Columna

Calidad de la energía eléctrica en México (segunda parte)

Víctor Rodríguez Reyna.

“El concepto de calidad de energía adquiere mayor relevancia debido al agudo incremento de la electrónica de control”.

El reto para las compañías suministradoras es controlar los niveles crecientes de distorsión en sus redes. Dichos niveles se producen por la suma de cargas no lineales de tipo industrial y comercial, así como por la gran cantidad de pequeñas cargas domésticas no lineales.

Sin la instrumentación de políticas públicas orientadas a mitigar esos efectos, tanto los usuarios, como las compañías suministradoras sufrirán cada día con mayor agudeza la falta de calidad de la energía eléctrica en sus sistemas y equipos, afectándose de una manera creciente la competitividad y la productividad de nuestra economía.

CFE tiene el compromiso de efectuar un abastecimiento de energía eléctrica de manera eficiente y con calidad; los usuarios, por su parte, tendremos una creciente necesidad de recibirla en esos términos, por lo que la paradoja es que ambos son copartícipes y también factores activos de la situación a la que se enfrentan en términos de la calidad de energía; dicho de otra manera: ambos son obligados solidarios de mantener un nivel adecuado de compatibilidad electromagnética que permita y propicie, a la vez, una operación adecuada de equipos y sistemas. En concomitancia, el concepto de calidad de energía adquiere mayor relevancia debido al ya mencionado agudo incremento de la electrónica de control, automatización y de procesamiento de datos.

Desde la perspectiva del usuario, mucho puede hacer para contrarrestar los nocivos síntomas que provocan dichas cargas. De las soluciones comerciales que tiene a su disposición, se pueden mencionar diversos dispositivos que, en forma individual o combinada, reducen o mitigan a niveles manejables los diferentes fenómenos electromagnéticos que se manifiestan por la incorporación de las cargas no lineales y por el efecto de la entrada y salida ultra-rápida de ellas.

Entre ellos, podemos mencionar los siguientes: filtros (pasivos) de rechazo de armónicas, (sintonizados por default para rechazar la 5ª armónica), filtros LCL (ayudan a la disminución de la 5ª y la 7ª armónicas), filtros de bloqueo de la 3ª armónica (propios para las redes donde existen PC y equipos de cómputo de procesamiento de datos), filtros EMI ( para mitigar la interferencia electromagnética), reactores de choque de corrientes armónicas (para la electrónica de rectificación que controla los variadores de velocidad), transformadores de aislamiento de armónicas, transformadores zig-zag o con fase desplazada, supresores de transientes de energía (TVSS, por sus siglas en inglés), filtros activos de armónicas (generan corrientes que contrarrestan las armónicas presentes en la red), sistemas de puesta a tierra de alta eficiencia, equipos UPS on-line e interactivos que proporcionan energía en caso de falla de la red suministradora y, además, contienen otras prestaciones como regular la frecuencia y absorber sags, swells, altos voltajes sostenidos, bajos voltajes sostenidos y disminuir el ruido eléctrico, entre otras.

——————————————————————————————————————-

Víctor Rodríguez Reyna
Egresado de la Facultad de Ingeniería de la UNAM. Cuenta con más de 30 años de experiencia profesional en la administración de soluciones de ingeniería. Fue profesor de asignatura en dos instituciones académicas.  Se desempeñó como gerente corporativo de facilities para centros de cómputo en tarjetas de crédito Prosa-Carnet. Ha sido director de diversas empresas privadas y actualmente es socio-director de Capacitores Alpes Technologies México.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba