LíderesNegocios

Más que una empresa, una familia

Con más de tres décadas repletas de satisfacciones y logros, pero también de obstáculos y desafíos, Condulimex da paso firme hacia un futuro de crecimiento constante. Para su director General, Arturo Beteta de la Garza, el crecimiento de la empresa representa más que una marca: el establecimiento de un legado

Por Manuel Merelles / Bruno Martínez, fotografías

A0CE0042428Condulimex, empresa líder fabricante en conductores eléctricos, ofrece servicio eficiente y una gran variedad de productos de la más alta calidad, buscando satisfacer a cabalidad las necesidades de sus clientes. Con un camino de éxito forjado a base de trabajo diario, compromiso y, sobre todo, honestidad y aprecio por sus colaboradores, el licenciado Arturo Beteta, director General, ha posicionado a la marca como un referente en temas de cableado.

Con más de tres décadas de experiencia en el mercado, el licenciado Beteta de la Garza ha logrado establecer una alianza con Copperweld, uno de los principales líderes en productos y cables bimetálicos en el mundo, lo cual le ha permitido incursionar en el mercado internacional y alcanzar márgenes de crecimiento impresionantes.

El director General de Condulimex comenta en entrevista con Constructor Eléctrico cómo, a pesar de la presión social y del camino que tenía marcado para pertenecer a una familia tradicionalmente involucrada en el ámbito político, ha logrado consolidar un sueño en el que da justo reconocimiento a cada uno de los involucrados. Asimismo, señala los principales obstáculos y las satisfacciones que le ha dejado una empresa que ha visto crecer como a un hijo propio.

A0CE0042426Constructor Eléctrico (CE): ¿Cómo surge Condulimex?

Arturo Beteta de la Garza (ABG): Mi familia pretendía que siguiera, como ella, el rumbo de la política. Así que, al salir de la escuela, empecé con tres personas en un pequeño taller. Poco a poco, con mucho esfuerzo, sacrificio y preocupándonos bastante por la calidad, hemos crecido. Aún no llegamos adónde nos gustaría, pero estamos en el camino.

CE: ¿Qué diferencia a Condulimex de otras compañías del sector?

ABG: No somos del tamaño de las más grandes, pero nos hemos especializado en determinados nichos de mercado que son nuestros, hasta llegar a ser líderes nacionales en varios de ellos. Traemos un producto, el cable CCA, mejor conocido como bimetálico, en el que incluso somos líderes mundiales.

CE: ¿Cuáles son las características de dicho producto?

ABG: Es un cable de aluminio y cobre que aligera tres veces su peso, abaratándolo en 30 por ciento en comparación con lo que hay en el mercado. Se trata de una tecnología global, con aplicación en la industria aeroespacial.

Por supuesto nos hemos enfrentado a trabas monopólicas en México. Tenemos el producto certificado en Estados Unidos bajo la norma UL; 90 por ciento de la venta de este material está en ese país y aquí no nos han otorgado la certificación requerida, por presión de otras grandes empresas. Por otro lado, creo que las cosas cuando se hacen bien tienen que ir caminando y tienen que ir saliendo. Contra el desarrollo tecnológico no puedes tener influencias o compadrazgos, se da porque la gente lo necesita.

CE: ¿Qué tan importante es el capital humano para la empresa?

ABG: Siempre he pensado y confiado en que la mejor inversión de una empresa es la capacitación de la gente. Prefiero invertir en la capacitación de mi gente que en maquinaria, bodegas o cualquier otra cosa. Creo que muchos de los empresarios en México tienen algo de inmorales, porque una vez que le pedimos a nuestra gente que realice un producto con calidad global, no les pagamos un salario competitivo con el salario global.

Durante cinco años fui presidente de la Coparmex, en el Estado de México, y siempre me preguntaban cuál era el secreto de mi éxito. El secreto es confiar en la gente. La rotación de mi personal es muy baja. Empecé con tres personas y al primer año ya éramos 12. Actualmente, después de 30 años, continúan conmigo tres de ellas; de los restantes, algunos se han jubilado y otros lamentablemente ya fallecieron.

Una vez que la gente entra a Condulimex, no hay manera de que se prescinda de ella; excepto si realiza malas acciones contra la empresa o por causas de fuerza mayor. Además, ofrecemos sueldos justos. El salario de mi gente no va en relación con aumentos, va en proporción directa a las ventas de la empresa.

Estoy convencido de que debes dejar que tus empleados vayan escalando, que conforme la empresa crezca, ellos también, porque es para lo que todos trabajamos.

Hubo una persona que empezó conmigo de ayudante General, la cual no tenía estudios, y me fue posible pagar su carrera y master en la Universidad Anáhuac. Era mi brazo derecho en la empresa. Mi gente es mi familia, y mi secreto es que trae la camiseta bien puesta; no sólo de palabra, sino de corazón, porque saben que cada que la empresa crece, ella mejora.

La vida me ha enseñado que si cuido la estabilidad de mi personal todo es mucho mejor, porque ponen todo de su parte. Las grandes mejoras que hemos hecho aquí salen de mis muchachos de la planta, de los obreros.

CE: ¿Cómo define el liderazgo y cómo lo aplica en Condulimex?

ABG: El liderazgo es algo bastante difícil de llevar a cabo, ya que los empleados son como los hijos. Cada hijo necesita algo diferente; igual la gente. Hay personas a la que le llamamos plomo y a la que llamamos pluma. Las primeras son muy pesados y es necesario impulsarlas; no les gusta tomar decisiones, así que requieren de alguien en quién apoyarse. A las segundas les puedes dar toda la libertad y toman decisiones mejor que muchos.

El liderazgo es confiar en quienes están arriba de ti, sin perder el respecto. Es lograr que tu personal confíe en que los estás guiando y trazando el camino adecuado. Cuando no está claro el camino por tomar y la meta por alcanzar, no importa que los demás hagan su mejor esfuerzo y que lo quieran hacer de todo corazón, pues te contrapones. Además, para ser un buen líder requieres de una muy buena comunicación con tu gente.

CE: ¿Qué sectores atiende Condulimex?

ABG: Atendemos a grandes distribuidores; vendemos bastante a empresas, gobierno, a las Comisión Federal de Electricidad, entre otros. Por ejemplo, Nissan me pidió mi cable para meterlo en sus automóviles y ahora está en pruebas en Japón.

CE: ¿Cómo se da la alianza con Copperweld?

ABG: Copperweld es líder mundial en cables y productos bimetálicos desde hace 102 años y ellos fueron los que se acercaron a mí. Cuando les pregunté por qué me buscaban, me respondieron que anteriormente habían intentado realizar alianzas con dos grandes empresas de México y les quisieron robar la tecnología: no confiaban en ellos. Buscaron a alguien que viniera de abajo, con mucho empuje y reconocimiento, y todos los dirigieron conmigo. Me vinieron a ver los vicepresidentes para invitarme a Tennessee; visitaron las instalaciones y quedaron muy satisfechos. Ellos no hacen producto terminado, hacen la materia prima y nosotros realizamos todo el trabajo subsecuente para hacerlo cable. Hemos hecho una mancuerna increíble y hoy por hoy somos excelentes compañeros. Ya son dos años de esta alianza.

CE: ¿Cuánto ha cambiado la industria en 30 años?

ABG: Nada. Sigue siendo el mismo conductor. No ha habido desarrollo tecnológico porque estamos acostumbrados al cobre. Actualmente, estamos abaratando lo que se conocía en conductores, alcanzando un ahorro aproximado de 30 por ciento. Así evitamos el robo, porque al ser de material bimetálico pierde valor en el mercado del cobre. Tenemos dos ventajas con el CCA: ahorros en el costo y que es el único certificado CCA por UL en el mundo.

CE: ¿Qué ventanas deben abrirse?

ABG: El cobre está muy ligado al desarrollo de todas las industrias que lo rodean. Cuando hay auge en la industria automotriz, incrementan los cables automotrices. Con la Reforma, se está dando una expansión en las termoeléctricas, ya que con la construcción sube el consumo de THW. El conductor como tal no detona, detonan todas las áreas a las que le vendes, lo que al final incide en la economía del país.

CE: ¿Qué expectativas tiene Condulimex a corto plazo?

ABG: Si no tuviera los monopolios deteniéndome, te diría que estaría hasta 200 por ciento arriba en diciembre. El mercado que tengo en Estado Unidos, hoy por hoy, me está detonando 20 o 30 por ciento mensual. Mientras no me suelten o quiten los monopolios, porque los monopolios de certificación están deteniendo a los medianos empresarios que traen productos de innovación, no podremos alcanzar tales niveles de crecimiento.

CE: ¿Qué otros obstáculos ha tenido que sobrellevar?

ABG: El más duro fue la quiebra de la compañía de Luz. Habíamos ganado el concurso para suministrar todo el cable subterráneo; habíamos surtido 87 por ciento del pedido, íbamos a empezar a cobrar por la cadena productiva y un domingo me enteré de que la extinguieron y con ello se fue mi dinero. Ya no pude comprar material; me quedé sin proveedores, porque no les podía pagar, perdí muchos clientes que aún no he podido recuperar. Finalmente, tardé un año en recuperar la inversión.

A0CE0042425CE: ¿Qué le han dejado estas experiencias?

ABG: Más fortaleza. Me han enseñado a analizar las cosas desde diversas perspectivas y entender que siempre, en alguna de ellas, se encuentra la solución. Así que, normalmente, cuando resuelves un problema sales fortalecido. Todos los problemas los veo, a final de cuentas, como un área de oportunidad. Cuando me pasó lo de la compañía de Luz me volví más eficiente en la cobranza y más eficiente en la venta de contado. Siempre nos vamos a enfrentar a bastantes obstáculos; pero, como dicen: “Cáete y descansa un momento. Será fracaso únicamente si no te levantas; si te levantaste se convierte en experiencia”. Es una herida de guerra de la que aprendes para que no te vuelva a suceder.

CE: ¿Cuáles han sido las principales satisfacciones que le ha dejado Condulimex durante estos 30 años?

ABG: Entrar al taller con el que empecé y ver cómo ha crecido es una satisfacción increíble. Cuando llega mi hijo y me dice que su mamá le cuenta cómo empecé, que no traía ni coche porque lo tuve que vender, entre otros sacrificios, sientes una satisfacción total al ver que estás haciendo realidad un sueño, algo en lo que creíste, y que has salido adelante cuando estuviste a punto de ser derrotado. Otra satisfacción es cuando la gente se acerca a pedir consejos y te das cuenta de que creen en ti. Hay mucha gente que heredó su empresa, pero yo no. Yo sé lo que es hacer la empresa desde sus cimientos: fui el cargador, el chofer, el machetero y el fundidor. Cuando crías un hijo a veces sufres mucho; sin embargo, al ver que es gente de bien, una persona honrada y responsable, te percatas de que hiciste las cosas bien y te llena de orgullo. Lo mismo pasa con mi empresa.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba