Baja 46.6% la intensidad energética de los hogares de México: Conuee

Aun cuando en las últimas dos décadas se registra un proceso de creciente equipamiento para servicios energéticos entre la población de menos ingresos, en el sector residencial ocurrió una reducción significativa tanto de la intensidad energética de los hogares como del consumo per cápita de energía, del orden de 46.6 y 20.3 por ciento, respectivamente, entre 1996 y 2016.

Esto, a su vez, se refleja en una reducción significativa del porcentaje de ingreso que los hogares destinan al pago de la factura energética, muy particularmente en los hogares con menor ingreso, así lo afirma el Análisis del impacto de las Normas Oficiales Mexicanas de Eficiencia Energética en el ingreso-gasto del sector residencial de México a partir de datos de INEGI (1990-2016), elaborado por funcionarios de la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (Conuee) y encabezado por el titular de la dependencia.

Así, mientras que en 1996 sólo una cuarta parte (24.7 por ciento) de los hogares de menor ingreso contaba con refrigerador, para 2016, cerca de seis de cada diez hogares (63.9 por ciento) ya posee este equipo, lo cual coincide con una reducción del consumo unitario promedio de estos aparatos en más de 60 por ciento. Como resultado, mientras que el universo de hogares en el quintil más bajo de ingreso destinaba en 1994 el 9.0 por ciento a la factura energética, para 2016 esta proporción se redujo a 5.3 por ciento.

Sin embargo, el estudio señala que cerca del 11 por ciento del total de los hogares gasta más del 10 por ciento de sus ingresos en energía, es decir, alrededor de 3.5 millones de hogares. En la frontera norte el 18 por ciento de los hogares (cerca de uno de cada cinco) está en esa condición, lo cual implica que para este universo de hogares se requieren acciones de mayor alcance para mitigar el consumo de energía para confort térmico, específicamente la incorporación generalizada a los reglamentos locales de construcción, de aspectos de eficiencia energética en las envolventes de las edificaciones.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *