Casos de ÉxitoNegocios

Mujeres, potencia en energías renovables

Las mujeres en el sector de las energías renovables están tomando fuerza y gracias a esto se fundó MERM, una asociación dedicada al empoderamiento de las mujeres, mediante la integración de una red de profesionales que comparten conocimientos, retos y experiencias en los sectores energético y de género

Por Sofía Ruiz / Fotografías cortesía de MERM

A pesar de los avances, el sector de las energías renovables todavía continúa rezagado en cuanto al tema de la equidad de género: de los 7.7 millones de empleos en 2014 sólo un 20-24 por ciento fueron ocupados por mujeres, según datos del Banco Interamericano de Desarrollo. Debido a esta situación, en 2016,  se creó la asociación Mujeres en Energía Renovable México (MERM), fundada por un colectivo de emprendedoras íntimamente relacionadas con el tema de la generación de fuentes de energía limpia.

Su presidenta Patricia Tatto, directora de México y Centroamérica de Ata Renewables, condujo a un grupo de profesionistas y empresarias a formar parte de esta asociación, con objetivos muy sólidos y en pro de su desarrollo en la industria. Las primeras en unirse fueron Adriana Sánchez, Ana Violeta Horta, Andrea Lozano, Asunción Borras, Belem Slava, Cecilia Alvarado, Julia Salovaara, Kira Potowski, Lucía López, María Mayendia, Mariana Chorne, Pilar Mata Fernández, Rosa Elena Morán, Verónica de Parres y Verónica Zapata. Todas ellas, por cierto, ocupan puestos destacados en empresas e instituciones relacionadas con el sector de las energías renovables.

A inicios de abril, MERM organizó un evento introductorio para dar a conocer sus objetivos, cómo planean alcanzarlos y las acciones concretas que han venido impulsando. La asociación, indicó Tatto, se creó debido a la falta de inclusión de las mujeres en el sector, por lo que se buscó la forma de poder incorporarlas. Su fundadora cuenta que han ideado una estrategia para lograr que la parte masculina sea más incluyente con la fuerza laboral femenil.

MERM está orientada a una mayor participación de las mujeres en la industria. Luego, al incrementar su presencia, podrá fomentarse un mayor retorno en las inversiones, lo que generará un grupo homogéneo en las posiciones de alto nivel que reúna los conocimientos, el intercambio de ideas y el trabajo de las mujeres relacionadas con la industria.

Para lograr esta meta, detalló Tatto, cuentan con tres líneas de acción: la social, el empoderamiento de las mujeres y la académico-institucional. En la primera, buscan comprometerse con la sociedad y apoyar el progreso de la misma; para conseguirlo, añadió su presidenta, se centrarán en los dos actores fundamentales: jóvenes y mujeres.

Así, durante el primer semestre de este año, se han enfocado en el “Proyecto de la Laguna”, en Coahuila. Allí, establecieron una alianza con una institución sueco-mexicana de energías renovables, profesores y alumnos que tienen una visión más clara del papel que desempeñan en el sector. La creación de este centro educativo, agregó Tatto, requiere de apoyos, por lo que la asociación se ha sumado a este proyecto para brindarle más oportunidades.

Con respecto al tema del empoderamiento, la presidenta de MERM dijo que proyectan reunir a mujeres para realizar networking y negocios, además de guiarlas para darles el impulso que les hace falta y, de tal forma, aprovechar al máximo el potencial que tienen.

Mientras que en la línea académico-institucional, afirmó Tatto, han iniciado pláticas con universidades públicas y privadas para brindar asesorías, contenidos, relaciones con recursos humanos de la industria e intercambio de ideas e información. También planean que algunas compañías otorguen becas para que las mujeres se vayan formando, participando y adentrando en el tema de las energías renovables.

Hasta ahora, aseguró la presidenta, el poder de convocatoria de la asociación está rindiendo frutos, al obtener el respaldo de las mismas compañías de las que forman parte sus integrantes. La intención es seguir difundiendo su labor y sumar más integrantes a la red de profesionales. Finalmente, en lo que resta del 2017, planean participar en distintos eventos para brindar una nueva perspectiva en el sector.

Patricia Tatto, directora de México y Centroamérica de Ata Renewables, y Pilar Mata Fernández, socia de Mijares, Angoitia, Cortés y Fuentes (MACF), platicaron con Constructor Eléctrico acerca de su papel en la asociación y las estrategias que seguirán en un futuro inmediato.

 

Constructor Eléctrico (CE): ¿Cuáles son las metas de MERM a corto y largo plazo?
Pilar Mata Fernández (PMF): A corto plazo, queremos consolidar la asociación e identificar muy bien cuáles serán los planes sociales que vamos a llevar a cabo, y también la impartición de talleres para empoderar a más mujeres y luchar por la equidad de género en el sector. A largo plazo, una vez consolidados, que todas las mujeres que quieran formar parte de MERM puedan afiliarse para dar su granito de arena para cumplir con las siguientes metas.

CE: ¿Qué acciones impulsarán para que las mujeres no queden fuera de las negociaciones en el sector?
Patricia Tatto (PT): Esto es parte del tema sustentable, ya que la toma de decisiones también depende de las mujeres. Como nos comentó la doctora Luz María Velázquez Sánchez, directora de Género del ITESM, buscamos un enfoque diferente a la hora de hacer negocios, y también nos preocupamos por una parte más social, no nada más económica. Esto, en consecuencia, puede resultar en ahorros para las empresas, en tener una visión más global de cómo eficientar la energía, así como cuáles son los temas sociales que afectan a las mujeres por tener una visión distinta, eso es a lo que nos referimos con el minimizar riesgos financieros.

CE: ¿Cuál es el proyecto que se encuentra en desarrollo en Coahuila?
PT: El Instituto Sueco de Energías Renovables, una iniciativa de un joven emprendedor que busca dar capacitación técnica a cualquier persona que le interese estas fuentes de energía. Es el primer instituto que se crea de manera autónoma o privada, y queremos apoyarlos haciendo un enlace con la Secretaría de Energía para ver si, de alguna manera, pueden proporcionar becas dirigidas a las mujeres. Creemos que MERM puede apoyar este tipo de iniciativas.

CE: ¿Algún otro proyecto en el que MERM ya se encuentre trabajando?
PT: Este es nuestro primer proyecto social del que podemos hablar. Hay algunas otras charlas con The Pale Blue Dot; ellos electrifican escuelas y tienen una asociación con una empresa que instala paneles solares. Puede ser que de ahí nos enfoquemos en el trabajo que está haciendo Acciona y que se repliquen más este tipo de proyectos, no nada más en Oaxaca sino en más zonas donde también se estén desarrollando proyectos de energía renovable.

CE: ¿Existen en otros países asociaciones de mujeres similares?
PT: Así es. En Estados Unidos, el primer ejemplo es la Women Energy Association; en Medio Oriente está IRENA; existen más ejemplos en Alemania, Dinamarca y otras naciones.

CE: ¿Planean alianzas con otros países?
PT: Esa es la idea, que la asociación tenga diferentes brazos para intercambiar conocimientos y perspectivas con otros países. El tema de género es muy distinto en cada país y, a la vez, resulta enriquecedor que nos ayudemos de las políticas. El Banco Interamericano y las Naciones Unidas ya tienen programas de género bien definidos, que inclusive pueden ayudar con alguna aportación a la asociación.

CE: ¿En qué otra situación están en desventaja las mujeres además de los puestos de trabajo en el sector energético?
PMF: Generalmente, el que las mujeres no ejerzan puestos directivos es parte de una desventaja educativa. No están empoderadas para saber o tener claro cómo llegar a esos puestos directivos; es un tema de training, de educar y empoderar a las mujeres para que lleguen a esa apertura. Además, hay un tema social, porque los hombres tienen su círculo y al momento de las negociaciones relegan a las mujeres. Estas dos cuestiones, la social y la educativa, hacen que sea muy difícil para una mujer entrar. Generalmente, las mujeres que triunfamos es porque tenemos a un mentor masculino que nos ayuda, pero los hombres no necesitan de un mentor para llegar a este tipo de puestos; debemos de hacer consciencia en los hombres para que este camino se abra.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba