LíderesNegocios

Consistencia el gran distintivo

En 1993, Hubbell de México vio la luz. Una empresa especializada en el sector industrial inició alianza comercial con la compañía norteamericana Hubbell, con más de un siglo en el mercado. Lo que fuera una representación de productos originó una empresa que hoy es referente en el sector mexicano. La confiabilidad de sus productos, afirma su director General, los ha llevado a una meta que sólo se consigue con el aporte diario: ser reconocidos por los usuarios.

Por Christopher García / Bruno Martínez, fotografías.

Cuando te retiras a casa, sentir que contribuyes a que tu país sea mejor, a que la gente crezca, estás más que pagado. Ojalá todos los sacrificios fueran así.

Un siglo de respaldo es un gran apoyo para una empresa que inicia. Pero consolidarla en un sector tan demandante como la industria eléctrica resulta todo un desafío. Eduardo Morfín Schad, director General de Hubbell de México, vio nacer a la empresa hace 21 años. A cada paso, ha buscado ser mejor y aportar más. El tránsito hacia la solidez de esta gran empresa ha requerido sacrificios, pero también le ha dado la satisfacción de sentir que se ha hecho algo por un mejor país

Constructor Eléctrico (CE): ¿Cuál es su formación académica?
Eduardo Morfín Schad (EMS): Tengo la licenciatura en Relaciones Industriales por la Universidad Iberoamericana. Más tarde tomé cursos de Alta Dirección en el IPADE. En el sitio en el que me encuentro, afortunadamente estoy rodeado de ingenieros especialistas en la parte técnica.

CE: ¿Cómo fue la llegada a Hubbell?
EMS: Yo era director de otra compañía del sector eléctrico –que ya se disolvió–, llamada Especialidades Eléctricas Industriales, S.A. de C.V. (Eselin). En el Consejo de Administración había accionistas muy importantes a nivel industrial en México, quienes me pidieron buscar un socio tecnólogo. Tuvimos entrevistas con los principales fabricantes de material eléctrico de EUA, entre ellos, Hubbell, fundada hace más de 100 años; de esa forma inició el contacto.

Lo primero que hicimos fue representar sus productos durante algunos años. Iniciamos con ciertas marcas, de las que hoy somos subsidiaria en el país. Después decidimos, junto con ellos, crear Hubbell de México en 1993, en parte, con el grupo de personas que trabajábamos en Eselin. En otras palabras, me tocó el privilegio de ser de los fundadores de la empresa.

CE: ¿Cómo ha sido todo este recorrido?
EMS: Muy interesante, porque Hubbell, con más de 100 años en el mercado, es una de las compañías con mayor desarrollo tecnológico y participación en EUA; por tanto, su canasta de productos es muy amplia y reconocida. Iniciar con eso en México fue todo un reto, pero también teníamos la ventaja de que son productos probados, reconocidos, de alta calidad, y tuvieron un ingreso al mercado mexicano de mucha aceptación en un sector estratégico y donde la confiabilidad, la seguridad y la calidad son muy importantes.

Hemos crecido bastante en 21 años y consolidado la presencia de la marca. Hay 13 o 14 marcas reconocidas, y cada una representa un catálogo de productos, con sus características y sus competidores. El desarrollo ha sido muy positivo. Pocas empresas han sido tan rentables durante tantos años; siempre hemos sido muy consistentes. Hoy los usuarios reconocen la marca, la buscan y valoran.

CE: ¿Qué obstáculos han superado?
EMS: Existe el gran reto de buscar un lugar en el mercado y de lograr reconocimiento de los usuarios. En los primeros años, todo se importaba y competíamos contra una fabricación nacional fuerte y sólida. Nosotros, al tener la etiqueta de importador en aquel entonces, enfrentamos muchos obstáculos. El mercado es celoso y demandante, entonces, tener una amplia oferta de productos como la nuestra, también requiere una buena infraestructura y un buen servicio. Los retos están, son constantes, y todos los días luchamos por nuestro lugar en el sector.

De las cosas que dan más satisfacción es que hemos logrado que una empresa mexicana, con apoyo de productos de otro país, contribuya en el desarrollo y la creación de empleos. Uno de los accionistas importantes de la empresa anterior cuando supo de la operación me dijo: “Sólo te pido que te asegures de que en el país creemos empleos”. Eso se ha dado.

CE: ¿Ha crecido el nivel de exigencia del mercado mexicano?
EMS: Sí. El mercado se ha vuelto mucho más profesional, mucho más regulado. El desarrollo de normas y estándares se ha acelerado en los últimos años. Hemos tratado de contribuir también en ese sector.

Por fortuna, que haya mayor regulación, permite evitar la competencia desleal; además, tenemos en nuestras manos la seguridad de las personas y de las instalaciones. Es más que bienvenido que cada vez sea más profesional todo, y como fabricantes, tenemos la responsabilidad de estar a la altura de esas demandas.

CE: ¿Cómo define a Hubbell?
EMS: Soluciones eléctricas confiables. Decir soluciones implica la integración de cosas que ayuden a que algo funcione con seguridad y a tiempo. Solución es también un paquete de productos, servicios y asistencia técnica: lo que conlleva comercializar un producto eléctrico. Confiable está muy claro: estár seguro de que va a responder, aún en circunstancias extremas. Tenemos productos que responden a circunstancias de peligrosidad en áreas clasificadas, donde hay presencia de gases y condiciones muy complicadas.

CE: ¿Cuáles son los productos más destacados de la marca?
EMS: Hay una parte muy importante: los productos dirigidos al ahorro de energía, un tema muy actual y necesario. Optimizar los recursos que tenemos es muy importante, pues son limitados. Cada vez son más caros y escasos, entonces necesitamos contribuir al ahorro.

En un sector que es muy importante: la iluminación, hemos desarrollado programas orientados al ahorro, a la productividad y al poco desperdicio. Ése es el futuro en empresas como la nuestra, pues entre más logremos en ese sentido, más a largo plazo serán nuestros proyectos. Es una necesidad, y el fabricante que no aporte, tendrá poca oportunidad.

CE: ¿Cuál es la posición de Hubbell en el mercado mexicano?
EMS: Tenemos una oferta bastante amplia y en algunos sectores somos líderes.

En algunos, otras compañías lideran, pero, en general, estamos entre las cinco compañías más importantes del sector.

CE: ¿Cómo es el liderazgo de Hubbell?
EMS: Nos caracterizamos por ofrecer consistencia en nuestras políticas comerciales, de servicio y en todos los sentidos.

Nuestro liderazgo se basa en tener una visión integral y equilibrada de lo que es una empresa a largo plazo. Pretendemos que haya una continuidad.

Necesitamos tener un equilibrio entre lo que aportamos a la sociedad, la competitividad y los compromisos como marca, llámese normas o prácticas comerciales.

Queremos ser un buen empleador y considero que lo hemos sido. Somos grandes defensores del reparto de utilidades y, afortunadamente, nuestro récord es envidiable. Eso hace que tengamos un empleo estable y que Hubbell de México sea un empleador atractivo. Buscamos aportar al bien común, que tanto hace falta en nuestro país.

CE: ¿Qué líder es Eduardo Morfín?
EMS: Trato de ser una persona que todos los días se gane su lugar, a pesar de que ya tengo muchos años en esto. Todos los días me levanto y digo: “voy a ver qué aprendo y qué aporto hoy”. No creérsela tanto ayuda a que la gente vea el entusiasmo, las ganas de crecer. Lo que dije de la empresa también forma parte de mí: la aportación al bien común y la consistencia. Tratamos de ganar siempre a la buena en los negocios, aunque a veces es difícil, y de ser consistentes. Siempre hablamos de cumplir, de ser confiables y de facilitar las operaciones en la empresa.

CE: ¿Requiere hacer ciertos sacrificios?
EMS: Claro, pero es un precio muy bajo en comparación con lo que verdaderamente se obtiene. No hablo del tema económico, sino de la satisfacción y el crecimiento.

Cuando te retiras a casa, sentir que contribuyes a que tu país sea mejor, a que la gente crezca, estás más que pagado. Ojalá que todos los sacrificios fueran así.

CE: ¿Podría mencionar algunos casos de éxito de la empresa?
EMS: A pesar de ser una empresa relativamente pequeña en número de personas, logramos dar un frente común en una gran cantidad de productos (tenemos activos más de 14 mil productos); un frente común en el mercado, de manera que identifiquen las diversas marcas que tenemos como Hubbell y que nos busquen como una solución integral. Un éxito muy importante es que los usuarios nos asocian con la confiabilidad.

CE: ¿Qué proyectos se tienen?
EMS: Estamos consolidando una red de fabricación y de servicio global para la empresa, e integrando las fábricas que hay en el país y en el extranjero, de modo que tengamos una infraestructura muy eficiente para poder dar un mejor servicio.

A nivel comercial, seguir consolidando la marca en la mente de los usuarios y buscar mayor participación en el mercado.

En lo relacionado con nuestra gente, somos muy estrictos en el cumplimiento de las políticas internas. Damos toda la capacitación y nos aseguramos de que el cumplimiento de todos los aspectos normativos sea al ciento por ciento.

En eso no hay tolerancia. Son procesos que llevan tiempo.

CE: Con la inminente transformación del mercado, ¿qué se espera?
EMS: Las reformas aprobadas en diciembre, sobre todo la Energética, aunque también la de telecomunicaciones, representan un cambio fundamental para el país, para el mercado y para las empresas.

De pronto nos desconcierta un poco lo difíciles que son los procesos legislativos, pero confío en que será positivo y que va a transformar y romper muchos paradigmas que han frenado el crecimiento del país. En los últimos 10 años, el crecimiento ha sido muy bajo, en contraste con el crecimiento de la población y de las necesidades que tenemos.

Hay un rezago muy grande acumulado y espero que con las reformas y las renovaciones se contribuya a reducirlo.

CE: ¿Estamos preparados?
EMS: Es una pregunta difícil. No podría asegurar si estamos totalmente preparados, pero México siempre ha demostrado ser capaz de transformarse. Aunque estamos arrastrando asuntos desde hace tiempo, somos un país con gran dinamismo, sobre todo en los sectores productivos. Considero que estamos suficientemente preparados, y si no lo estamos, siempre somos capaces de hacerlo.

CE: ¿Dónde se espera más crecimiento?
EMS: En el sector industrial; pero quisiera relacionarlo con lo que se necesita para un crecimiento parejo. Ojalá que en el sector educativo y el del campo haya también un gran dinamismo que permita que el conjunto crezca. Si lo vemos de forma global, requerimos mucha más infraestructura, gente con un grado de educación mayor; tiene que ser parejo el crecimiento.

Para la empresa, la meta de crecimiento debería ser de dos dígitos, asociados con buenos rendimientos. En cuestión de personal, que haya una rotación muy baja y continuar siendo un empleador digno, seguro, que permita el crecimiento de la gente. Y, por qué no, la meta también es ganarle a la competencia.
————————————————————————————————————————————————–

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba