Cambio climaticoEficiencia Energética

Horario de Verano ¿beneficio real?

Una medida adoptada a mediados de la década del 90 aún genera opiniones encontradas entre los que garantizan que representa grandes ahorros económicos y los que afirman que aún no son palpables sus beneficios.

Por  Antonia Tapia.

695 mil Ton. de CO2  dejaron de liberarse gracias al CHV.

El primer antecedente que se registró de un cambio de horario data de la  Primera Guerra Mundial. Durante el conflicto bélico, Alemania aprobó el cambio de hora con el fin de reducir el tiempo de iluminación artificial y de esa manera ahorrar carbón que podría utilizarse en la guerra. Luego, en 1973, cuando devino la Crisis del Petróleo, países como Estados Unidos también adoptaron medidas que significaron un bajo consumo de los combustibles fósiles.

En México, el Cambio de Horario de Verano (CHV) comenzó a implementarse en 1996. Esta medida, adoptada por el Gobierno Federal, consiste en adelantar una hora el reloj durante los meses de mayor insolación, es decir, de abril a octubre.

Según un comunicado de la Secretaría de Energía (Sener), la intención del CHV es aprovechar al máximo la luz solar, a fin de reducir el consumo de energía eléctrica, ya que la aplicación del horario estacional disminuye -diariamente- una hora la demanda máxima de electricidad.

De acuerdo con estudios del Fideicomiso para el Ahorro de Energía Eléctrica (FIDE), con información de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y la colaboración del Instituto de Investigaciones Eléctricas (IIE), la aplicación del CHV permitió un ahorro en el consumo de 1 mil 041 GWh, y evitó la emisión a la atmósfera de 695 mil toneladas de bióxido de carbono.

Reducción de contaminantes emitidos al ambiente gracias a la aplicación del Horario del Verano
Contaminantes
(miles de toneladas)
2009 Acumulado
desde 1996
Bióxido de carbono 1646 22 214
Óxidos de nitrógeno 4.59 67.5
Óxidos de azufre 21.22 341
Monóxido de carbono 0.54 6.67
Partículas 1.6 69.07
Hidrocarburos 0.02 1.15
Fuente: Secretaría de Energía

“La aplicación del Programa de Horario de Verano representa un ahorro en el consumo eléctrico del país equivalente a un 1 por ciento del consumo anual y, por lo tanto, una reducción en el uso de combustibles fósiles y una disminución de la contaminación asociada”, afirma la doctora Patricia Caratozzolo Martelliti, profesora e investigadora del  departamento de Ingeniería Mecatrónica, del Tecnológico de Monterrey, Campus Santa Fe.

La doctora agrega que el ahorro en el consumo de energía se traduce en un beneficio económico para el sector de los comercios detallistas, cafeterías, restaurantes y todo el sector relacionado con el deporte y las actividades al aire libre. El año pasado, el ahorro económico obtenido por la implementación de esta iniciativa fue aproximadamente de 1 mil 390 millones de pesos.

Asimismo, el CHV aporta beneficios a la salud, pues el tener dos horas más de luz natural, podría ser un aliciente para realizar actividades al aire libre.

En México, la aplicación del Horario de Verano queda establecida en dos zonas: franja fronteriza, los municipios ubicados en el norte, en el territorio comprendido entre la línea internacional y la línea paralela, ubicada a una distancia de 20 km de la frontera, y el resto del país.

En la actualidad, la crisis energética ha orillado a diversos estados a adoptar este tipo de iniciativas, y más de 80 países utilizan el CHV como una estrategia para disminuir el consumo de combustible fósil.

En la República Mexicana, en 1942, Baja California fue el primer estado en experimentar un cambio de horario; su fundamento se basó en razones comerciales y de transportación. Tiempo después, durante la década del 80, diferentes Estados como Yucatán, Quintana Roo, Coahuila, Durango, Tamaulipas y Nuevo León también adoptaron la medida.

Beneficios
Ahorro de energía y mejor uso de la luz solar
Incremento del turismo y transporte
Acrecentamiento del ocio y de las actividades al aire libre
Desventajas
Desperfectos en servicios electrónicos
Retrasos en reuniones, emisiones de televisión
Trastorno del sueño
Preocupación por aumento de inseguridad

En 1996, a nivel nacional, el CHV comenzó a implementarse en el resto de los Estados, y desde entonces diversos organismos gubernamentales han reportado resultados favorables. De acuerdo con datos de la Secretaria de Energía,  19 mil 460 GWh dejaron de consumirse.

El comunicado divulgado por el organismo afirma que, “con la idea de dimensionar el significado del ahorro de energía acumulado de 1996 a la fecha por la aplicación del CHV, éste sería suficiente para alimentar a 11 millones de hogares durante todo un año (con un consumo promedio de 289 Kwh bimestrales por hogar)”.

Caratozzolo Martelliti  explica que al adelantar una hora el reloj se produce un desfase entre la hora pico de consumo doméstico y la hora pico de otros consumos asociados a  la caída de la luz del Sol (como el alumbrado público) y, por lo tanto, las centrales eléctricas pueden reducir el nivel máximo de generación, de esta forma se reducen los barriles de combustóleo utilizados y se mejora la eficiencia energética.

Además, durante el verano, “se pueden aprovechar aproximadamente 14 horas efectivas de luz, ya que suele amanecer a las 6:00 y anochece poco antes de las 20:00”, precisó la investigadora.

Resultados del Cambio de Horario de Verano 2012
Ahorro en el consumo de 1,041GWh
Ahorro económico de más de 1,200 millones de pesos
Se evitó la emisión a la atmósfera de 695 mil toneladas de bióxido de carbono
Se dejó de consumir para la generación de energía el equivalente a 810 millones de barriles de petróleo

Posiciones encontradas
A lo largo de la implementación del CHV, diversos sectores de la sociedad se han demostrado en descontento por la medida. Entre algunas de esas opiniones se destacan aquellas provenientes del ámbito de la salud. Éstas consideran que el CHV afecta el carácter de las personas y provoca una pérdida de calidad de vida, afectando sobre todo a niños y a personas de edad avanzada con trastornos del sueño, ansiedad, falta de concentración o enfermedades cardiovasculares.

Sin embargo, un estudio realizado por la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México sostiene que no se han encontrado evidencias de que el CHV afecte la salud de las personas. En el estudio, los investigadores indican que el cuerpo humano tarda aproximadamente 70 horas en adaptarse a los cambios de horarios y, en caso de sensibilidad extrema, hasta una semana. Sin embargo, esos cambios no representan alteraciones orgánicas.

No obstante, el CHV también ha sido materia de resistencia en algunos estados del Sur de la República Mexicana. En Oaxaca, por ejemplo, el Sindicato de Maestros de la Sección 22 se opone a la iniciativa y afirma, a través de un comunicado, que “el ahorro del horario de verano es incongruente, ya que la energía eléctrica que se deja de ocupar una hora en la tarde es la misma cantidad que se tiene que usar en las mañanas, porque las actividades inician más temprano”. De igual forma, subrayan, que “la mayoría de la población no ve reflejado en sus bolsillos el ahorro en los recibos que paga con respecto al servicio eléctrico”.

Al respecto, la investigadora del Tecnológico de Monterrey dice que “existe una malinterpretación al pensar que el programa del CHV no significa ninguna disminución en los recibos de luz de los consumidores domésticos. La medida es un beneficio a largo plazo: al consumirse menos barriles de petróleo por año, redundará en un beneficio a la larga para todo el país”.

Por otro lado, algunos ayuntamientos, regidos bajo el sistema de usos y costumbres, también demuestran su descontento y afirman que no acatan el CHV, ya que en sus poblados el tiempo se rige por la naturaleza.

Las posiciones son encontradas, aunque la polémica continúa. Lo cierto es que el CHV representa ahorros significativos, a decir de los especialistas. Sin embargo, algunos argumentan  que el programa de CHV no beneficia a los grandes almacenes ni supermercados, tampoco a los cines ni centros nocturnos, y las televisoras también se ven afectadas sobre todo en el rating de los programas en prime time.

Lo que dejan claro los especialistas es que el CHV sería parte de un sistema integral para el ahorro de energía.

Otros organismos gubernamentales, como la Profeco, participan con tips de consumo.
——————————————————————————————————————————————

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba