DestacadosGlobal

Borås por cero emisiones

Garantizar la seguridad del abastecimiento energético y reducir las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera son objetivos que la ciudad sueca Borås lleva a la práctica mediante la inclusión de energías renovables y estrategias de eficiencia energética. Alcanzar cero emisiones a la atmósfera la convertiría en un ejemplo para todo el mundo.

Por Antonia Tapia.

a00041361Borås Energi och Miljö alienta entre su población el uso de energía térmica, biomasa y biogás

Desde hace décadas, en algunos países del Norte de Europa el uso de energías renovables se practica de manera extensiva, pero no cabe duda de que Suecia es líder en esta materia. A partir de 1980, la pequeña localidad de Borås, situada al Oeste del país, lleva a la práctica diversas estrategias con el objetivo de alcanzar mayor eficiencia energética y ser una ciudad ciento por ciento sostenible.

“Nuestro sueño: una ciudad libre de combustibles fósiles” es el lema de esta ciudad, que cuenta con poco más de 100 mil habitantes y con una temperatura media anual de 6.5 grados centígrados. Para concretar esa ambiciosa meta, los ciudadanos de Borås comenzaron su plan de acción enfocándose en una serie de recursos energéticos que son más amigables con el ambiente.

Así, Borås Energi och Miljö, la compañía de energía de propiedad municipal que se encarga de la recolección de residuos, producción de calefacción urbana, refrigeración y electricidad, implementó un programa que a la fecha se compone de tres fuentes de energía: energía térmica, biomasa y biogás.

Biogás
De acuerdo con datos de Borås Energi och Miljö, en la ciudad sólo 4 por ciento de las 200 mil toneladas de basura termina en los colectores y 30 mil toneladas de basura orgánica se convierten en 3 millones de metros cúbicos de biogás.

En la ciudad, 85 por ciento de los vehículos de la compañía funcionan con biogás y el resto es empleado en el transporte público local.

Electricidad
La electricidad se genera por medio de 4 centrales hidroeléctricas que generan 44 gigawatts hora y una termoeléctrica que genera 134 gigawatts hora, la cual utiliza para su funcionamiento biocombustibles extraídos de los residuos forestales.

Calefacción
La calefacción urbana se distribuye a través de tuberías subterráneas. La construcción de la red de calefacción se inició en 1959 y hoy en día cuenta con aproximadamente 300 kilómetros de tuberías de calefacción.

Por otro lado, adicional a la red central, en la pequeña comunidad de Fristad, en el centro de Borås, también existe una red de calefacción que depende para su funcionamiento de cuatro calderas de biocombustibles.

Refrigeración
En 1996, la empresa de energía construyó una red de enfriamiento distrital para proveer a sus clientes de un sistema ecoamigable, con viabilidad económica y que representa una alternativa al aire acondicionado. Al día de hoy, este sistema genera hasta 7 megawatts.

El enfriamiento distrital se produce por medio de dos enfriadores de absorción que funcionan con agua en lugar de electricidad. Esta última sólo emplea una pequeña cantidad para el funcionamiento de algunas partes del sistema, como pueden ser las bombas o los ventiladores.

La refrigeración se produce en los enfriadores con el remanente de calor obtenido de los residuos. Cuando no hay remanente, se emplea tecnología convencional. Con esta red de refrigeración distrital se alimentan industrias, oficinas, centros comerciales y el hospital local.

Red de calor inteligente: un modelo de la región
En Borås se utilizan cuatro calderas de biocombustibles y dos calderas de gas LP para brindar calefacción a más de 4 mil hogares. Desde 2006, la compañía canadiense Dalkia se encuentra a cargo de la operación del sistema de energía del distrito, y en 2010, la firma puso en funcionamiento una red de calor inteligente, que es el equivalente a una red inteligente eléctrica, pero que se focaliza en la distribución del calor.

Benoît Bardon, jefe de Comunicaciones de Dalkia, en entrevista para Constructor Eléctrico explicó que la Smart Heat Grid consiste en un sistema de energía que tiene como objetivo controlar la demanda de calor, con el fin de reducir el consumo al adaptar su producción y distribución para que sea más eficiente.

Este tipo de estrategias se emplean para disminuir el consumo, dado que las necesidades de calefacción varían en el transcurso de un día, dependiendo de la cantidad de luz solar y la temperatura exterior. En una red de calefacción urbana multicombustibles, existen algunos periodos en los que la energía que se produce a partir de la biomasa no se utiliza y se pierde; por eso, para evitar las pérdidas, Borås Energi och Miljö contrató los servicios de Dalkia para construir un tanque de almacenamiento, cuyo depósito es de 37 mil metros cúbicos.

“Dalkia optimiza el sistema mediante el almacenamiento de la energía producida como agua caliente durante los períodos de bajo consumo. Cuando la demanda da picos de calor, el agua caliente se envía a la red de calefacción urbana”. Benoît Bardon precisa que esta solución es renovable, porque para su funcionamiento el sistema emplea biomasa y el calor de las aguas residuales. A la vez, es sostenible, ya que sólo se utilizan recursos locales. Además, agrega que Borås Energi och Miljö reduce la dependencia de combustibles fósiles y emisiones de gases de efecto invernadero en aproximadamente 5 mil 500 toneladas métricas al año.

Del mismo modo, Bardon afirma que la solución es rentable, porque con este tanque de almacenamiento de agua caliente se evita la construcción de nuevas plantas de calefacción, se reducen los costos de mantenimiento, se disminuye el empleo de combustibles fósiles y se optimiza el calor de carga base.

Actualmente, las soluciones que emplean energías renovables y sistemas de almacenamiento se implementan en diversos países europeos, como Francia, Polonia y República Checa. De hecho, Dalkia maneja alrededor de 450 plantas de biomasa distribuidas en 35 países.

Al consultar con Benoît Bardon sobre la recepción que ha tenido este proyecto dentro de la comunidad, subraya que lo que se busca es reducir drásticamente el uso de combustibles fósiles, por lo que es muy bien recibido por la comunidad. Agrega que la iniciativa ha sido apoyada y desarrollada por el Ayuntamiento de la ciudad, y que en Suecia existe un fuerte compromiso en la reducción de la huella de carbono.

El jefe de Comunicaciones de Dalkia indica que el gran reto de este tipo de proyectos es convencer a algunos gobiernos locales de que las soluciones verdes no deben resumirse únicamente en forma de electricidad verde, sino que es necesario buscar otras alternativas, como la energía térmica verde, que es una muy buena solución para disminuir la huella de carbono.

a00041363Plantas de Borås Energi och Miljö
Sobacken: en esta planta se realiza la selección de residuos con el objetivo de generar biogás, energía que sirve para alimentar los vehículos de la empresa y el transporte público.

Planta Rya: localizada en Borås y en funcionamiento desde mediados de la década de 1960, en su interior se recupera el excedente energético de los sistemas de calefacción y refrigeración. La energía se obtiene por combustión en una caldera que utiliza para su funcionamiento distintos tipos de residuos.

Planta de tratamiento de aguas residuales Gässlösa: es la más grande de Borås y de ella también se extrae biogás.

Centrales hidroeléctricas: la ciudad cuenta con cuatro pequeñas centrales hidroeléctricas, las cuales suministran energía eléctrica a la ciudad. Regularmente generan 20 GWh en total.
Fuente: Borås Energi och Miljö
————————————————————————————————————————————————-

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba