Cambio climaticoEficiencia Energética

Iluminar con ahorro

La reducción del consumo de energía es posible cuando un proyecto se hace pensando en ello; sin embargo, en edificios ya construidos se pueden aplicar novedosos sistemas, y otros naturales.

Por  Héctor Ortíz.

En urbes como el Distrito Federal, una ciudad con casi 9 millones de habitantes y gran cantidad de edificios comerciales, el consumo de electricidad por iluminación es particularmente importante si se considera que éste representa el 40 por ciento de la energía total de un edificio.

Se sabe que los edificios son responsables del consumo del 42 por ciento de la energía a nivel mundial, y, en consideración a la constante alza en los precios de la energía, debe existir un compromiso por parte de las compañías para reducir este consumo por medio de diferentes estrategias.

Se hacen algunas recomendaciones que permitirán a las empresas ahorrar energía mediante una gestión eficiente de la iluminación.

Manejar la iluminación por horarios: tener sistemas que permitan hacer una programación horaria como PowerlinkG3 o la serie Relay Panels (SERP), para que las luces se prendan o apaguen estratégicamente, con el objetivo de disminuir el error humano, y así lograr tener un ahorro que puede estar entre un 5 y 35 por ciento.

Además de control remoto vía web, estos sistemas pueden ofrecer ventajas de monitoreo y verificación de los ahorros, por medio de la integración de carrilleras de medición que permiten graficar históricos en internet, de los consumos de energía, ya sea a nivel interruptor principal o circuitos derivados.

1. Sensores de ocupación: este sistema detecta la presencia de las personas. Es decir, que mientras un espacio esté vacío, el sensor mantiene las luces apagadas o muy atenuadas. El sensor hace que el área tenga la luz que necesita, en el momento que necesita, lo cual genera un ahorro variable dependiendo de la zona que se está interviniendo. Existen varias tecnologías disponibles tales como la infrarroja, ultrasónica, mixta o con fotocelda integrada para aplicaciones donde no queremos que se encienda la luz, si existe la suficiente natural.

2. Ajuste de los niveles de iluminación: esta estrategia consiste en no dejar que las lámparas trabajen a plena carga, sino que lo hagan a 70 u 80 por ciento, sin que el ojo detecte alguna variación. Las lámparas tienen una vida útil que va decayendo con el tiempo. Lo que hace este sistema es reducir la pérdida de vida útil para que no requiera un cambio frecuente y al tiempo se ahorre energía. Este proceso también puede ser usado en “horarios pico”, donde la tarifa de energía incrementa su costo.

3. Control personalizado: esta estrategia se utiliza, más que todo, en oficinas cerradas y contiene todas las anteriores. La lámpara se adecua al nivel que permita cumplir con el reglamento de iluminación, pero igualmente se puede tener un control manual de ésta, con fines de confort. Para esto se cuenta con una amplia gama de dispositivos de inteligencia distribuida bajo la red C-Bus Clipsal, que permite controlar la iluminación, persianas, audio, video, etcétera; a través de dispositivos Wi-Fi, como Wiser Home Control, que permite integrar el control en un PC, tablet o smartphone.

4. Control de iluminación natural: a través de fotosensores, o sensores de luz día que detectan la iluminación natural en un espacio, se hace una compensación con la luz artificial, dependiendo de las horas del día. Esta estrategia tiene repercusión inclusive sobre el aire acondicionado, ya que la energía, aparte de generar luz, se convierte en calor, y, al generar esa atenuación, la lámpara se calienta menos y requiere de una cantidad de aire acondicionado inferior para compensar el nivel de temperatura requerido. Esto está sustentado en los artículos de la Sociedad Americana de Calefacción Refrigeración y Aire Acondicionado (ASHRAE).

Adicional a esto, los expertos dan algunos consejos más para generar ahorro de energía:

a)     Siempre que sea posible, aproveche la iluminación natural
b)    Utilice colores claros en las paredes y techos: le permite reducir el alumbrado artificial
c)     Apague las luces de las habitaciones que no esté utilizando
d)    Reduzca al mínimo la iluminación ornamental en exteriores (jardines, piscinas, etcétera)
e)     Mantenga limpias las lámparas y las pantallas: aumentará la luminosidad, sin incrementar la potencia

Si se controla el uso de la iluminación, se está interviniendo el ítem que más consumo de energía genera. De ahí la necesidad de que las empresas tomen conciencia del uso racional de este recurso para maximizar el ahorro de energía, costos, y, por ende, el beneficio para la compañía.

Recomendaciones de la Conuee
Redacción
La Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (Conuee), a través de su guía, Iluminación eficiente en edificaciones, difunde una serie de recomendaciones para una iluminación eficiente. Por ejemplo, recomienda el uso de balastros de eficiencia, “los cuales normalmente son construidos con circuitos magnéticos, y su consumo es de aproximadamente el 20 por ciento de la potencia de la lámpara. Actualmente, existen en el mercado balastros electrónicos que son los más eficientes, siendo que estos últimos trabajan a altas frecuencias”.

Respecto de los luminarios obsoletos, la guía anota que existen reflectores de aluminio que se sobreponen al luminario, y con ello se consigue mayor reflexión, hasta del 95 por ciento. Por las condiciones en las que esté la pintura, se puede obtener entre el 25 y 50 por ciento de nivel de iluminación. Esto permitirá quitar las lámparas y generar así un ahorro del 50 por ciento.

Si con lo anterior se perdiera el nivel de iluminación –describe la guía–, éste se puede recuperar por otros medios: sustituir las lámparas por otras de mayor flujo luminoso, y pintar paredes, techos y columnas de colores claros.

Otra recomendación de la Conuee es eliminar las lámparas incandescentes, pues son del más bajo rendimiento, ya que el 95 por ciento de la energía eléctrica genera calor y 5 por ciento, luz.

Fuente: Iluminación eficiente en edificaciones, Conuee

——————————————————————————————————————————————————-

LDI. Héctor Ortíz, Certified Lighting Efficiency Professional, CLEP®, de Schneider Electric

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba