NegociosTendencias

Película para control solar en ventanas

Los vidrios son parte fundamental de una ventana, ya que proporcionan la luz necesaria para iluminar los espacios. No obstante, pueden crear una serie de problemas, como resplandor excesivo, gastos en energía,  calentamiento o daño en tapetes, muebles y fachadas.

El cristal es el punto medular para la pérdida y ganancia de calor en una edificación.

La energía en forma de calor tiende a viajar de los puntos más calientes hacia los más fríos. En meses calurosos, el interior de un sitio está climatizado o mantiene la inercia térmica de la noche y el exterior está caliente por la energía solar; ése es el calor que tiende a entrar en los edificios, ya sea por conducción, convección o radiación.

A diferencia de otros elementos constructivos, en el vidrio, la radiación juega el papel más importante en la transmisión de calor. La importancia de la radiación en oposición a la convección en la capacidad de aislamiento de la ventana depende de múltiples variables, como orientación, tipo de ventana, temperaturas exterior e interior. En los meses de mayor calor, se calcula que 90 por ciento se debe a la radiación y 10 por ciento a la convección (la conducción en la ventana solamente se da en el caso de que haya marcos).

Si bien la experiencia dice que en la mayoría de los casos las ventanas son el principal objetivo de trabajo para mejorar el aislamiento de los inmuebles, las nuevas exigencias, tanto legales como de confort, buscan soluciones óptimas y no soluciones satisfactorias que permitan que las ventanas actuales tengan un comportamiento eficiente.

Una solución usada frecuentemente para lograr el confort de los ocupantes de un espacio es utilizar sistemas de enfriamiento, sobre todo en zonas de altas temperaturas, lo que puede ocasionar un alto incremento en el consumo de energía eléctrica. Por tal motivo, la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (CONUEE) emitió la NOM-008-ENER-2001, la cual tiene por objetivo limitar la ganancia de calor de las edificaciones a través de su envolvente para disminuir el consumo de energía.

Por otro lado, el Comité Consultivo Nacional de Normalización para la Preservación y Uso Racional de los Recursos Energéticos (CCNNPURRE) elaboró, junto con organismos, instituciones y empresas líderes en el sector, el anteproyecto de la NOM 024-ENER-2011, con respecto a las características térmicas y ópticas del vidrio y los sistemas vidriados para edificaciones y métodos de prueba.

Dicho anteproyecto tiene como objetivo asegurar el comportamiento térmico de la envolvente de los edificios y orientar al consumidor en la selección de aislantes térmicos eficientes en el tema de las ventanas.

De acuerdo con la información de la empresa Hüper Optik, las películas profesionales para ventanas pueden ayudar a controlar los problemas generados por el excesivo calentamiento en los inmuebles, ya que rechazan el calor solar, haciendo que un espacio sea más confortable. Al mismo tiempo, se disminuyen los costos en energía cuando se prescinde de equipos eléctricos para lograr enfriamiento; todo, sin sacrificar la vista al exterior.

El comportamiento espectro-selectivo de las películas se aprecia gracias a la combinación superior de factores, como la transmisión de luz visible, rechazo de energía solar, de rayos ultravioleta y rayos infrarrojos. Entre sus principales beneficios, se encuentran:

  • Tonos neutros no reflectivos
  • 100 % libre de teñidos
  • 99.9 % de rechazo de los rayos ultravioleta
  • Reducción del resplandor exterior (para gozar de la vista exterior e incrementar el confort interior)
  • Capa antirayaduras para el uso cotidiano
  • Nanocerámica (las primeras y únicas en su clase que dan mayor durabilidad)
  • 15 años de garantía
  • Rechazo de la energía solar, desde 42 % hasta 70 %
  • Tiempo rápido de instalación, ya que no requiere modificaciones mayores en estructura

Rayos UV
Con el calentamiento global y la destrucción de la capa de ozono, un ser humano se expone a los rayos ultravioleta (UV); éstos tienen una onda electromagnética emisora de radiaciones que interactúan destructivamente con los tejidos vivos.

Según los expertos, la constante exposición a los rayos UV sin el uso de protección apropiada puede generar daños irreversibles en la salud que derivan en deficiencias inmunológicas, envejecimiento acelerado, cáncer de piel, quemaduras cutáneas y alteraciones oculares, como conjuntivitis, daño en la córnea y cataratas.

Cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que cada año se producen entre dos y tres millones de casos de cáncer en la piel, la mayoría ocasionados por exposición al sol.

La exposición excesiva a los rayos UV también inhibe el proceso de fotosíntesis y daña el ADN de las plantas; además, puede producir cáncer en los animales domésticos, ya que, aunque estén en el interior, el vidrio de las ventanas permite el paso de los rayos UV.

Normalmente, la gente atribuye únicamente a los rayos UV la decoloración de muebles, ropa y el deterioro de aparatos electrónicos y los pisos de duela; sin embargo, no es del todo cierto. Se considera que la radiación UV sólo es responsable en un rango de 40 por ciento del deterioro; la radiación infrarroja, de 25 por ciento; la luz natural, de otro 25 por ciento, y 10 por ciento se le atribuye a otros factores, como el uso, la humedad y el tiempo.

Las películas para ventanas existentes en el mercado tienen un comportamiento espectro-selectivo que les da la capacidad de elegir los rayos de sol que pasarán por la ventana y eliminar los rayos dañinos o que generan altas temperaturas. De tal modo, es posible rechazar 99.9 por ciento de rayos UV y hasta 70 por ciento de la energía solar total.

En este sentido, surge la pregunta: ¿qué desempeño deben tener las ventanas eficientes? Existen varios aspectos que deben ser tomados en consideración; entre ellos, destaca el porcentaje de luz visible que pasa a través de la ventana, el total de energía solar rechazada y el coeficiente de ganancia de calor, así como la distorsión de la vista exterior y definición de colores.

Las nuevas exigencias y retos de la modernización invitan al consumidor a  cuestionar el diseño, el funcionamiento, los beneficios, las ventajas y desventajas de sus ventanas. Es por ello que se busca emplear la tecnología más eficiente que contrarreste cualquier deficiencia en el desempeño de una ventana.

Las películas de control solar para ventanas eliminan 99.9% de los rayos UV que entran en una estancia, protegiendo piel y ojos contra la radiación del sol.

Herramienta de rechazo de calor
Un material que tiene una historia casi tan antigua como la de la humanidad es la cerámica. Sus aplicaciones se han modernizado y sofisticado tecnológicamente, pasando de un simple material, hasta nanocompuestos y recubrimientos de alto desempeño. La primera empresa en utilizar la nanotecnología para crear un recubrimiento cerámico es Hüper Optik.

Debido a su fuerza mecánica, dureza, estabilidad térmica e inercia química, la cerámica ha beneficiado a diversos sectores y productos, entre los que se encuentran la industria médica, automovilística, espacial e, incluso, algunos electrodomésticos.

La ingeniería espacial utiliza la cerámica como un escudo térmico. Las hélices de las turbinas hechas a base de aleaciones metálicas necesitan enfriamiento y una cuidadosa limitación de temperatura. La NASA utiliza hélices hechas con cerámica, ya que permiten operar de manera más eficiente al dar a las naves un mayor rango y una mejor optimización de la carga de combustible.

Las propiedades térmicas de este material también han permitido que la cerámica se infiltre en la tecnología automotriz. Los autos de carreras la utilizan en frenos, carrocerías ligeras y escapes, lo que reduce las cargas de calor y les ayuda a soportar desempeños extremos.

En el campo de la biocerámica, la medicina aprovecha la durabilidad extrema, la inercia y dureza de los recubrimientos cerámicos incorporándolos en ciencias, como odontología y ortopedia.

Algunas marcas de relojes también han adoptado el uso de la cerámica, tanto para maquinaria como para carátulas, gracias a sus propiedades antirayaduras, durabilidad, suavidad al tacto y ligereza.

Dichas características y sus aportaciones para todos los requerimientos necesarios en cristaleras y ventanas confirman que la implementación de la cerámica para reducir el consumo energético, manejar mejor el calor que se acumula en las edificaciones a lo largo del día y prevenir enfermedades y males en humanos y animales no sólo representa una alternativa, sino casi una obligación que favorece a todos los seres vivos.

——————————————————————————————————————-

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba