ColumnaHistórico de la revistaOpinión

Capacitación y certificación, claves para garantizar instalaciones seguras

Por Ernesto López Camacho

¿Cuántas veces hemos utilizado a un electricista poco capacitado para solucionar cierto problema eléctrico en nuestra casa? ¿Cuántas veces, incluso, no lo hemos hecho nosotros mismos, ocasionando algún accidente? De acuerdo con datos de la Federación de Colegios de Ingenieros Mecánicos y Eléctricos de la República Mexicana (Fecime), cada 48 horas una persona muere víctima de accidentes eléctricos en su hogar.

La mayoría es consecuencia de una mala calidad en la instalación eléctrica, tanto por su antigüedad como por el mantenimiento que recibe. A fin de resarcir la situación, el sector público y el sector privado trabajan en conjunto para desarrollar normas que regulen los estándares de construcción, materiales y los procesos en las instalaciones eléctricas, con el fin de optimizar recursos, tiempos y materiales, así como garantizar la seguridad de instaladores y usuarios. Cumpliendo los estándares podemos estar seguros de que a nuestros clientes les entregaremos un trabajo final con la más alta calidad.

En México, el sector residencial se rige bajo la Norma-001-SEDE-2012, que marca las especificaciones técnicas de las instalaciones eléctricas en propiedades industriales, hogares, edificios y alumbrado fijo. De acuerdo con la Norma, si nuestras instalaciones cumplen con sus estándares, podremos garantizar que estén protegidas ante descargas eléctricas, efectos térmicos, sobrecorrientes y sobretensiones.

Por su parte, la capacitación para cumplir dichos protocolos permite a los especialistas desarrollar competencias con el propósito de brindar un mejor servicio.

De la misma manera que la Norma 001 rige a un amplio rango de infraestructuras, el Estándar de Competencia ECO118 busca normalizar los procesos de quienes se desempeñan como electricistas en instalaciones de viviendas. Asimismo, estandariza las capacidades que permiten a los instaladores realizar el diagnóstico de una instalación, la presentación de un presupuesto y la puesta en marcha del proyecto. ¿No es mejor para todos, clientes y proveedores, elevar la calidad del servicio y de la instalación?

Para obtener una certificación existen distintas compañías y asociaciones, como la Asociación Mexicana de Empresas del Ramo de Instalaciones para la Construcción, A.C. (AMERIC), que cuenta con 191 certificaciones vigentes a nivel nacional.

También existe el programa Socio Experto, en el que a través de cursos presenciales, especializados y gratuitos, los electricistas pueden obtener la certificación ECO118, avalada por la Asociación.

2015 ha sido un año en el que se han forjado otras alianzas que incentivan tales prácticas y que promueven la profesionalización a más interesados, pues se calcula que en México existen aproximadamente 58 mil electricistas, de los cuales, según el Consejo Nacional de Normalización y Certificación de Competencias Laborales (Conocer), sólo 277 cuentan con certificado.

Si juntos nos esforzamos para fortalecer la especialización, será posible profesionalizar los servicios eléctricos, garantizando una mayor calidad y seguridad.

Ernesto López Camacho
Vicepresidente de la División Partner para Schneider Electric México. Ha ocupado cargos estratégicos para la organización en el área de Ventas y Desarrollo de Negocios. Responsable de incursionar con la oferta de productos y soluciones Smart Grid y vehículos eléctricos. También funge como representante de la empresa ante diversas asociaciones.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba