Columna

Impuestos riesgo para Pymes

Por Felipe Lascurain.

Los impuestos fue un tema que trató Rius hace algunos años en sus famosas tiras cómicas. En ellas se refería a dos clases: aquellos que nos impone la revolución para gobernarnos y aquellos que nos imponen para pagar. En esta ocasión nos referiremos a los segundos.

Efectivamente, la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos los establece como obligación a aquellos ciudadanos con capacidad tanto de goce como de ejercicio, con el fin de contribuir al gasto del erario público. Pero ojo, dicha contribución de nuestros impuestos no es el regalo de nuestro dinero a los pillos que hoy en día manejan el destino de este país, nosotros tenemos obligación de contribuir al erario de una manera proporcional a los ingresos que tenemos.

Entonces, nuevamente tenemos a estos iluminados de Hacienda que no ven otra cosa más que encontrar la forma de seguir desfalcando al país y a nosotros los ciudadanos, y que inmoralmente han sacado una famosa Reforma Fiscal que tendrá como consecuencia que las Pequeñas y Medianas Empresas tiendan a desaparecer.

Esto se traduce en lo siguiente: la nueva Reforma Fiscal nos dice que por cada peso que ingresa, 30 centavos se roban estos pillos. También tomemos en cuenta que debemos pagar el IVA, retenciones y demás impuestos. Nosotros no somos contribuyentes; a nosotros nos tienen secuestrados con cobros totalmente indebidos y desproporcionales que, en lugar de emplearse donde se tienen que emplear, que es en beneficio de la nación, terminan en los bolsillos de otros. Y, en cambio, las grandes empresas no pagan impuestos.

Las pymes tendemos a desaparecer ¿Con qué pagamos impuestos? Aún podemos observar cómo la pillería en el sector gobierno desde hace más de 100 años sigue los mismos caminos y cada vez más voraces. Como ejemplo, basta mencionar el escándalo más reciente de Pemex.

En el fraude de Oceanografía tiene que ver el sobrino de Paco Gil, quien perteneció al PRI y que también trabajó con los panistas; así que ahora los integrantes de Ali Babá y los 40 ladrones se cambian las camisetas para seguir llenándose los bolsillos en los diferentes partidos. Como el señor Ernesto Cordero, quien estuvo en Hacienda y Crédito Público, y es sobrino de la esposa de Miguel de la Madrid.

En este contexto de Reformas y reestructuras se dice que Pemex necesita ser más eficiente, pero con ello no han transparentado la realidad de esta empresa, pues su caso es el mismo que el del IMSS y el ISSSTE: son organismos de gobierno quebrados por ellos mismos. Mala administración y corrupción priva en los pasillos de las oficinas gubernamentales.

No hay definición respecto del bien común del país. El país parece degradarse moral y económicamente, consecuentemente el colapso es una posibilidad nada descartable.

En el horizonte se observa un México que visto desde afuera parece carecer del referente de inseguridad y narcotráfico, para convertirse un país atractivo para las inversiones. El problema es de fondo, hay que arreglar todo desde abajo y los impuestos no son la respuesta.
——————————————————————————————————————————————————-

Felipe Lascurain.
delascurain.consultoreslegales@e-management.mx
Licenciado en Derecho, egresado de la Universidad Iberoamericana. A lo largo de su carrera, adquirió una amplia experiencia en la asesoría a empresas dedicadas al ramo financiero, seguros, inmobiliario y construcción, tanto en su planeación como en su parte corporativa y legal.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba