Contratista

Profesión con lealtad

Construir bajo normas de seguridad, superarlas y garantizar con ello la integridad de los usuarios, las premisas en la ingeniería de Leo Cedillo Gómez.

“Procuro que al final de mi trabajo se obtenga una instalación de calidad y segura para los usuarios”.

Itzel Liévanos / Bruno Martínez, fotografías.

Apasionado de su profesión y comprometido con Canalizaciones e Instalaciones de Sudamérica (Caninssa) y con su familia, el ingeniero Cedillo Gómez ha impulsado la generación de una obra eléctrica basada en una filosofía de garantía y calidad, cuyos beneficios se ven reflejados en los bolsillos de los usuarios finales.

“Construir una instalación eléctrica correcta y segura es la filosofía de nuestra empresa”.

Constructor Eléctrico (CE): Cómo inició la empresa
Leo Cedillo Gómez (LCG): Caninssa inicia operaciones en 2007 como una necesidad hacia la industria eléctrica; cuenta con 13 años de experiencia, gracias a los fundadores, dentro del sector de la construcción eléctrica en alta, media y baja tensión, excavaciones y canalizaciones.

A lo largo de estos años, hemos trabajado en numerosas obras: para administraciones públicas, constructoras privadas y empresas particulares, en distintos puntos de la Península de Yucatán, la Ciudad de México, Quintana Roo, Tabasco y la Ciudad de Managua, en Nicaragua; con una plataforma de 50 empleados directos en su operación.

CE: Cómo fue su primera obra eléctrica o electromecánica
LCG: La primera obra electromecánica que realizamos, ya como Caninssa, fue una subestación particular, con un transformador tipo pedestal trifásico de 150 kVA, y la remodelación en baja tensión para una fábrica de alimentos en el Estado de México, Frivasa, que se dedica a la producción de chicharrón y embutidos, ubicados en Xalostoc, propiedad del señor Víctor Ríos, quien nos brindó la oportunidad de trabajar con él.

CE: De qué manera mantiene un equilibrio entre su vida profesional y la familiar
LCG: Nuestra filosofía es “Trabajar para el crecimiento de nuestras familias”. En este aspecto, procuramos que nuestras familias y trabajadores consideren el trabajo como algo cercano, sin pretender competencia entre el tiempo laboral y el de la familia. Por eso hemos procurado mantener un horario de trabajo considerable, pues dedicamos la mañana y parte de la tarde a la empresa, y procuramos evitar citas o compromisos de trabajo después de las 6 de la tarde.

Al terminar mi horario laboral, paso tiempo con la familia, atiendo las tareas de mis hijos, y los fines de semana también son exclusivos para mi familia. Este equilibro me ha permitido llevar una vida más sana, que se refleja en mi salud física y mental.

CE: Qué enseñanza le ha dejado ser contratista
LCG: Lo primero que aprendí es que ser contratista es tener la mente abierta al conocimiento y no cerrarme ante las nuevas tecnologías que van saliendo en el mercado. Procuro que al final de mi trabajo se obtenga una instalación de calidad y segura para los usuarios; otra lección ha sido que ser contratista es convertirme en un buen administrador, pues se debe ser organizado para que los suministros lleguen a tiempo a las obras, y que la mano de obra tenga las herramientas necesarias para su instalación.

CE: Cuál es el estatus de la obra eléctrica en el Sureste mexicano
LCG: Hemos visto que en nuestra región se han dado muchos cambios en cuanto a la obra eléctrica, ya que podemos observar que en el Estado de Quintana Roo la construcción de grandes complejos turísticos requiere de instalaciones seguras y con sistemas de respaldo.

Por otro lado, en Yucatán se han tenido que construir obras robustas. En Campeche podemos observar un crecimiento en el área de viviendas y en su consolidación como región pesquera. Y, por supuesto, con las plataformas de Pemex, en Ciudad del Carmen, donde se requieren instalaciones de última tecnología para la operación y seguridad de sus empleados.

Todo esto nos da un panorama de que en el Sureste mexicano las obras eléctricas no se han dejado de realizar, aunque, en el último año, el tiempo de ejecución de éstas ha sido lento y pausado, pero sin detenerse.

CE: A título personal, cómo ha contribuido para mejorar la obra eléctrica mexicana
LCG: Me considero una persona innovadora, con ideas que puedan contribuir a que la obra eléctrica sea más eficiente y más segura. Así que he podido intervenir en reuniones con personal de obra de la CFE, empresa con la que he trabajado de manera cordial.

Por ejemplo, en la obra eléctrica del sector de la vivienda se busca innovar, producir nuevas tecnologías, por lo que ahora es común que las instalaciones sean subterráneas en esta zona, que, por su misma situación geográfica, se sitúa como un lugar sensible a los embates de los huracanes.

Por tal motivo, nos hemos esforzado en asegurar que las instalaciones cumplan y rebasen las normas de seguridad para evitar su movimiento por los fuertes vientos de estos fenómenos meteorológicos.

Otro punto que ha sido importante es asegurar que las conexiones sean suficientemente resistentes a la entrada de humedad o agua, ya que, durante los huracanes que hemos vivido, las instalaciones quedan bajo el agua. Esto nos ha motivado para mejorar que nuestra mano de obra sea calificada para que las instalaciones y conexiones resistan estos fenómenos climatológicos y puedan seguir operando una vez pasada la contingencia. Construir una instalación eléctrica correcta y segura es la filosofía de nuestra empresa.

CE: Cuáles han sido algunos de sus más grandes proyectos
LCG: Las instalaciones subterráneas de los complejos de viviendas del Grupo Promotora Residencial, empresa líder en el Sureste mexicano, y  en las torres del Nuevo Malecón Américas, edificios que se levantan cerca de la laguna Nichupte y que son el referente comercial de Cancún.

Otra obra que fue un reto para mí fue la construcción de la línea de fibra óptica de Río Blanco hacia Siuna, ubicada en Nicaragua. Fueron cerca de 120 km en las laderas de montañas y pastizales, y en un país donde las costumbres son diferentes a las nuestras y que logramos conjugar con cordialidad. Así que fueron dos grandes retos que pudimos concluir, en los cuales crecimos como personas y como empresa.

CE: Quiénes han sido sus maestros a lo largo de su vida
LCG: El mejor maestro de vida ha sido mi padre. A la vez he tenido la fortuna de convivir con grandes personas del medio eléctrico en el Sureste, y creo que en mi formación profesional han sido dos personas las que, con su experiencia y capacidad, me ayudaron a comprender la importancia de las instalaciones eléctricas.

El primero fue el ingeniero Jorge Carlos Fernández Cadavieco, con quien inicié mis primeros pasos en la construcción de obras eléctricas. Otra persona a la que le aprendí la configuración eléctrica de la red de la ciudad y de la región fue el ingeniero Eulogio Carballo, quien es parte de la CFE, y con quien he podido, al día de hoy, intercambiar experiencias y conocimientos sobre el comportamiento de materiales y de la energía eléctrica.

CE: Cuáles son los más grandes retos a los que se ha tenido que enfrentar como contratista
LCG: Quizá todo comenzó cuando, siendo trabajador de una empresa, me pusieron a cargo de una obra; ahí tuve que poner a prueba todos los conocimientos adquiridos durante mi carrera universitaria.

Aunque el gran reto ha sido aprender a ser empresario. No tenía ni la más remota idea de lo que iba a enfrentar. Por ejemplo,  el tener que cumplir con las obligaciones ante las diferentes instancias de Gobierno me ha dado un panorama diferente de cuando era empleado.

CE: Cuáles son sus planes para los próximos cinco años
LCG: Junto con mi socio, el ingeniero Luis Hernán Peraza Cadavieco, nos hemos propuesto tener metas cada año.

Este año que viene, pensamos abrir una comercializadora de material eléctrico especializado en media tensión, para satisfacer y abastecer a los contratistas eléctricos que están comenzando en esta industria.

Ya se han podido establecer alianzas con diferentes fabricantes y estamos en la planificación de la operación y el mercadeo. Otro plan que tenemos es el de poder continuar con obras en el extranjero para así llevar los productos que nuestro país fabrica, por ejemplo, a Centroamérica.

CE: Si tuviera la posibilidad de reelegir su profesión, ¿optaría por el mismo camino?
 LCG: La obra eléctrica me apasiona, y si tuviera que escoger mi profesión seguro sería la electricidad.

Aquel ingeniero que, al terminar una instalación, no se ha experimentado alegre al encender las luces y las maquinarias y escuchar su movimiento, ni se ha imaginado lo que ahí ocurrirá o las familias y los niños que podrán jugar en el parque por la noches, si no se siente feliz, es signo que equivocó su camino en el ámbito profesional.
——————————————————————————————————————————————————

Gran Santa Fe II red de distribución
Sobre cualquier inclemencia, la red de distribución subterránea avala el servicio eléctrico de miles de familias de un complejo residencial en la Riviera Maya.

255 mil m2 1 mil 300 residencias electrificadas mediante una red subterránea en media y baja tensión con un sistema de alimentación de 3F-4H.

En 2005, el huracán Wilma, que azotó la Península de Yucatán sirvió como un aliciente para el surgimiento de una construcción segura y eficiente. Desde entonces las empresas, como Canalizaciones e Instalaciones de Sudamérica (Caninssa), se han preocupado por el montaje de redes de distribución que garantizan, pese a los desastres naturales, un servicio energético de calidad.

Con de 13 años en la industria eléctrica y un equipo compuesto por 50 profesionales, el ingeniero Leo Cedillo Flores ha trabajado para los grandes complejos habitacionales del Sureste mexicano, como es el caso del conjunto residencial Gran Santa Fe II, en Cancún, Quintana Roo.

Comprendido por una extensión de poco más de 255 mil m2, esta unidad albergará a cerca de 1 mil 300 familias, quienes gozarán de un servicio eléctrico fluido, gracias a los criterios, métodos, equipos y materiales empleados por Caninssa en su instalación, la cual fue concebida  bajo las normas y especificaciones de las líneas subterráneas editadas en 2008 por la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y la NOM 001-SEDE-2008.

Para el complejo residencial Gran Santa Fe II, Caninssa llevó a cabo no sólo la instalación, sino el proyecto integral de éste. Durante dos meses, Leo Cedillo se enfocó en el diseño de la red de distribución, mientras que el trabajo en campo le ha llevado alrededor de tres años.

El estado actual de la obra es del 50 por ciento, con el compromiso de entrega para los primeros meses de 2014.

Tanto alumbrado público como instalación de la CFE, cableado de televisión y al igual que el telefónico corrieron a cargo de Caninssa.

Instalación confiable
Es una red de distribución subterránea en media y baja tensión, la cual consiste en un circuito a 3F-4H con conductor XLP cal 3/0 KCM 15 KvA al ciento por ciento, NC con conductor cal 1/0 Zn, que se conectó a una de las vías en 200 amperios.

Los circuitos en 3/0 alimentan derivadores j3 y j4 15 kV, de los cuales tienen su origen en ramales monofásicos (A,B,C) a 1F-2H con conductor XLP cal. 2 Zn, que alimentan a los trasformadores conectados en operación radial. Y los circuitos de baja tensión en 600 V con cable XLP cal 1/0 y 3/0 poseen una configuración radial y no más de cuatro circuitos por banco.

En los servicios para lotes comerciales y áreas de donación se dejó una preparación por medio de una tubería de 4” de reserva. Todos los circuitos de media y baja tensión, así como las acometidas domiciliarias se identifican por medio de marbetes.

Transformadores
Los transformadores que se utilizaron fueron monofásicos, de una boquilla de alta tensión tipo sumergibles. Las capacidades de éstos son de 37.5, 50 75 y 100 kVA, con una relación de transformación de 13 mil 200 YT/7620-240/120 V, con derivaciones de 2.5 por ciento cada uno, dos arriba y dos abajo del voltaje nominal, todo instalado en bóveda de concreto, conforme a la norma.

Además, los transformadores no se saturan a más del ciento por ciento de su capacidad y cuentan con avisos de prueba de laboratorios de la CFE y puesta en servicio (TTR, dieléctrico del aceite, aislamiento y hermeticidad).

Sistema de tierras
Como se indicó anteriormente, el sistema de alimentación que se utilizó fue el tipo 3F-4H, por lo que en los registros en los que se instalaron transformadores se tiene una tierra profunda hasta el manto freático. Para la red de baja tensión se instaló el sistema en los registros donde rematan los circuitos.

El bajante del murete a tierra es de alambre CU cal 8, como mínimo, y para las tierras de los equipos se utilizó cable de cobre desnudo número 1/0 y varilla de 3 mil mm de largo por 15 de diámetro.

El conductor de alambre desnudo del número 2 de cobre está conectado con el transformador, y el neutro de baja tensión, en el suelo, en este punto se une con el cable no. 1/0 de cobre y en el extremo inferior la varilla, que es la que llega hasta el manto freático.

Para la instalación de cable desnudo 1/0 de cobre y la varilla Copperweld se unieron con soldadura autógena o unida a través de conectores, y se hizo una perforación hasta el manto freático, para así obtener valores de resistencia no mayores a 5 ohms en época de lluvia, y 10 ohms en época de estiaje. Todos estos valores están sujetos al visto bueno del personal del laboratorio de la CFE.

Canalizaciones y materiales
Las canalizaciones se construyeron de acuerdo con lo establecido en las normas de distribución y construcción de líneas subterráneas para zonas de contaminación editadas por la CFE en 2008.

Todos los materiales y equipos están debidamente protocolizados por el Laboratorio de Pruebas Eléctricas y de acuerdo con las disposiciones de la CFE. De igual manera, los conductores y conectores múltiples que se utilizaron en la red se sometieron a pruebas de puesta en servicio por la Comisión Federal de Electricidad.
——————————————————————————————————————————————————-

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba