Columna

CFE, en el campo de las renovables

Víctor Manuel Mena Vázquez.

“El aspecto regulatorio está jugando un papel importante para que la generación mediante energías renovables se vuelva más rentable”.

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) es una empresa que ha sabido no quedarse estática y adaptarse a los cambios en cuestiones de modernización. En la década de 1990, la generación provenía de un parque de termoeléctricas; más tarde se emigró a plantas que presentaban mayor eficiencia, las de ciclo combinado, que no deja de ser termoeléctrica bajo otro régimen; todo esto para buscar ser más eficiente en el parque de generación, porque, en sí, se agotaron aquéllas en las que se podía tener energía más económica, como son las hidroeléctricas. Este tipo de energía se aprovechó en la década de 1970, en toda la cuenca que está en Veracruz y en Chiapas, así como ahora se está aprovechando una de las últimas, que es La Yesca.

La CFE ha tenido que buscar cómo enfrentarse a los cambios para cubrir la demanda de energía. En la actualidad, se tienen 35 millones de usuarios, de los cuales 98 por ciento son domésticos, es decir, volumen; sin embargo, el 2 por ciento restante, que son todos los usuarios de gran magnitud, CFE tiene que manejarlos con planeación a corto y mediano plazo. Por ello surge la pregunta, ¿de dónde se puede obtener energía para cubrir la demanda?

Las energías renovables tienen ciertos rasgos que todavía las mantienen al margen. La energía eólica no es constante, porque la incidencia del viento varía; en el caso de la fotovoltaica, la constancia es mayor, pero apenas se comienza a avanzar en ese rubro. Hace aproximadamente 12 años, CFE entró en el campo de las renovables con una planta eólica en La Venta. Como sucede siempre con los primeros intentos, se tuvieron problemas de tipo operativo, pero se superaron. Ese fue el detonante. Entonces aparecieron grupos de distintas naciones que están aprovechando un parque eólico demasiado grande para CFE.

Todo esto se debió a la apertura de la Ley del Servicio Público de Energía Eléctrica. Con ello, se establecieron condiciones de trabajo que le dan soporte. El aspecto regulatorio está jugando un papel importante para que sea más rentable. Desde el punto de vista comercial, CFE establece alianzas con las empresas que desarrollan los parques; de forma coordinada se obtienen beneficios para el país.

Ya existen términos bajo los cuales se comienza a ahorrar energía, se comienza a dejar de emitir CO2. Pero para el funcionamiento de los aerogeneradores, por ejemplo, las corrientes de viento son empleadas por las aves migrantes y se deben tomar en consideración dentro de los cálculos, porque se busca evitar el deterioro ambiental. En el caso de la hidroeléctrica, es una forma de generación limpia, pero, al estar al final de la cuenca, llega un momento en que también presenta repercusiones ambientales cuando se satura.

Respecto de la nucleoeléctrica, tras los pasados incidentes en Japón, hubo un reajuste en el diseño de este tipo de plantas. Se tiende a pensar que esta energía es demasiado peligrosa, pero se debe tomar en consideración el factor humano; es decir, qué tanto influye la participación de las personas en el manejo de la planta, porque la energía es limpia; el problema, fuera del factor humano, son los desechos.

La revisión de la NOM-001-SEDE ya comprende los aspectos de seguridad para los sistemas de generación mediante renovables. Ahora, lo importante es que los ingenieros implementen los aspectos legales, no desde el punto de vista del derecho, sino de conocer los requerimientos de ley para que el trabajo sea más eficiente.
——————————————————————————————————————————————————-

Víctor Manuel Mena Vázquez

Es subgerente Comercial de la División Golfo Centro en la Comisión Federal de Electricidad.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba