Histórico de la revistaPortada

En marcha, el Mercado Eléctrico Mayorista

El pasado 30 de marzo, se siguió, desde distintas partes del mundo, la transmisión de la ceremonia en que se anunció a los adjudicatarios de la primera subasta eléctrica de largo plazo. Una nueva estructura de mercado comienza a consolidarse, de la que se esperan inversiones millonarias, impulso para las energías limpias y mejores tarifas para los usuarios

Por Irayda Rodríguez

A finales de 2013 se promulgó la Reforma Energética, hecho histórico que marcó el inicio de una nueva ruta para el sector energético en México. A casi tres años de que comenzara el proceso evolutivo de la industria nacional, el Mercado Eléctrico Mayorista empieza su marcha y, con ello, se materializan las oportunidades para la iniciativa privada en temas de generación, transmisión y comercialización de los recursos en un ambiente de sana competencia.

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) dejó de ser el único órgano a cargo de estas actividades, al transformarse en empresa productiva del Estado. De ahora en adelante, habrá más participantes, más ofertas y propuestas descentralizadas para la producción de energía en tiempo real y por contratos a largo plazo. Las empresas privadas podrán ser suministradoras del recurso energético o intermediarias de otras suministradoras, con tarifas establecidas por la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

“El mercado inició su avance desde finales de enero de 2016, abriendo oportunidades de participación no sólo para los generadores de energía eléctrica, sino para los consumidores con opciones para comprar energía, con mejoras en costos y servicios. Éramos de los pocos países con un sector integrado en una sola empresa, en este caso CFE, con esquemas de participación privada limitados sólo al autoabasto”, expuso la maestra Lizeth Azucena Uribe, directora General Adjunta de Análisis y Vigilancia del Mercado Eléctrico de la Secretaría de Energía (Sener), durante el webinar “Reforma Eléctrica: el nuevo Mercado Eléctrico Mayorista”.

Uno de los objetivos de la apertura de la industria a la libre competencia es posibilitar un mayor aprovechamiento de las fuentes de energía renovables, en comparación con el porcentaje de recursos que actualmente se utilizan en el proceso, toda vez que, en los próximos 15 años, será necesario duplicar la capacidad del Sistema Eléctrico Nacional (SEN) para satisfacer la demanda de electricidad. De acuerdo con la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (Conuee), actualmente, más de la mitad de la generación de energía en México proviene de fuentes fósiles, altamente contaminantes y menos rentables que las energías limpias.

En línea con la Ley General de Cambio Climático y la Ley para el Aprovechamiento de Energías Renovables y el Financiamiento de la Transición Energética (LAERFTE), se han planteado metas de participación ambiciosas para las energías limpias, la más agresiva para 2050. El 54 % de la nueva capacidad del SEN deberá provenir de estas fuentes, lo que equivale a un aproximado de 32 mil 552 MW, con una inversión necesaria de 1.2 billones de pesos. Para llegar a estasmetas, uno de los pasos importantes es la primera subasta de largo plazo, cuyos resultados se dieron a conocer a finales de marzo.

Objetivos Reforma Energética

La solar y la eólica se quedan con los contratos

En diciembre de 2015 se emitió la convocatoria final para participar en este ejercicio. La Sener dio a conocer los lineamientos generales de la subasta, contenidos en el Manual de subastas a largo plazo, mientras que el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace), en su carácter de coordinador del nuevo mercado eléctrico, asumió el papel de responsable de la organización e implementación de esta dinámica, realizada a través de un portal electrónico para garantizar la transparencia del proceso de este primer ejercicio.

Los objetivos fueron que el suministrador del Servicio Básico, la CFE, adquiriera energía eléctrica, Certificados de Energías Limpias (CEL) y potencia, con el fin de que los generadores pactaran los contratos de largo plazo y se estableciera una fuente estable de pagos para apoyar el financiamiento de inversiones en el desarrollo o repotenciación de centrales eléctricas de energías limpias. Estos certificados serán adquiridos, a partir de 2018, por los grandes usuarios de energía (usuarios calificados), las empresas de suministro eléctrico y los usuarios finales en esquema de autoabastecimiento, quienes deberán contar con, cuando menos, 5 % de la energía que consumen proveniente de energías limpias.

En entrevista con Constructor Eléctrico, el doctor César Hernández Ochoa, subsecretario de Electricidad de la Sener, apunta que más de 100 licitantes presentaron 478 ofertas técnicas, para las que la CFE estableció los precios máximos en cada rubro, cuyo fallo definitivo se anunció el 31 de marzo, dando a conocer a las 11 empresas ganadoras nacionales y extranjeras, con un total de 18 proyectos.

Uno de los principales efectos que se esperaban de esta subasta, detalla el subsecretario de Electricidad, era el crecimiento de los proyectos de generación de energías limpias en el país. El resultado fue que 56 % de los ganadores del ejercicio participaron con tecnología de aprovechamiento solar, mientras que 44 % lo hará con energía eólica.

Uno de los instrumentos que ayuda a promover este desarrollo es el uso de los CEL, un respaldo para los generadores de electricidad en el mercado, cuyo compromiso de entrega está pactado para 2018. “En México, los requerimientos de la energía limpia están impuestos por los abastecedores, no por el generador. Los abastecedores necesitan cubrir un porcentaje de su demanda con CEL y cada CEL equivale a 1 MWh. Para cubrir este requerimiento buscará capitalizar los recursos naturales y generar energía limpia, incrementando así la capacidad nacional y cumpliendo su compromiso para combatir el cambio climático”, afirma Hernández Ochoa.

La primera subasta marca la entrada en funcionamiento del Mercado Eléctrico Mayorista y de los procesos recurrentes que se presentarán en los próximos años, con la finalidad de adjudicar contratos de largo plazo, aumentar la competitividad de los precios para los usuarios y desplazar paulatinamente del sistema eléctrico nacional la generación de energía derivada de fuentes fósiles, encausándola a la eficiencia y aprovechando el potencial del país en materia de energía limpias.

GRAFICA INDUSTRIA ELECTRICA RGB

¿Qué son los usuarios calificados?

  • Actualmente, pueden incluirse los Centros de Carga con una demanda igual o mayor a 2 MW, posteriormente este umbral se reducirá a 1 MW
  • Es opcional para los usuarios que recibían el servicio público de energía eléctrica antes de la publicación de la Ley de la Industria Eléctrica
  • Se podrán agregar los Centros de Carga de una misma entidad o dependencia (demanda menor a 25 kilowatts en media o alta tensión)
  • Pueden adquirir energía directamente en el Mercado Eléctrico Mayorista o por medio de un suministrador calificado

CFE, el gran ganador

Los resultados obtenidos de la primera subasta eléctrica de largo plazo del Mercado Eléctrico Mayorista significaron beneficios considerables en términos económicos para la CFE, único comprador. Sobre el precio inicial establecido por la empresa productiva del Estado, se obtuvo un descuento de casi 40 %.

La oferta se fijó en 500 MW de potencia, 6.3 millones de MWh de energía y 6.3 millones de CEL, para cubrir las necesidades relacionadas con energías limpias proyectadas para los próximos 15 o 20 años, respectivamente. Quienes participaron como generadores de energía presentaron una o varias ofertas de uno o varios de los productos requeridos. El Cenace fue la entidad encargada de analizar cada una de estas ofertas técnicas  de 103 participantes.

El subsecretario de Electricidad de la Secretaría de Energía explica que la CFE estableció precios máximos de 444 pesos por CEL y 884 pesos por MWh de energía, aproximadamente 50 dólares por energía y 25 por cada certificado, con variaciones en el tipo de cambio, mientras que para las compras en paquete, el tope fue de 1 mil 328 pesos.

Ante la poca demanda de potencia, agrega Hernández Ochoa, la oferta de precios en este rubro fue más baja que para los certificados y energía y, durante esta primera subasta, el segmento quedó desierto. “Es la primera vez que la Comisión contrata energía a través de estos medios. Los precios fueron exigentes para la industria. Al principio se sintieron retadores, pero al ver los niveles de participación en la subasta y las diferentes tecnologías de generación, nos dimos cuenta de que muchas empresas de diferentes tipos de tecnologías pensaron que podrían ser competitivas, incluso teniendo estos precios máximos propuestos por la CFE”.

Tras anunciarse el fallo, el pasado 30 de marzo, las ofertas de las 11 empresas ganadoras dieron como resultado un descuento de alrededor de 38 % entre el precio al que se adquirieron los servicios y el máximo establecido originalmente por la CFE, según explicó el director General de la empresa productiva, Enrique Ochoa Reza.

Tras darse a conocer los resultados de la subasta, algunos expertos señalaron que habrá que revisar si las tarifas pactadas también se verán reflejadas en las facturas para los usuarios finales, en cuestiones de competitividad, siendo que para 2024 se tiene planeado que la participación de las energías limpias en la generación de electricidad sea de 35 por ciento.

A esto, se suma la reciente aprobación de la CFE para la creación de nueve empresas subsidiarias y la empresa filial CFE Intermediación de Contratos Legados, que administrará los contratos legados de productores independientes de energía que operan para la estatal eléctrica, que generarán y comercializarán energía mediante diversas tecnologías en el territorio nacional.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba