Energía RenovableNegocios

Financiamiento para renovables

Cada día son más los interesados en desarrollar proyectos que empleen las fuentes de energía renovable; sin embargo, en muchos casos, la inversión inicial continúa siendo un impedimento. Ante este panorama, Nacional Financiera ha puesto en marcha un mecanismo de financiamiento para la implementación de proyectos de energía verde.

Por Karemm Danel.

A escala mundial, la gran problemática de abatir la dependencia de los recursos finitos (los combustibles fósiles) para generar energía permanece en todas las agendas, pues actualmente son la primera opción de generación.

Varios países avanzan en el camino hacia las fuentes renovables, algunos con mejores resultados que otros y cada cual en la medida de sus posibilidades financieras y de las tecnologías disponibles.

México, por su parte, es un país que cuenta con una vasta riqueza en diversas fuentes de energía renovable, como solar, eólica, geotérmica, mareomotriz y biomasa. No obstante, únicamente la eólica ha encontrado camino para explotarse en gran escala, con diversos proyectos presentes en el país, mientras que las demás opciones aún no se aprovechan en todo su potencial.

De cara a este panorama, la organización de financiamiento Nacional Financiera (Nafin) ha implementado un programa que ofrece recursos económicos para el desarrollo de proyectos de energía renovable que se presenten ante la organización, con lo cual se busca detonar la presencia de generación mediante fuentes no fósiles.

El ingeniero Enrique Nieto Ituarte, director de Proyectos Sustentables de Nafin, comparte grosso modo las modalidades de financiamiento y el tipo de proyectos que han apoyado hasta ahora. De acuerdo con sus declaraciones, la iniciativa impulsada por Nafin responde a las responsabilidades de México ante los fenómenos climáticos y a los planes de desarrollo del país: “Debido a la inquietud global del tema del cambio climático, el tema de desarrollo nacional y a la gran oportunidad que vemos en el sentido de generar una energía más limpia con una inversión privada que además es negocio a nivel mundial, decidimos aquí en México también poner nuestro granito de arena”, indica Enrique Nieto.

El uso de este tipo de energías minimiza los impactos ambientales y cuenta con diversas aplicaciones, a diferencia de las fuentes convencionales; sobre todo, dentro de un esquema a largo plazo, ya que para Nafin este tema es de mucha importancia y lo está evidenciando. “Hace cinco o seis años, Nafin no financiaba proyectos, sino únicamente pequeñas y medianas empresas a través de la banca comercial. Hoy por hoy, estamos creciendo con un portafolios importante que hoy llega a casi 2 GW y que demuestra que a Nafin le importa la generación de energías renovables y, en consecuencia, el medioambiente”, comenta Enrique Nieto.

De esta manera, es posible impulsar el desarrollo regional en México, donde hasta el año 2012, contaba con una capacidad efectiva instalada para la generación de energía eléctrica equivalente a 63 mil 195 MW, de los cuales, 14 mil 501 MW tuvieron su origen en fuentes renovables, principalmente hidroeléctricas de gran escala y geotermia por parte de CFE; además de inversiones privadas en energía solar, eólica, minidráulica y de biomasa, sumando 23 por ciento del total de la capacidad instalada.

“En México, trabajamos muy de cerca con la Secretaría de Energía, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, la Comisión Reguladora de Energía, la Comisión Federal de Electricidad y otros organismos que tienen que ver con la regulación de la producción de energía. Internacionalmente, con el Bando Interamericano de Desarrollo, el Banco Mundial y otras organizaciones. Pero al final del día, son financiamientos a proyectos privados en los que intervenimos nosotros y en los que pueden intervenir otros bancos”, indica el director de Proyectos Sustentables.

Respecto de la inversión extranjera que se ha ejercido en México en la última década, ProMéxico, en su informe de 2013, menciona que en el periodo de 2003 a 2012 el país obtuvo casi 7 mil 343 millones de pesos de inversión extranjera directa por parte de EUA, España, Dinamarca, Francia, Rusia e Israel, los cuales se destinaron, principalmente, al desarrollo de proyectos de este tipo en Oaxaca y Baja California. Esta inversión ha colocado a la energía eólica como la mayor fuente de generación en México entre las opciones de energía renovable disponibles.

Hasta el momento, los proyectos adicionales se han enfocado en minihidroeléctrica, solar, biomasa; sin embargo, todavía son muy pocos prospectos para geotermia.

Y aunque la diversidad es poca, la implementación de estos proyectos permite reducir las emisiones de gases de efecto invernadero: “Por cada kilowatt que se produce con una fuente renovable, prácticamente se evita que se queme un combustible que, al final del día, emite una proporción de bióxido de carbono equivalente a 590 gramos”, asegura el ingeniero Nieto.

A0CE0041775Enrique Nieto menciona que generar energía más limpia con inversión privada representa una gran oportunidad para el país.

Financiamiento
Para ser acreedor a los beneficios del financiamiento que ofrece Nafin en este rubro, la organización solicita ciertos requisitos bastante específicos, que garanticen tanto la viabilidad como la legalidad de los proyectos: “Obtener el financiamiento es muy complicado. El hecho de prestar dinero implica tomar el riesgo del proyecto; entonces, tenemos que cuidar que éste sea sólido y que se encuentre bien fundamentado en los temas legales, ambientales y de rentabilidad; tiene que ser un proyecto muy sólido, debido a que nosotros participamos con mucho dinero, por lo que tiene que ser algo muy seguro, muy bien armado. No le entramos a cualquier proyecto, debe estar muy bien conceptualizado, contar con un plan de negocios que tenga, digamos, sentido; que la tecnología sea buena, que todos los componentes estén en orden, que la renta o la compra del terreno también. Todo el conjunto de cosas que al final del día llegue a ser un proyecto”, puntualiza Nieto.

Para considerar el financiamiento de un proyecto, Nafin debe considerar, a grandes rasgos, “quién lo va a construir, quién lo va a operar, cuál es el riesgo de la fuente de pago, es decir, quién va a comprar la energía que está produciendo el proyecto. Todo lo anterior son riesgos y elementos muy importantes que tomamos en cuenta”, especifica el director de Proyectos Renovables.

Además, indica que se trata, “básicamente, de que cumplan con el tema legal, que incluye permisos, licencias, temas ambientales, sociales, de energía e interconexión; es decir, todos los requisitos contractuales o legales necesarios. Que sea un negocio, que sea un proyecto realizable, que sea una tecnología probada. No vamos con tecnologías nuevas o que acaban de inventar, caso contrario con las energías solar, eólica e hidráulica. Debe tener un sentido de negocio; que sea un proyecto que no necesite subsidios ni cosas parecidas, sino que sea un proyecto rentable”.

En cuanto al monto total del financiamiento que otorga Nafin, el director de Proyectos comenta que lo que han otorgado equivale a alrededor de 800 millones de dólares. “Mientras hayan proyectos, tendremos manera de financiarlos. No hay un tope específico. Generalmente buscamos una participación de, más o menos, 30 o 50 millones de dólares, hasta 100 o más, dependiendo del tamaño del proyecto, de su complejidad; es decir, son proyectos grandes donde generalmente compartimos el riesgo con otras instituciones. También es importante que estén bien capitalizados”.

A0CE0041774Elementos considerados por Nafin para otorgar financiamiento

Proyección
La institución tiene como objetivo continuar financiando este tipo de proyectos, a pesar de que, para algunos inversionistas, la Reforma Energética provoca incertidumbre y se mantienen un poco a la expectativa. “Los retos son muchos. De entrada, en el país la energía es un tema que necesita crecer y, para el crecimiento del país, las energías también tienen que crecer; es decir, tiene que haber más energía. El reto es encontrar buenos proyectos, encontrar buenos tomadores de energía. Los propios cambios internacionales, los precios y las tarifas conforman un contexto económico en el que nos metemos; es decir, nos implica un reto seguir participando en estos proyectos”, detalla Enrique Nieto.

No obstante, si el proyecto es rentable, cuenta con tecnología probada y con capital podrá acceder al financiamiento, sin problemas. “Nafin se dirige hacia la consolidación de un portafolio de inversiones sustentables o limpias, en el que es pionero y líder en el mercado mexicano. Esto implicará que tengamos mayor exposición al riesgo, pero también un mayor impacto en el país y mayor impacto con otros participantes en diversos proyectos, lo que también ayudará a que las empresas sean cada vez más eficientes”, asegura.

Enrique Nieto señala que se encuentran desarrollando un mecanismo de financiamiento para proteger el riesgo de la inversión en la exploración temprana en proyectos de Geotermia: “Es muy riesgoso perforar la tierra y encontrar el recurso. Entonces, estamos desarrollando el mecanismo de financiamiento con mitigantes de riesgo. Lo estamos desarrollando junto con la Sener, el BID, y con una aseguradora. Digamos que además de los temas solar, eólico, hidráulico, incluso de biomasa, estamos trabajando en otros proyectos”, concluye el directivo.
—————————————————————————————————————————————————-

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba