LíderesNegocios

Con la mirada en el futuro

El actual líder de Etal tiene una visión objetiva y bien documentada del mercado mexicano. Con ello ha proyectado una reestructura inteligente y sólida de la empresa. “Renacer”, le llama David Ganser, el artífice de este proyecto.

“Se trata de que todos procuremos mejorar cada aspecto de nuestras vidas, diariamente, constantemente. Todos los demás retos son temporales”.

Por  Christopher García / Bruno Martínez, fotografías.

David Ganser Tras 50 años de trabajo continuo, enfocados en la mejora de procesos y en ofertar productos de calidad, Etal vislumbra metas significativas para el futuro reciente. David Ganser, General Manager para México, destaca que la empresa está renaciendo, con todas las virtudes que implica una manera más eficaz de hacer las cosas.

Con la confianza en su equipo de trabajo y la certeza de que lo mejor está por venir, asume el reto de llevar a la empresa a las posiciones más sobresalientes de la industria.

Constructor Eléctrico (CE): ¿Cómo fue el proceso de incorporación a Etal?
David Ganser (DG): El dueño de la empresa había iniciado una búsqueda por medio de un headhunter. Él quería un ingeniero, con experiencia en manufactura, con conocimientos de la cultura de negocio norteamericana. Mi educación y experiencias fueron precisamente lo que Etal requería. Además, como es una empresa familiar, era muy importante que tuviéramos buena “química” entre nosotros, ya que eso es vital para desempeñarse en un puesto estratégico como éste. Desde el inicio, nos dimos cuenta de que ambos estábamos enfocados en las partes críticas de una empresa técnico-industrial. La condición en el desarrollo de los procesos, las herramientas y los equipos son muy importantes, tanto a corto como a largo plazo; pero, por encima de todo, es primordial fortalecer la filosofía de calidad de los que conforman esta familia llamada Etal.

CE: ¿Cuáles fueron los principales problemas que enfrentó a su llegada?
DG: Etal no tenía sentido de urgencia. La gente estaba acostumbrada a no cumplir con los requerimientos de los clientes, y esta situación se consideraba normal y aceptable. Cuando yo mencionaba que quería cotizar en cinco minutos, entregar productos estándares en dos días, la gente me veía como un loco que no entendía lo “especial” de nuestra industria.  Pero la verdad es que todas las industrias son “especiales”, y todas las industrias requieren respuestas rápidas, soluciones específicas, cotizaciones expeditas, entregas de productos a tiempo.

CE: ¿Cómo fue la respuesta de los demás integrantes de la compañía?
DG: Como en cualquier situación, había gente inconforme. En mi caso, estaban en mi contra por varias razones –por ser norteamericano, por falta de experiencia en nuestra industria, por no tener muchos años con la empresa. Pero tuve la suerte de encontrar líderes en la empresa, y traje a otros, a quienes había conocido durante mis años en otras compañías. Juntos conformamos un gran equipo, decididos a transformar a la empresa.

CE: ¿Cuál ha sido su mayor reto como general Manager?
DG: Mi mayor reto ha sido una cultura de mejora continua en Etal, tanto desde el punto de vista profesional como personal. Tenemos un programa formal de mejora continua, y esperamos la participación de cada empleado en este programa. Pero, además, se trata de que todos procuremos mejorar cada aspecto de nuestras vidas, diariamente, constantemente. Todos los demás retos son temporales –la compra de nuevas máquinas, la obtención de un nuevo cliente o contrato, un cambio organizacional: todos son temporales; vitales, tal vez, y con un efecto inmediato. Pero la cultura de mejora continua es algo que espero que se quede por décadas en la empresa.

CE: ¿Cuál ha sido su aporte para el éxito de Etal?
DG: Formar equipos de trabajo y asegurar que todos tienen las herramientas necesarias para cumplir con los objetivos, sea computadoras, programas CADCAM, máquinas de producción, medición y prueba, capacitación; fue un paso clave. Descubrí que es más sencillo dejar que ellos mismos tomen la responsabilidad, la decisión, la dirección dentro de sus áreas. Y en lo personal, eso ha sido lo más difícil, pero, a la vez, lo más divertido de mi trabajo: verlos crecer y madurar como profesionales, individuos, y como parte integral de la empresa.

CE: ¿Qué soluciones ofrece Etal a la industria eléctrica?
DG: La industria eléctrica requiere una gran variedad de contactos para transmitir electricidad. En Etal, ofrecemos a la industria eléctrica una gran variedad de contactos eléctricos y sus componentes (soportes, pastillas, casings), terminales, interruptores. Utilizamos una gran cantidad de compuestos y aleaciones de plata, cobre, tungsteno, molibdeno, óxidos y otros para formar las pastillas del contacto. Fabricamos soldaduras. Tenemos un área de fundición de cobre de alta conductividad, tanto en arena verde como molde permanente, y un área completa de maquinados. Troquelamos terminales, soportes y otros componentes. Hacemos el ensamble y plateamos con diferentes metales (estaño, plata, plomo, etc.). Proveemos directamente a los fabricantes principales mundiales de productos eléctricos, como Schneider Electric, Square D, Siemens, General Electric, al igual que a distribuidores para la CFE y otros sectores. Además, ofrecemos una solución única para el área de mantenimiento eléctrico, porque nosotros podemos hacer ingeniería inversa para sacar contactos de primera calidad a costos muy competitivos.

CE: ¿Cómo ha llegado Etal a posicionarse en el mercado mexicano?
DG: Etal está posicionándose como el primer fabricante “no cautivo” de contactos eléctricos en México. ¿Qué quiere decir “no cautivo”? Algunos fabricantes producen sus propios contactos eléctricos, estos fabricantes se llaman “cautivos”, porque su mercado está limitado a su misma empresa. Etal no es “cautivo” porque podemos fabricar para diferentes clientes.

Nuestro mercado en México está invadido por productos de importación –de EUA, Europa, India y China– y por plantas “cautivas”. Nosotros competimos exitosamente con estos proveedores, tanto en precio como en conocimientos y técnicas de producción. Somos el único fabricante con la tecnología ya desarrollada para fabricar fundiciones de molde permanente con alta conductividad.

CE: ¿Cuáles son los logros más significativos que ha tenido la empresa en México?
DG: Etal es la única empresa en México, y tal vez en el mundo, totalmente integrada verticalmente, capaz de producir materias primas, contactos eléctricos de toda la gama, desde contactos pequeños, de menos de 5 gramos, hasta contactos arriba de 4 kilogramos, con procesos como fundición en arena, molde permanente, maquinado de precisión, metalurgia y sinterizado de polvos preciosos, inyección y encapsulación de plásticos, troquelado, ensamble, soldadura por inducción, pintura y plateada.

CE: ¿Cuál es su perspectiva del sector eléctrico mexicano?
DG: En México estamos acostumbrados a tener un sistema mediocre de suministro eléctrico. No tiene que ser así. Según The Global Competitiveness Report 2012-2013, México está en el lugar 79 en la calidad de suministro eléctrico. Eso es lo malo. Lo bueno para el sector eléctrico Mexicano es que el lugar 79 representa una oportunidad para mejorar. Hay muchos impedimentos burocráticos y políticos para la mejora, pero ningún impedimento nos puede desviar de nuestra meta de presentar a México un suministro eléctrico de clase mundial, y así ayudar a la competitividad industrial en el país. Eso dependerá del compromiso de los involucrados y resultará en un sector eléctrico mexicano creciente.

CE: ¿Cómo ha sido el desarrollo de la compañía durante este año?
DG: Etal invirtió en nueva tecnología y productos durante 2012 y 2013, tanto en dinero como en tiempo. Muchas de estas inversiones y desarrollos de nuevas tecnologías y productos apenas están llegando a fundición. Personalmente, estoy contento porque, aunque seguimos en una economía medio estancada, hemos obtenido buenos resultados y nos estamos preparando para un crecimiento importante en 2014.

CE: ¿Cómo definiría a la compañía?
DG: Etal cumplió 50 años en agosto de este año. Pero, como el ave fénix, Etal es ya una empresa “renacida”, “revivida”, con muchas esperanzas de mejorar, mucha gente joven, inteligente, profesional, preparada, motivada, que está desarrollando nuevos productos y logrando que Etal esté listo para los siguientes 50 años.

CE: ¿Cómo asume el compromiso del liderazgo?
DG: Desde mi punto de vista, yo, personalmente, siempre tengo la responsabilidad para todo lo malo que hacemos: todos los errores, atrasos, malas comunicaciones, el scrap, las ineficiencias, la falta de herramientas, gente no capacitada. Todo. ¿Por qué? Porque si yo hubiera enfocado las prioridades de la empresa un poco diferente, podríamos haber evitado estas fallas. Es por ello que, al asumir esta responsabilidad, viene la autoridad de tomar las acciones necesarias para corregir y prevenir. También, desde mi punto de vista, cuando hacemos algo extraordinariamente bien, es muy importante reconocer a los involucrados.

CE: ¿Qué proyectos vienen?
DG: Ya tenemos un departamento de Investigación, Innovación y Desarrollo. Tienen una variedad de proyectos de nuevos materiales que hasta hoy sólo están fabricados en el extranjero. Con el gran apoyo de CIATEQ y CONACYT, esperamos muy pronto sacar prototipos para presentarlos a la industria eléctrica mexicana.
————————————————————————————————————————————————–

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba