Artículos TécnicosHistórico de la revista

Gestión de la innovación en el sector eléctrico

México ocupa un lugar menos en innovación tecnológica. En el caso particular de esta industria, se ha visto mermada por la falta de desarrollo e investigación; sin embargo, 2014 se vislumbra como un año que potenciará los avances.

80% el estimado de productos eléctricos que antes de cinco años desaparecen del mercado.

Por  Eduardo Sánchez de Aparicio.

Uno de los segmentos que durante muchas décadas se ha mantenido relativamente alejado de la innovación es el eléctrico. Durante décadas se han realizado instalaciones eléctricas a través de soluciones tradicionales, como conductores de cobre o aluminio, conectadores mecánicos o a compresión, sistemas de sujeción, registros eléctricos, aislamientos dieléctricos a base de cubiertas o cintas de tela, aislantes de polivinilo de cloruro (PVC), etcétera.

Integral. Una red inteligente ha de abordar el ciclo completo de la energía

En los últimos años se han desarrollado productos con mayor investigación tecnológica, con la finalidad de proveer soluciones para realizar instalaciones eléctricas humanamente más seguras, más eficientes y con menos pérdidas técnicas. Dichas soluciones tecnológicas dan un valor agregado importante, tanto a quienes instalan los productos como a las instalaciones eléctricas, para garantizar mejor su trabajo y confiabilidad, respectivamente. Estos desarrollos y trabajos de investigación tecnológica están relacionados principalmente en ofrecer:

•   Aislamientos con mejores características dieléctricas, a la temperatura, humedad, resistencia al intemperismo, baja emisión de humos tóxicos, mejores propiedades a la propagación de la flama, e inclusive a situaciones especiales que antes ni siquiera se consideraban, como resistencia a termitas o hidrocarburos
•   Accesorios para empalmar o terminar los cables en alta, media o baja tensión basadas en sistemas termocontráctiles o de contracción en frío, que, a diferencia de un sistema tradicional basado en cintas, ofrecen un aislamiento con características y dimensiones probadas desde fábrica, que hacen que el nivel de aislamiento o el desempeño eléctrico (incluyendo el control de esfuerzos en sistemas de alta y media tensión) dependa menos de las habilidades del instalador, sin dejar a un lado la importancia de contar con técnicos o ingenieros de gran experiencia para ofrecer una instalación confiable.
•   Conectadores, con tal diseño, que, para conectar o derivar un cable aislado, ya no se requiera retirar la cubierta o el aislamiento de un cable, sino que su diseño permita contar con unas cuchillas que vayan penetrando el aislamiento conforme se va ajustando el conectador hasta realizar el punto de contacto. Al mismo tiempo, contar con un sistema calibrado que indique cuando el instalador ha llegado al torque adecuado, evitando así que el torque dependa del instalador (una falla frecuente en los conectadores mecánicos es que se genere un falso contacto debido a que el torque de apriete no fue el adecuado)
•   Materiales poliméricos con mejores características eléctricas y mecánicas, tales como el hule silicón o fluoropolímeros que eléctrica y mecánicamente sean más resistentes, durables y confiables con el paso del tiempo
•   Aceites dieléctricos para transformadores con características térmicas y dieléctricas importantes, que logran que se reduzcan dimensiones y pesos, y disipan el calor más eficientemente sin disminuir o perder sus propiedades eléctricas.
Sin embargo, a pesar de que en los últimos años se ha tenido un importante avance tecnológico e innovador en los componentes eléctricos, aún es uno de los sectores con menores avances y con menores presupuestos destinados para la innovación y el desarrollo.

Lo anterior se refuerza cuando se observa que varias instituciones dedicadas al apoyo de la innovación no consideran al sector eléctrico como estratégico para que las empresas generen proyectos relacionados con la innovación. Estadísticamente, México destina un promedio de 0.4 por ciento a la investigación y desarrollo, mientras que Estados Unidos o Japón destinan un promedio de 3 por ciento, prácticamente 7.5 veces más.

Si bien es cierto que ha resultado de cierta forma “una zona de confort” para algunos fabricantes de accesorios y sistemas eléctricos –ya que el ciclo de vida de sus componentes, equipos y materiales eléctricos son muy largos, lo que ayuda a depreciar las plantas y los equipos en más tiempo–, es importante e indispensable no perder de vista que la innovación es fundamental para el desarrollo económico y social de los países.

De acuerdo con el Índice Global de Innovación, México ocupa el número 63 de 142 países evaluados. Esto coloca a la industria en una posición difícil y en una realidad que claramente indica que el enfoque como país –relacionado con la promoción para que las empresas inviertan en el tema de innovación– no ha sido el correcto.

México ocupa un lugar por debajo de países centro y sudamericanos, como Uruguay, Chile, Costa Rica, Argentina y Colombia, mientras que los primeros lugares son ocupados por Suiza, Suecia, Reino Unido, Holanda, Estados Unidos y Finlandia.

En tiempos recientes, México ha iniciado una evolución importante hacia la creación de redes y componentes eléctricos más innovadores. En un esfuerzo y paso importante, se desea que en los siguientes años las redes eléctricas sean inteligentes (Smart Grid), abarcando el ciclo completo de la energía, desde la generación, transmisión, distribución, consumo, medición y cobro de la energía eléctrica.

Estos sistemas inteligentes que ayuden a monitorear en tiempo real el sistema completo eléctrico para no sólo realizar mantenimientos o reparaciones más eficientes o en menores tiempos, sino para prevenir fallas eléctricas con un solo objetivo: brindar una calidad inmejorable de energía eléctrica a todos los niveles de forma humana y ambientalmente más segura.

Sin embargo, la reciente innovación no se crea o nace de la noche a la mañana: es necesario un sistema claro que gestione la innovación de manera ágil para idear, evaluar, crear, desarrollar, producir y comcsercializar soluciones innovadoras para el mercado eléctrico.

Existen ideas geniales pero pésimas ejecuciones, y esto genera que se estime que un 80 por ciento de nuevos productos sean, antes de cinco años, desaparecidos del mercado. Esta situación no es exclusiva de empresas pequeñas y medianas, es una situación que a cualquier nivel o tamaño de empresa le sucede constantemente.

Es por ello que la innovación en el sector eléctrico (o cualquier otro sector) debe tener un sistema de gestión para poder desarrollar soluciones robustas, que vienen de grandes ideas y que al final del camino puedan ser comercializadas exitosamente.

Existen grandes áreas de oportunidad en el desarrollo de mejores materiales dieléctricos, materiales con mejores propiedades conductivas, más económicos, accesorios que sean compatibles independientemente del fabricante que los desarrolle, sistemas para el control de esfuerzos y campos eléctricos en alta y media tensión, sistemas de tierra, sistemas de administración de la energía y subestaciones cada vez más compactas, y en donde se desea tener un aprovechamiento mucho mejor de las áreas o espacios.

00a000044Diferentes sistemas de gestión y bibliografías hacen referencia a que la innovación puede ser administrada en diferentes etapas. En términos generales, se pueden definir estas etapas como:

  • Identificación de la idea
  • Creación de un concepto
  • Evaluación de la solución
  • Factibilidad y desarrollo del producto
  • Comunicación y comercialización

Estas etapas deben ser administradas y valoradas de forma rápida, confiable y ágil para que el desarrollo completo de una solución eléctrica sea creada en un marco de tiempo razonable con una alta confiabilidad. Otro objetivo de la gestión de la innovación es administrar eficientemente los recursos económicos y humanos para maximizar cada peso destinado al desarrollo e innovación, así como el tiempo destinado que cada persona que participa en el equipo le destina a ejecutar las diferentes tareas asignadas.

La metodología de negocio y aplicación recomendadas para la administración de procesos para alinear las necesidades de los clientes y el negocio basadas está basada en “Design For Six Sigma” (DFSS), el cual, además administrar el proceso, ayuda a mejorarlo constantemente.

En cada etapa, existen diferentes tareas y entregables que se deben desarrollar y evaluar para definir si el proyecto debe:  a) Continuar, b) Tener una pausa o una redirección mientras se realiza una investigación más íntima o estrecha de algún riesgo detectado o c) Si el proyecto debe cancelarse dado a los altos riesgos encontrados o soluciones que no cumplen con las expectativas de desempeño técnico o económico, comportamiento en campo o con las necesidades de los usuarios.

Para poder crear soluciones en el sector eléctrico, es necesario borrar paradigmas y malas costumbres que estén dirigidas a mejorar la calidad de la energía creada y distribuida, así como con una mayor sustentabilidad para la fortuna de todos los usuarios. La investigación y el desarrollo están orientados para lograr un fuerte impulso en el desarrollo económico y social del país.

Se verán grandes cambios en los próximos años de la red eléctrica en México, donde la Comisión Federal de Electricidad destinará recursos intelectuales y económicos para aumentar la productividad en la generación y distribución de la energía para minimizar costos, aumentar la eficiencia y establecer un sistema de monitoreo de la red eléctrica en tiempo real para controlarla y mejorarla.

Un claro ejemplo de los esfuerzos destinados a la red eléctrica para aumentar su control y eficiencia es el uso de sistemas electrónicos, los cuales registran datos y los envían a través de diferentes tecnologías, como celular, RFID, etcétera, y a su vez, a través de protocolos estandarizados (ej. DNP3: “Distributed Network Protocol Versión 3”), que son procesados y analizados por computadoras para establecer el estatus de cada componente.

Para implementar este sistema de gestión de la innovación, es necesario que toda la organización tenga un entrenamiento claro del proceso, así como una disciplina estricta y un líder administrador de proyectos que gestione los recursos, coordine y supervise a los diversos integrantes para asegurarse de la perfecta alineación entre las diferentes áreas involucradas.

——————————————————————————————————————————————————-

Eduardo Sánchez de Aparicio I.

Es director de Mercadotecnia y Mercados Prioritarios en Sigma Solutions Commerce Group; también es director de Sigma Solutions Consulting Group y coordinador Subcomité de Accesorios y Herrajes para Cable, IEEE Sección México; miembro del Centro de Competitividad e Innovación Caname.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba