Columna

Empresas extranjeras en el país

Por Felipe Lascurain.

Ya se encuentran en México empresas europeas de construcción, básicamente de nacionalidad española, las cuales, al no tener oportunidades de trabajo en sus países o en Europa, no sólo por la crisis que enfrenta el antiguo continente –derivada principalmente de la pillería de políticos o empresarios–, han tenido que abandonar sus plazas para incursionar en nuestro país.

Hay que tener mucho cuidado para poder describir o investigar quiénes son estas empresas trasnacionales de la construcción que, probablemente –aunque no privativamente–, vía la corrupción estarán llevando a cabo la ejecución de obra pública. Por supuesto, para poder desarrollar estas labores, requerirán de constructoras mexicanas, las cuales han sido siempre muy sufridas.

Uno de los esquemas más recurrentes de la construcción en México ha sido la subcontratación de empresas mexicanas, como si se tratara de demeritar la ingeniería que se desarrolla en el país. Lo cierto es que debería ser al revés: empresas nacionales que contraten eventualmente a empresas internacionales.

Bajo esta última lógica, la vulnerabilidad en que se encuentran los contratistas mexicanos podría ser mayor al cuantificarse la participación extranjera. Ya comienzan a darse contratos a discreción a firmas españolas, estadunidenses, brasileñas y de otros países.

Se espera que las empresas nacionales no sean defraudadas o incluso quebradas –como ha sucedido en otros momentos– al no recibir pago de las empresas extranjeras. Hay un caso paradigmático, que ya se ha expuesto, sobre el edificio del Centro Alemán, que inicio una empresa española, la cual, antes de finalizar la obra, vendió el contrato a una empresa coreana, la cual no pagó a diversos contratistas mexicanos, lo que produjo la quiebra de algunos.

Obviamente, estas empresas trasnacionales traerán a su personal administrativo, lo que dejará a muchos mexicanos sin oportunidad para laborar. No se puede entender cómo un Gobierno como éste permite que empresas extrajeras quiten estas oportunidades a empresas nacionales. ¿Será que por ser arreglos internacionales el producto de éstos queda fuera de la nación?

¿A dónde se llevan las utilidades estas empresas? ¿Cumplen con todos los derechos del trabajador? ¿Les pagan correctamente lo que corresponde a su Seguro Social? ¿Pagan impuestos o también estan exentos de esto?

Algunas empresas extranjeras hacen parecer que el país es más de ellos que nuestro.

——————————————————————————————————————————————————-

Felipe Lascurain.

delascurain.consultoreslegales@e-management.mx

Licenciado en Derecho, egresado de la Universidad Iberoamericana. A lo largo de su carrera, adquirió una amplia experiencia en la asesoría a empresas dedicadas al ramo financiero, seguros, inmobiliario y construcción, tanto en su planeación como en su parte corporativa y legal.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba