacionarias, generan energía para sus respectivas instalaciones.

También existen cargadores que son adaptados a las bicicletas para alimentar aparatos eléctricos, como celulares o reproductores de música. “Es una buena práctica que espero se generalice con el apoyo de las autoridades y de los medios de difusión”, opina el ingeniero.

Panorama nacional
En México está disponible esta tecnología dentro del mercado de manera muy incipiente, así lo asegura el ingeniero Diez. Sin embargo, con base en información publicada por Grupo Mac Multimedia, en su Diario DF, la empresa mexicana Electrobike trabaja en iniciativas de movilidad con el objetivo de incentivar y fomentar el uso de la bicicleta eléctrica como un medio de transporte ecológico, práctico y económico.

Hoy en día, solamente se ha distinguido la difusión de programas que ponen a las bicicletas tradicionales como una opción de movilidad. El Gobierno Federal ha desarrollado el paseo dominical del programa Muévete en Bici, de la Secretaría de Medio Ambiente, y el programa Ecobici.

Panorama mundial
El ingeniero Diez comenta que las bicicletas eléctricas son empleadas en países desarrollados, en Asia principalmente. En América del Sur, señala que los colombianos fueron los pioneros en el uso de ciclopistas urbanas, cuyo ejemplo se ha extendido a otras ciudades del país, así como a regiones en Chile, Ecuador, Argentina y Brasil.

El director Ejecutivo de la Organización Internacional 8-80 Cities, Guillermo Gil Peñalosa, especialista en la creación de ciudades y comunidades saludables por medio del diseño de las calles y movilidad sostenible, opina que en el DF, aparte de cambiar la mentalidad de la población, es importante tener una infraestructura segura; adecuar las vialidades y espacios por donde transitan los ciclistas.

El ingeniero Diez abunda: “Además de la contaminación ambiental que se provoca principalmente en horas pico por los gases que emite el transporte, el estado de ánimo de las personas cambia de forma negativa a consecuencia del malestar que se provoca por el ruido de los coches y los retrasos en el traslado”.

Por tal motivo, asegura que “desde hace tiempo se ha implementado el uso de bicicletas con motor eléctrico. Es encomiable la actitud del Gobierno de la Ciudad de México en promover sistemas alternativos de transporte”.

VENTAJAS

  • Son prácticas en ciudades con carriles confinados para bicicletas
  • Más económicas que las motocicletas y automóviles
  • No son contaminantes
  • No demandan gasolina
  • Circulan sin placas
  • Saludables al incitar al ejercicio físico
  • No se requiere de licencia de conducir
  • Estacionamiento sin costo y con mayor facilidad de encontrar lugar
  • La mayoría son plegables, por lo que se logra un tamaño más compacto del vehículo
  • En tiempo de lluvias no hay riesgo, siempre y cuando se tenga mayor precaución al manejar, y la bici tenga buenas llantas

DESVENTAJAS

  • Son más susceptibles a los robos
  • Al no tener precaución en la vía pública y sin carril designado, son peligrosas
  • En el sistema pedaleo asistido, la sudoración por el ejercicio puede ser incómodo para acudir a sitios laborales

————————————————————————————————————————————————-

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba