Histórico de la revistaOpinión

Lo esencial

Ing. Pablo Santos Carbajal

La normatividad en el sector eléctrico mexicano surgió a raíz de una necesidad, una exigencia en los lineamientos de calidad de los procesos y servicios para buscar la homogenización, y una reglamentación que se traduce primero en normas técnicas y hoy en Norma Oficial Mexicana. Para el desarrollo de un proyecto eléctrico (planos, memorias descriptiva y de cálculo), es necesaria la aplicación de toda la normatividad vigente; para la especificación de los materiales y equipos, prever la seguridad en las instalaciones, en la construcción, pruebas, etcétera.

Grosso modo, quien desea realizar una norma debe comenzar por elaborar una propuesta de norma para incluirse en el Programa Nacional de Normalización para, una vez que sea aprobada, la dependencia proceda a elaborar el anteproyecto donde se indique cuál es el título o denominación, su clave o código, el objetivo por cumplir de la futura norma (de producto, servicio, método, proceso, instalación, pruebas, empacado, etcétera). Puede ser una norma oficial mexicana, la cual es propuesta por una dependencia gubernamental; una norma mexicana, por un organismo de normalización; una norma de referencia (la que elabora una entidad de la administración pública federal: CFE, Pemex, IMSS); es decir, cuando alguna entidad note que se requiere la emisión de una norma, reúnen a su plantilla para que se esboce la propuesta, luego el anteproyecto –acompañado por una manifestación de impacto regulatorio–, y éste se envía al Comité Consultivo Nacional de Normalización respectivo para que, en un plazo que no excederá 75 días naturales, formule observaciones, las cuales, en un plazo de 30 días, la dependencia atenderá, incluyendo o desechando lo que considere. Una vez aprobado el anteproyecto, se ordenará su publicación como proyecto en el Diario Oficial de la Federación para que los interesados emitan su opinión o comentarios en un plazo de 60 días. Recibidos los comentarios en un plazo de 45 días, el Comité Consultivo Nacional de Normalización contestará lo conducente, y finalmente, podrá ser publicada la norma.

La consecuencia de una correcta observación de las normas es un producto de calidad. Aunque todas son importantes, puesto que son un conjunto, la norma vigente más importante, considero, es la NOM-001-SEDE-2005 de instalaciones eléctricas (utilización), la cual es fundamental para la seguridad de las personas y sus bienes. Es en ésta donde se establecen las bases para una correcta instalación eléctrica, tanto en el proyecto como en su construcción, que sea elaborado con todas las formalidades de seguridad, cual lo dicta la norma para proteger a las personas, y en segundo término a los bienes, de sufrir algún daño ocasionado por una deficiente instalación eléctrica. El segundo apartado es la Norma de Mantenimiento de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, Norma (NOM-029 STPS-2005) en la que se indica cómo debe llevarse a cabo el mantenimiento de manera periódica y regular en las instalaciones eléctricas.

En cuanto a los aspectos del sector que no cuentan aún con una norma, y donde estimo que hace falta una regulación estricta, es en la seguridad de las instalaciones de alta tensión mayores a 34.5 kV, tanto del suministrador como del usuario. Es necesario que se expidan los requisitos mínimos de seguridad.

Existen procedimientos y especificaciones, pero por ahora no hay una norma tal cual y es imprescindible contar con una. México es un país que cuenta con excelentes técnicos y personas estupendamente preparadas y especializadas en el ramo eléctrico. Evidentemente, es parte de nuestra mejora continua echar a andar una norma que observe las instalaciones de alta tensión.

En los aspectos del sector que no cuentan con una norma, se requiere expedir los requisitos de seguridad mínimos

——————————————————————————————————————-

El ingeniero Pablo Santos Carbajal

Es verificador y perito en instalaciones eléctricas; es maestro en la especialidad y ha impartido cursos sobre normatividad en el Colegio de Ingenieros Mecánicos Electricistas y en Educación continua en la UNAM, Palacio de Minería.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba