LíderesNegocios

Y se hizo la luz

Hace 15 años, la empresa española Simon comenzó a abrirse terreno en el mercado mexicano. Su director general, Luis Monteys Roig, vio nacer el proyecto y se ha apuntalado junto a él, con una consistente trayectoria en la industria. El objetivo: convertir la tecnología en soluciones que aporten confort y seguridad en el hogar, centros de trabajo y espacios públicos cuando se trata de iluminación. Hágase la luz con la premisa del diseño y la innovación por todo lo alto

Por Irayda Rodríguez / Fotografías Rubén Darío Betancourt

Un taller familiar, establecido en 1916, en España, dio origen a una de las compañías que, en la actualidad, descolla en el sector del material eléctrico. A 100 años de su fundación, Simon tiene presencia en más de 50 países con 13 centros de producción, entre ellos México. El 4 de abril de 2002, la filial comenzó operaciones en el territorio nacional y ahora cuenta con una red de distribución con alcances en América Latina.

Quince años después, precisamente otro 4 de abril, Constructor Eléctrico entabló una charla con Luis Monteys Roig, quien desde su primer día como director general estableció la visión de negocios de esta empresa.

Como explica el directivo, las trayectorias profesionales son como un río; se van moviendo y discurren por caminos, a veces, fortuitos. Monteys Roig, de hecho, llegó al país para tomarse un año sabático, junto a dos amigos, y ya lleva 35 años trabajando en el sector eléctrico mexicano.

Economista de profesión, egresado de la Universidad Central de Barcelona y con un MBA en Administración de Empresas, asumió el reto de cumplir los objetivos de Simon, luego de dos décadas de ocupar puestos clave en empresas enfocadas al ramo de la iluminación y el sector eléctrico.

Monteys Roig afirma estar muy orgulloso de formar parte de la historia de la compañía desde sus inicios. “Crecer con la empresa es una gran satisfacción personal y profesional. La clave ha sido la experiencia que tenía en el sector eléctrico, aunada al soporte del grupo y un excelente equipo de colaboradores. Aunque siempre he pensado que el éxito de una empresa no son una o dos personas; es el equipo completo, esa es mi filosofía. El reto ha sido complejo en un mercado muy maduro, como el mexicano, donde hay una amplia oferta de fabricantes locales con mucha solidez”.

Simon está enfocada en iluminación tanto interior como exterior, abarcando material eléctrico como apagadores y placas de contactos de gama media, media alta y alta, manufacturados en la planta localizada en el Estado de México, bajo estrictas certificaciones como el ISO-9001,  y en donde el 85 por ciento de la plantilla laboral son mujeres. “Hemos creado líneas específicas para el mercado mexicano que nos han dado crecimiento y la confianza de nuestros clientes”. Para Simon, la calidad es indispensable, es el pilar de la empresa para fabricar productos que satisfagan las necesidades de los clientes y superen los estándares. Por ejemplo, nuestros interruptores superan ampliamente las operaciones de encendido y apagado que establecen las normas mexicanas”, expone Monteys Roig.

El objetivo de Simon, agrega, es adaptar y desarrollar productos locales con una visión global de componentes y desarrollo de ingeniería, pero cuyo diseño, especificaciones y tendencias se adecuen a las características de cada país en el que se comercializan. “El otro pilar es estar muy cerca del cliente para escucharlo y brindarle las mejores soluciones, con tiempos de entrega cortos y confiables, en el que se respeten los canales de distribución.  Por fortuna, en estos 15 años, hemos ido ganando participación de mercado, con una estética de calidad, nivel, precio y servicio”.

Crecer con Simon es una gran satisfacción personal y profesional. Aunque siempre he pensado que el éxito de una empresa no son una o dos personas; es el equipo completo, esa es mi filosofía”

Constructor Eléctrico (CE): ¿Qué papel desempeñan la innovación y el desarrollo tecnológico?
Luis Monteys Roig (LMR): En general, es el corazón de Simon. La estética y el diseño juegan un papel muy importante; es una de las razones por las que hemos tenido tanta aceptación en el mercado, pero en los aspectos técnicos y el desarrollo de un producto procuramos estar a la vanguardia con tecnologías, materiales, componentes y electrónica que los hagan más eficientes y confiables. Siempre estamos creando componentes nuevos como las tomas de corriente USB o los reguladores para intensidad luminosa a equipos LED. Sin duda, el rubro de la iluminación es más crítico. Trabajamos con LEDs de última generación, con ópticas secundarias de alta eficiencia y con drivers sumamente confiables que se adaptan a las variaciones del voltaje que puedan presentarse. En cuanto al alumbrado público, nos aseguramos de que las luminarias tengan características de diseño para la disipación del calor, uno de los aspectos críticos de su vida útil. Al final, todo es ingeniería, desarrollo e innovación al lograr que un producto cumpla con todos esos elementos.

CE: ¿Cómo aborda la compañía el concepto de eficiencia energética?
LMR: Valdría más la pena que habláramos de alumbrado público, donde realizamos proyectos municipales y estatales de iluminación, dirigidos a reducir consumos de energía eléctrica en forma significativa gracias a las tecnologías que ofrecemos. El ahorro es variable, pero está entre 35 y 50 por ciento; esto lo logramos a través de una cantidad de lúmenes con un consumo óptimo de electricidad. Por ello, enfocamos nuestros proyectos en el retorno de inversión con base en el ahorro de energía. En el país, hemos instalado arriba de 250 mil puntos de luz, independientemente de los proyectos privados que hemos hecho en centros comerciales, fraccionamientos, hoteles, entre otros. Esa ha sido una de las razones de nuestro éxito: poder cerrar proyectos municipales con productos como el modelo Nath, que cumple con todas las especificaciones que marcan los diferentes organismos mexicanos como la NOM-031-ENER-2012, los certificados del FIDE y las certificaciones para un proyecto de alumbrado público emitidas por la Conuee, CFE y el PAESE.

CE: ¿Cómo participan en el mercado con soluciones de alumbrado público?
LMR: Estamos terminando un proyecto de 55 mil luminarias en el Estado de México, con instalaciones en 31 municipios. Eso es la continuidad de un programa que inició el Gobierno hace dos años, con 36 mil luminarias en una primera etapa. Tuvo cierta complejidad, no sólo por el número de puntos de luz, sino por la logística de suministro, tramitología y certificaciones. Sin embargo, logramos cerrarlo en tiempo y forma, con la calidad que nos respalda. Esto nos dará una ventana de reconocimiento en el mercado y nos seguirá abriendo las puertas para más proyectos que tenemos en cartera en otros municipios. Además, este año presentamos las luminarias de exteriores Merak y Altair, soluciones de iluminación urbana. También estamos integrándonos localmente con componentes de inyección de aluminio en luminarias de alumbrado público; las estamos introduciendo para reducir tiempos de entrega y garantizar más capacidad de fabricación.

CE: Ante el impulso a las energías renovables, ¿cuáles son sus líneas de acción?
LMR: Nuestra oferta de puntos de luz solar es muy sólida y completa, y abarca potencias para diferentes configuraciones, desde un parque hasta una avenida. Tenemos soluciones que le damos al cliente en cuanto al cálculo del proyecto, brindamos soporte técnico, sin costo alguno, para ofrecerle alternativas. En materia de sustentabilidad, todas nuestras luminarias están fabricadas con tecnología LED, la cual representa un ahorro importantísimo en consumo de energía eléctrica, en comparación con otras tecnologías. Por ejemplo, nuestro Sistema Magnolia, en sus diferentes versiones con la integración de un panel solar, le permite a un cliente final tener cero consumo de electricidad. También estamos desarrollando nuevas baterías más eficientes y utilizando tecnologías de punta en paneles fotovoltaicos. Nuestra oferta está lista para satisfacer al mercado en el momento que lo requiera.

CE: Finalmente, ¿qué proyecciones tiene la compañía para el segundo semestre de 2017, en un escenario con transiciones por la Reforma Energética?
LMR: Considero que la Reforma va a ser muy buena para el país, con cambios que finalmente van a resultar en mejores costos para los clientes finales. Para ellos es importante que podamos llegarles con kilowatts más rentables y eficientes. Además, volviendo al tema del alumbrado público, hay formas en las que se pueden lograr mejores ahorros en México, por ejemplo, hay circuitos cuyo consumo no está medido, si no que se establece con base en un censo. Cerca del 97 por ciento de los municipios no cuentan con medidores, por lo que podrían implementarse sistemas de gestión a base de dimeo. Esperamos que con esta modernización del sector eléctrico y energético en general se acepten, ya que podrían representar de 12 a 15 por ciento de ahorro adicional, así como reducciones significativas en las emisiones de dióxido de carbono; es una oportunidad muy grande que debemos aprovechar. Por último, no hay que dejar de hablar del cambio de presidencia en Estados Unidos. Todavía hay mucha incertidumbre, sin embargo, mi proyección es que el sentido común se va a imponer en las negociaciones, sobre todo en los temas referentes al TLC. La economía de México va a seguir creciendo y las empresas que estamos en el país, también.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba