Energía RenovableNegocios

Alternativa en ciernes

El uso de energías renovables ha cobrado auge debido a la gran problemática ambiental que se ha suscitado a nivel mundial. Entre ellas, la energía fotovoltaica para uso doméstico cada vez se convierte en una realidad más posible para los hogares mexicanos.

Por Karemm Danel

Rentabilidad. Los equipos de celdas solares presentan una vida útil de hasta 30 años y un retorno de inversión de 10.

Actualmente, el uso de celdas fotovoltaicas para generar energía eléctrica se ha convertido en un tema que requiere de gran difusión, ya que resulta una alternativa rentable al tratarse de un sistema; sin embargo, a pesar de que generan la misma cantidad de energía, que reducen el porcentaje de contaminación atmosférica y el uso de recursos no renovables, presenta una serie de obstáculos para su implementación en México. Al respecto, el ingeniero Enrique Balam, consultor de Normativa de Instalaciones Eléctricas en ICA-Procobre México, comenta que “el primero es el precio, que ya ha disminuido bastante, pero que actualmente tiene un tiempo de recuperación de nueve o 10 años, dependiendo de las características del sistema. El segundo es que en gran escala se deben encontrar terrenos que no sean de uso agrícola y que no tengan ningún impedimento legal”. Además, recalca que la importancia de optar por esta alternativa en los hogares, por ejemplo, radica en que “sensibiliza a las personas para proteger al medioambiente, ya que actualmente aún no estamos totalmente sensibilizados para ello.

En caso de que la tarifa que esté pagando la persona sea a la que se le llama doméstica de alto consumo, logrará un beneficio económico en cuatro o cinco años; es decir, el beneficio es económico, pero también ambiental”.

El país cuenta con un nivel de irradiación que resulta más elevado si se le compara con algunas zonas del continente europeo, por lo que es conveniente considerar los múltiples beneficios a corto y a largo plazo. “Su implementación se da en un tiempo muy corto; y una vez que se decide hacer un proyecto, en un año ya está en funcionamiento y en operación; en cambio, con una hidroeléctrica tarda de cinco a seis años. Otra ventaja mayor es que la materia prima para generar energía eléctrica no produce residuos. Así que su gran atributo radica en su operación casi inmediata. Estos beneficios son a corto plazo. Una vez que nosotros contamos con un sistema fotovoltaico que sustituye a uno de los combustibles fósiles, en ese momento se deja de contaminar.

”A largo plazo, es que estos sistemas pueden durar de 25 a 30 años sin generar contaminantes. Por supuesto, también hay beneficios económicos”, detalla Balam.

Bajo esta perspectiva, el Gobierno Federal ha fijado como meta que para el año 2024 debe tener en operación sistemas no contaminantes en 35 por ciento; es decir, 35 por ciento de la energía eléctrica que se genere en el país deberá ser ambientalmente amigable, de tal manera que se están haciendo algunas inversiones. “Hace unos meses, el 26 de marzo, entró en funcionamiento en Baja California un lugar denominado Aura Solar I, que cuenta con 100 MW de capacidad; entonces el impulso lo está dando, inicialmente, el Gobierno, y en segunda instancia, los industriales, que siguen esta dinámica poniendo sus propios sistemas. Asimismo, algunas personas, por medio de la instalación de sistemas en sus hogares”, dice el ingeniero.

Fomento a sistemas fotovoltaicos
Cada vez son más quienes están optando por la implementación de dicha tecnología; tanto en el sector doméstico, como en el público y en el privado. De esta manera se crean nichos de aplicación y rentabilidad; aunque el experto opina que “aún existe un gran desconocimiento acerca de las ventajas que ofrecen estos sistemas. Si una empresa sabe que puede obtener un beneficio económico, lo instalará. Entonces, actualmente se trata de conocer los beneficios”.

Ahora, en cuanto a la inversión para su instalación, el precio depende del volumen que se requiera. “Para una casa, el mínimo sería un módulo, que cuesta entre 12 y 16 mil pesos; si compramos cierta cantidad, es posible que el precio se reduzca hasta en 30 por ciento; es decir, si nosotros quisiéramos comprar un solo módulo vamos a erogar 12 mil pesos para una vivienda y obtendremos un retorno de la inversión, quizás, en ocho años. Pero si compramos 10 módulos nos saldrán 30 por ciento más baratos y obtendremos una reducción en el pago del equipo, que se irá a cuatro o cinco años.

Tales precios consideran el sistema completo. Esto aplica en viviendas, comercios, fábricas y universidades”.

Por su parte, el Gobierno Federal también impulsa su utilización, ya que dio la instrucción de que en las universidades se den a conocer los diversos sistemas de generación de energía eléctrica que no utilicen combustibles fósiles, como son los eólicos y los fotovoltaicos. Enrique Balam asegura que fabricantes, distribuidores y comerciantes ya ofrecen estos sistemas en el mercado, entonces se trata de la participación ambas partes: el Gobierno Federal y las universidades.

A0CE0041621Instalación. Se requiere conocer tanto la cantidad de enrgía que se desea generar como el área para su ubicación

Instalación
En cuanto a las consideraciones que se deben tener al adquirir e instalar un sistema solar fotovoltaico, según Enrique Balam, lo primero que hay que ver es la cantidad de energía que se desea generar o la disminución económica en la compra de energía eléctrica. Un usuario de CFE le compra a ésta energía eléctrica; entonces, él decidirá cuánto va a disminuir su compra de energía o cuánto va a generar de energía eléctrica.

También es muy importante el área disponible para la ubicación. “Quizás se trata de un edificio vertical que tiene solamente 500 m2 en la azotea, área muy pequeña, entonces a lo mejor no podría ponerlo en su misma instalación y tendría que lograr ponerlo en otro lugar”.

Otro aspecto es la fuerza del viento. “No es lo mismo instalarlo en el Centro del país que en la costa, donde podrían llegar vientos muy fuertes”.

Normativa
Debido a que se trata de un sistema eléctrico, existen normas que regulan las características de estos sistemas, como la Ley de Suministro Eléctrico de Energía Eléctrica. Aunque para su instalación está la Norma de Instalaciones Eléctricas, NOM-001-SEDE-2012-Instalaciones eléctricas. Y como se interconecta con la red federal de energía eléctrica, la de CFE, se cuenta con la especificación CFE G0100-04.

“Existe la ley que lo manda, la que indica cómo se debe hacer la instalación en el domicilio y la especificación de CFE que estipula las características con las que debe contar. Es decir, normativamente ya existen las herramientas suficientes para que yo decida poner en la fábrica, en el comercio o en mi vivienda un sistema solar fotovoltaico que genere energía eléctrica y la aproveche”, asegura el consultor.

Perspectivas
En México, el panorama sobre el uso de estos sistemas a nivel doméstico son altas. “Tenemos 33 millones de viviendas, de las cuales, sólo 28 millones están ocupadas. La idea del Gobierno Federal es aumentar a 35 por ciento la generación con fuentes no renovables; así que lo único que tenemos que hacer es concientizarnos nosotros mismos para que pongamos en nuestros domicilios un sistema fotovoltaico. Sólo queda trabajar en el hecho de que las personas sepamos que existe un beneficio económico y ambiental”, comenta Enrique Balam.

Aunque hasta la fecha la generación mediante energía solar aún no es ciento por ciento aceptada, el desarrollo de parques fotovoltaicos de grandes dimensiones y el trabajo de las autoridades para establecer regulaciones adecuadas están avanzando a pasos agigantados.
—————————————————————————————————————————————————-

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba