Global

Alemania y su sólida política energética

El giro hacia una “política verde” y la fijación de ambiciosos objetivos medioambientales y de eficiencia energética son dos de los pilares de la política energética alemana.

El sistema eléctrico alemán es el mayor de la Unión Europea con una capacidad instalada de 121 GW.

Por  Antonia Tapia.

Alemania y su solida política energeticaLa diversificación de la matriz energética alemana es de vieja data. Desde 1998, durante los gobiernos de Gerhard Schröder y Angela Merkel, se han multiplicado esfuerzos por consolidar políticas energéticas que no sean dependientes de los combustibles fósiles y de la energía nuclear, la cual, según datos del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), en el anterior semestre del año bajó 18.4 por ciento.

En la actualidad, el modelo energético alemán se basa en dos poderosas fuentes de energía: la eólica y fotovoltaica. Aproximadamente el 20 por ciento de la energía eléctrica que se consume proviene de estas fuentes renovables, y en las últimas décadas el incremento de la eficiencia energética alcanzó más de un 20 por ciento.

Alemania, en 2020, espera que el 35 por ciento de su matriz energética provenga de fuentes renovables, mientras que para 2050 prevé que ese porcentaje llegue al 80 por ciento. Del mismo modo, apuesta con fuerza al carbón, y actualmente, según datos de la Agencia Alemana de Energía, se construyen en el país ocho nuevas centrales a carbón, con una capacidad de más de 8 mil MW.

Según un estudio publicado por el Instituto Fraunhofer, en el primer semestre del año, las plantas eléctricas de carbón contribuyeron con el 52 por ciento de la demanda de electricidad de Alemania y aumentaron la producción en un 5 por ciento a 130.3 TW/h. Sin embargo, la producción de las centrales eléctricas de gas natural y eólicas cayeron un 17 por ciento a 21.9 TW/h.

Dentro de la Unión Europea, Alemania es el mayor consumidor de energía primaria con un 19 por ciento. Desde 1990, ha reducido sus Emisiones de Gases de Efecto Invernadero en casi 24 por ciento; además, mediante su Programa de Energía y Protección Climática, de aquí al 2020, pretende reducir las emisiones de CO2 en un 40 por ciento.

Del mismo modo, se espera que para 2020 al menos 30 por ciento de la energía eléctrica provenga de energías renovables y se prevé que la cogeneración proveerá el 25 por ciento de la electricidad.

Actualmente, el petróleo, dentro de la matriz energética primaria, ocupa más de un tercio, seguido del gas natural, el lignito, la hulla y la energía nuclear. El porcentaje de las energías renovables (eólica, hidráulica, biomasa, fotovoltaica, entre otras) en el consumo final de energía de Alemania se eleva a casi 20 por ciento.

Energía renovables
Con aproximadamente 14 por ciento de la potencia eólica mundial, Alemania es, por detrás de China y Estados Unidos, el tercer mayor productor de este tipo de energía en el mundo.

De acuerdo con el Instituto Alemán de Energía Eólica, a fines de 2012 la capacidad eólica total instalada llegó a unos 31 mil 300 megawatts. En el Centro y en el Sur de Alemania existe un gran potencial para una mayor ampliación de estas capacidades. Es por eso que las últimas actualizaciones a la Ley de Energías Renovables, realizadas en enero del año pasado, posibilitan entre otras iniciativas que los precios de los aerogeneradores sean más accesibles.

Con una potencia instalada de 17 mil 300 megawatts Alemania es líder mundial en fotovoltaica, por delante de España y Japón. Este mercado ha posibilitado la apertura de 10 mil empresas de energía solar y la generación de oportunidades laborales, empleando a unos 130 mil trabajadores.

El sistema alemán de alimentación a red
El sistema eléctrico alemán es el mayor de la Unión Europea con una capacidad instalada de 121 GW. De acuerdo con datos de la Agencia Alemana de Energía, en 2012, la generación de energía eléctrica en el país ascendió a 556.4 billones kW/h. Una proporción importante del suministro de energía eléctrica se basa en lignito (24.9 por ciento), carbón de hulla (18.6 por ciento) y energía nuclear (17.6 por ciento). El gas natural tiene una participación del 13.7 por ciento. Las renovables (viento, agua, biomasa, fotovoltaica) representan el 19.9 por ciento.

En 2012, el consumo de electricidad fue de 544.5 billones kW/h de  la exportación de electricidad ascendió a 54 mil 130 millones de kW/h y la importación a 12 mil 280 millones kW/h.

Según un estudio realizado por el  Boston Consulting Group, la capacidad de generación de energía de Alemania puede llegar a superar los 250 GW en el 2030, en comparación con los 158 GW del 2010, impulsado principalmente por un aumento de las inversiones en energía solar fotovoltaica y eólica.

Objetivos climáticos y energéticos de la Unión Europea
La Unión Europea aprobó reducir sus emisiones totales en un 8% en el periodo 2008 – 2012, en comparación con los niveles de 1990

La UE se ha fijado así misma una ambiciosa meta “20 – 20 – 2 0” para el 2020:

Un 220 % de reducció de emisiones, un 30 % “en caso de que otros países desarrollados se comprometan a una reducción comparable de sus emisiones y los países en desarrollo económicamente más avanzados se comprometan a contribuir también adecuadamente, de acuerdo con sus responsabilidades y capacidades”

Un 220 % de participació de las fuentes renovables en el consumo de energía final

Un 220 % de aumento de la eficiencia energética

Fuente: Embajada de Alemania en Buenos Aires

La Ley de Energías Renovables permite y fomenta la generación de electricidad solar y eólica a personas privadas, municipios, asociaciones o cooperativas, y garantiza que todos ellos podrán vender la energía generada a un precio fijo durante veinte años.

Actualmente existe casi un millar de cooperativas, ayuntamientos o comunidades que generan energía renovable a lo largo del país, y la previsión, según los organismos oficiales, es que aumentarán hasta 10 mil la próxima década.

En Alemania, generar energía renovable es negocio, da réditos, de entre el 5 y el 10 por ciento. El 10 por ciento de los alemanes (aproximadamente unos 8 millones de ciudadanos) ya produce su electricidad con placas solares. La Ley posibilita que el 50 por ciento de la capacidad renovable instalada en Alemania sea desarrollada y propiedad de pequeños inversores; alrededor de un 11 por ciento de ellos son agricultores. Los grandes consorcios energéticos (RWE, En BW, Vattenfall y E.O.N.) sólo poseen el 5 por ciento de las instalaciones. Además, existe una red de corriente alterna monofásica operada con 16.7 Hz para el suministro eléctrico de las líneas ferroviarias.

De acuerdo con estudios de la Agencia Alemana de Energía, el sistema de liberación del mercado alienta la innovación y las posibilidades de producción, proporcionando una base para el desarrollo de una fuerte capacidad exportadora del sector. En ese sentido, según documentos de dicha Agencia, se deben cumplir ciertos requisitos entre algunos de ellos se destaca que los operadores de redes deben priorizar la alimentación de energía renovable. Del mismo modo, los costos que genera la Ley de Energías Renovables son transferidos al consumidor. Actualmente la familia promedio (con un consumo de energía de 3 mil 500 kWh/año) paga adicionalmente unos seis euros (ocho dólares) por mes.

En Alemania, en los edificios nuevos, las energías renovables son de uso obligatorio. En estas modernas construcciones la biomasa o la energía solar y geotérmica son las fuentes energéticas principales que se utilizan para climatizar los ambientes.

Para lograr mayor simpatía de los inversionistas y usuarios, en 2009, el programa alemán de incentivos de mercado invirtió 500 millones de euros en el equipamiento de edificios existentes con instalaciones de calefacción basadas en energías renovables, induciendo inversiones privadas adicionales por 2 mil 600 millones de euros.

Eficiencia energética
Con una serie de medidas, Alemania ha logrado alcanzar más de un 20 por ciento de eficiencia energética. Por ejemplo, desde 2010, los edificios nuevos sólo pueden consumir 3 litros de combustible para calefacción por metro cuadrado al año. En las construcciones nuevas, desde 2009, la reducción ha llegado hasta el 30 por ciento.

Otra de las iniciativas son los subsidios. Al respecto, los propietarios de las casas pueden solicitar subvenciones por un valor total de 1 mil 400 millones de euros por año. Las instituciones educativas, para mejorar la eficiencia energética en edificios antiguos, también pueden solicitar apoyos que suman hasta 600 millones de euros por año.

A largo plazo
Hasta 2020, la implementación de las medidas de protección del clima crearán unos 500 mil puestos laborales. En 2030 se espera que lleguen a los 800 mil.

En relación con el PBI, hasta 2030, a raíz de estas medidas, se estima que puede aumentar en 20 mil millones de euros.

La presencia alemana en cuanto a tecnología ambiental representa el 16 por ciento del mercado mundial.

Finalmente,  la seguridad energética es otra de las preocupaciones, es por ello que el gobierno alemán, hasta 2020, planea evitar la importación de combustibles fósiles por un valor de aproximadamente 22 mil millones de euros.
————————————————————————————————————————————————-

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba