Alianzas estratégicasAsociación

Los retos de la nueva ACEC

El ingeniero Miguel Torres ha sido designado nuevo presidente de la ACEC. En entrevista, señala los problemas que vive el profesional de obra electromecánica en el estado, derivado de la falta de inversión y de la inestabilidad económica. Su propuesta ante ello es seguir trabajando, pues “sólo con el esfuerzo diario y con nuestra participación constructiva como profesionales lograremos salir adelante”

Por Redacción / Fotografía: cortesía de la ACEC

Con el cambio de presidencia en la Asociación de Constructores Electromecánicos de Colima (ACEC), el ingeniero Miguel Torres hereda un gran reto. A decir de él, su predecesor, el ingeniero Jorge Michel, realizó un gran trabajo desde el nacimiento de la Asociación, logrando importantes avances en la capacitación de contratistas, en conjunto con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), el Colegio de Ingenieros Mecánicos Electricistas del Estado de Colima (CIMEC) y la Unión Nacional de Constructores Electromecánicos (UNCE). Mantener a la ACEC por la línea de la capacitación será uno de los primeros desafíos.

Además, el ingeniero Torres explica que buscarán incrementar el nivel de participación, tanto entre los miembros como entre quienes aún no forman parte de la ACEC. El objetivo es “proyectarnos como un gremio unido, participativo y siempre buscando aportar nuestro grano de arena en beneficio de Colima”, toda vez que la inversión actual es insuficiente y el desarrollo de obra en el estado vive una racha difícil.

Constructor Eléctrico (CE): ¿Podría compartir un poco de su trayectoria en la industria eléctrica y de su formación académica?
Miguel Torres (MT): En 1982 terminé mi carrera de ingeniero industrial electricista en el Instituto Tecnológico de Ciudad Guzmán, Jalisco. Mi primer trabajo fue en la CFE, en la residencia de construcción Colima, División Centro Occidente, donde trabajé de 1983 a 1985.

Más tarde, de 1985 a 1990, laboré en la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial, en el departamento de Electricidad y Gas, revisando el cumplimiento de la norma NTIE-81. En 1990, formé una empresa de construcción de instalaciones eléctricas. Finalmente, en mayo de 2015 terminé una maestría en Administración de la Construcción en el Instituto Tecnológico de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC).

CE: ¿En qué términos asume la presidencia de la ACEC?
MT: La recibo en buenos términos. El ingeniero Jorge Michel ha hecho un buen trabajo en la Asociación y ha mantenido una estrecha relación con la UNCE, por lo que la nueva Mesa Directiva tiene un gran reto. Como primer objetivo buscamos invitar a las empresas que construyen obra electromecánica y que aún no han sido afiliados a formar parte de la Asociación para incrementar el número de miembros y fortalecerla. Como segundo objetivo buscamos promover la capacitación entre socios y personal de las empresas.

CE: ¿Qué problemas observa en la región y cómo planea abordarlos?
MT: Se observa el problema de la inseguridad pública y la falta de obra, tanto por la situación política y financiera en la administración estatal como por la insuficiente inversión privada que genere derrama económica, la cual se ha reducido notoriamente, derivado de los cambios de Gobierno, tanto en el estado como en los municipios. Pero tenemos la confianza de que después de las elecciones estatales en enero se normalice el Gobierno y volvamos a tener obra pública.

CE: ¿Cuáles son los principales obstáculos que enfrenta el constructor electromecánico en Colima?
MT: Que la obra eléctrica la incluyen normalmente en los proyectos de obra civil, por lo que se trata de un subcontrato. Esto le hace muy difícil al constructor electromecánico participar en toda la obra, corregir proyectos y hacer las gestiones desde el nivel de subcontratista.

CE: ¿Existe suficiente representación del gremio en Colima?
MT: Sí existe, pero se tiene que trabajar en conjunto con todos los socios para incrementar su participación en los asuntos de la asociación y proyectarnos como un gremio unido, participativo y siempre buscando aportar nuestro grano de arena en beneficio de Colima.

CE: ¿Qué proyectos echará a andar durante su periodo?
MT: Promover la capacitación constante y fortalecer la unión de la ACEC. La capacitación, porque hacia al interior de nuestras empresas es la necesidad más importante que tenemos por atender; siendo Pymes, necesitamos prepararnos para estar a la altura de las necesidades de nuestros clientes y llevarle el paso a la corriente de cambios tecnológicos y normativos que no se detiene.

En cuanto a fortalecer nuestra asociación mediante la participación activa de sus miembros, es la mayor área de oportunidad que tenemos. Debemos voltear a ver a otras cámaras y organizaciones empresariales con más historia y consolidación en Colima, así como a asociaciones hermanas que, con el cobijo de la UNCE, se desarrollan en otros estados del país.

CE: ¿Qué pendientes se heredan de la administración anterior?
MT: Más que pendientes, son retos hacia el futuro. Durante la gestión del ingeniero Michel nuestra asociación arrancó desde cero y recorrió la etapa desde su fundación hasta el logro de diferentes proyectos en materia de capacitación, proyectos conjuntos con el CIMEC, como la certificación de Peritos, las acreditaciones como Constructor Confiable ante la CFE y los siete Foros de Instalaciones Eléctricas con la misma CFE, además de la incorporación de la ACEC a la UNCE.

Los retos ahora son construir a partir de esa base para llegar mucho más lejos; por ejemplo, podemos lograr más acercándonos más a otras cámaras empresariales con las que compartimos muchos intereses, como la CMIC, o desarrollando nuestra relación institucional con el Gobierno del Estado y los Ayuntamientos, por mencionar sólo algunas.

CE: ¿Cuáles son las perspectivas para el profesional de la construcción electromecánica en el estado?
MT: Tenemos la confianza de que con el cambio de Gobierno se incrementará la obra electromecánica en el estado, lo que favorecerá las fuentes de empleo. También estamos determinados a hacer nuestra aportación más visible en todos los sectores para que se valore y se entienda mejor la importancia de nuestro trabajo.

CE: ¿Qué tanto se ha sentido la inestabilidad económica del país?
MT: Igual que en los demás estados; pero esto nos motiva a eficientar nuestras actividades y buscar alternativas para tener obra. Nunca debemos dejarnos llevar por el pesimismo, porque el país lo hacemos entre todos. Al final del día, sólo con el esfuerzo diario y con nuestra participación constructiva como profesionales y como ciudadanos lograremos salir adelante. Si cada quien en su trabajo se compromete a trabajar con calidad y entusiasmo, la suma de todo ese esfuerzo va a ir convirtiendo a México en un país cada vez mejor.

CE: ¿Se espera el desarrollo de proyectos interesantes a corto plazo?
MT: Sí. Además de proyectos específicos, como el Parque Metropolitano o los tramos carreteros y ferroviarios en puerta, lo que más urge es la reactivación económica, que al cerrarse el ciclo político actualmente en proceso seguramente ocurrirá.

CE: ¿Qué inquietudes observa entre los miembros del gremio?
MT: El problema de una situación económica difícil es que las inquietudes del gremio se centran en asuntos inmediatos, como conseguir obra para mantener abiertas las fuentes de empleo, cumplir con los pagos ante el IMSS y Hacienda, y eso nos distrae de los proyectos de largo plazo.

CE: ¿Cuál es la principal fortaleza del constructor electromecánico?
MT: La unión entre asociaciones y la UNCE, que, después de muchos años de verse como meta imposible, hemos logrado el día de hoy. Finalmente tenemos una representación nacional con las casi 1 mil constructoras electromecánicas más profesionales del país. Participamos ya activamente en los grupos de trabajo que están modelando las reglas de aplicación de la Reforma Energética en nuestro país.

CE: ¿Cuál es su perspectiva del sector eléctrico nacional?
MT: Con la Reforma Energética nacen oportunidades y amenazas, por lo que se requiere que las empresas mexicanas del sector se preparen para poder participar y competir exitosamente con empresas extranjeras, que nos llevan la delantera en experiencia y tamaño. México se muestra como un país con buenas perspectivas para la inversión extranjera y existe el riesgo de que las grandes empresas extranjeras participen con ventaja de mejores equipos y tecnologías, por lo que el único camino es la capacitación para no quedarnos atrás.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba