Noticias

ANES niega impacto negativo en competitividad debido a CEL

La Asociación Nacional de Energía Solar (ANES) considera que la nueva versión de Ley de Transición Energética (LTE), ahora en manos del Congreso para su aprobación, ha vivido un proceso largo y se intenta diluirla por presiones de algunos sectores, por lo que anticipa un preocupante estancamiento en México con la implementación de una ley de bajo perfil.

Por ello, es que la ANES pugna por una ley distintiva, con un aprendizaje y crecimiento que encaminen a la transición energética, rumbo a las energías renovables, pues sólo así habrá un cambio real, al que ya se ha adelantado la sociedad, emprendido rutas con mayor definición y que están permitiendo un avance.

Carlos Flores Macías, vocero de la Asociación, sostuvo que una medida razonable fue establecer como meta el alcanzar un 5 por ciento de la generación de energía a partir de fuentes limpias, pues es un objetivo no agresivo, conservador, sencillo de cumplir, por el potencial que tiene México. En este sentido, dijo, el compromiso de la Asociación es pugnar para que se cumpla esta meta y evitar que se  diluya, como pretenden algunos organismos empresariales.

Agregó que es exagerado decir que los costos de manufactura se van a elevar, pues sólo se está solicitando a los consumidores intensivos de energía que cinco por ciento cuenten con Certificados de Energías Limpias (CEL).

“Asumiendo, que la energía represente un muy alto 20 por ciento del costo total de la manufactura y que el costo de los CEL  equivalga al 20 por ciento de costo de energía, eso generaría incrementos del 0.2 por ciento en el costo total de manufactura; esto no hacer va a colocar a ninguna compañía en el rango de incompetitiva”, explicó.

“En un escenario conservador, tomando un costo actual de 85 centavos de peso por Kilowatt Hora (KWh), que son cinco centavos de dólar por KWh. Si los CEL no tiene una posición de subasta no muy agresiva, probablemente cuesten unos 17 centavos de pesos, el 20 por ciento  de esos 85 centavos de pesos, serían equivalente a un centavo de dólar por kWh y sólo se debe pagar por el cinco por ciento de la energía; es decir 10 dólares por MWh de costo por CEL en un escenario muy conservador”, añadió Carlos Flores.

El vocero de la ANES aclaró que existe mucho interés de potenciales proveedores de energías renovables en las subastas de los CEL en conjunto con la subasta de energía, ya los precios de la energía renovable se están haciendo muy competitivos. Ejemplificó que en Brasil se llevó a cabo recientemente una subasta de energía solar y se ofertaron precios de 7.6 centavos de dólares por kWh; es decir 76 dólares por MWH.

Respecto a fijar una meta nacional de participación de energías limpias en la generación eléctrica del 25 % al 2018, tampoco es complicado de lograr, ya que actualmente la hidroeléctrica, la energía eólica y la pequeña fracción solar aportan cerca del 20 %  en la producción de electricidad con energías renovables, detalló.

“Para llegar al 35 por ciento al 2024, no es partir de cero. Además la generación de eólica y solar, son tecnologías que se despliegan con rapidez y los objetivos de generación se pueden alcanzar en dos años”, afirmó Flores Macías.

Finalmente, puso como ejemplo lo que sucede en China, donde añadieron ocho Gigawatt (GW) de energía solar en un año; mientras que México tiene una capacidad instalada de alrededor de 65 GW, y en los 2 años al 2018, «se podría instalar 10 por ciento de generación con energías renovables si nos decidimos”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba