Columna

Calidad de la energía eléctrica en México (última parte)

Víctor Rodríguez Reyna.

“Si se instrumentan políticas públicas en conjunto con los organismos del gremio eléctrico, se habrá dado un paso importante para incorporar a México a la energía de calidad”.

El usuario también puede efectuar arreglos en la arquitectura eléctrica para disminuir desbalances y mejorar sustancialmente la denominada supercarretera base de todo sistema eléctrico: sus sistemas de puesta a tierra, estableciendo uno para cada uno de los usos típicos de las redes eléctricas: para la electrónica (cero lógico de referencia), para drenar las corrientes de cortocircuito en equipos y de masas metálicas, y para la descarga de rayos; todos interconectados equipotencialmente dentro del subsuelo para impedir diferencias de potencial que dañen equipos o pongan en riesgo la vida de las personas.

Por parte de legisladores, autoridades y organismos públicos de nuestro país, se requiere el desarrollo e instrumentación de políticas públicas direccionadas específicamente a evitar las mermas ocasionadas por las emisiones armónicas, los switcheos de cargas y los disturbios electromagnéticos ocasionados por la suministradora y por los usuarios; asimismo, la elaboración y aplicación de normas que las tipifiquen o estandaricen, limiten y mitiguen a niveles aceptables. El direccionamiento pretendido es que su cumplimiento sea de carácter obligatorio, debido a que no es suficiente que se cuente con una norma cuyo cumplimiento es opcional, ya que no es una norma oficial.

Por parte de los organismos y asociaciones del sector eléctrico-electrónico, fabricantes y sociedad civil en general, se precisa su inmersión y participación activa en la formulación de propuestas de documentos normativos para la mitigación, medición de los parámetros (aspecto sustancial para las soluciones sobre calidad de energía) y establecimiento de límites de los disturbios electromagnéticos referidos, tanto para fabricantes, como para los usuarios de energía eléctrica.

Por parte de los fabricantes de dispositivos de control, automatización y tecnologías de la información, el diseño y la manufactura de equipos con fuentes de alimentación que emitan un muy bajo nivel de armónicas. Se dice que a largo plazo estarán disponibles y serán comunes; sin embargo, el costo es una barrera importante para lograrlo.

Por parte de la compañía suministradora, instrumentar un mejor manejo de la producción, transformación, distribución y manipulación de las prácticas operativas del fluido eléctrico, desde su origen hasta su llegada al consumidor.

Por parte de los usuarios, apegarse al marco normativo que todos los involucrados establezcan en materia de emisión de armónicas, switcheos, calidad de energía y de eficiencia energética en general.

Finalmente, es necesario tener en cuenta que normar una mejor calidad de energía involucra también la logística operativa para la medición de los parámetros ya expuestos. El reto no es menor, pero si se instrumentan políticas públicas en forma mancomunada con los organismos del gremio eléctrico, se habrá dado un paso importante para incorporar a México a la energía de calidad que demanda el siglo XXI.
——————————————————————————————————————-

Víctor Rodríguez Reyna
Egresado de la Facultad de Ingeniería de la UNAM. Cuenta con más de 30 años de experiencia profesional en la administración de soluciones de ingeniería. Fue profesor de asignatura en dos instituciones académicas.  Se desempeñó como gerente corporativo de facilities para centros de cómputo en tarjetas de crédito Prosa-Carnet. Ha sido director de diversas empresas privadas y actualmente es socio-director de Capacitores Alpes Technologies México.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba