Noticias

Métodos de inspección de corrosión en torres de transmisión

Aunque las torres de transmisión autosoportadas estén en buen estado en la zona superficial, esto no implica que su cimentación también se encuentre en buenas condiciones. Debido a que este deterioro no es perceptible a simple vista, el Instituto Nacional de Electricidad y Energías Limpias (INEEL) desarrolló dos procedimientos, no destructivos y mejorados, que permitan examinar el segmento que se encuentra bajo tierra.

Los Métodos de Ultrasonido Eco-impacto y Electroquímico son capaces de realizar un diagnóstico en bases de metal o concreto, en los que la corrosión y degradación de los materiales son los principales problemas que ponen en riesgo la estabilidad de las torres y del servicio eléctrico.

El primero de ellos se lleva a cabo a través de un impacto en la estructura; las ondas sonoras transitan por la cimentación y, de acuerdo con la señal de respuesta medida por medio de un software, se infiere su estado de integridad, así como la existencia de defectos, grietas, desprendimientos o deformaciones.

Por su parte, el Método Electroquímico emplea un electrodo que mide el potencial eléctrico entre suelo y estructura. Dependiendo de la distancia de colocación del dispositivo, es posible diagnosticar la actividad de corrosión a lo largo del electrodo.

Posterior al diagnóstico se determina la necesidad de mantenimiento o renovación de la estructura de las torres de transmisión autosoportadas, lo cual resulta en un ahorro en tiempo, dinero y disminución de riesgos de seguridad.

Ambos métodos han sido probados en más de 300 estructuras en el país, con el apoyo de la Gerencia de Líneas de Transmisión de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), donde se corroboró, mediante excavaciones, el estado de las cimentaciones de las estructuras.

Fuente: INEEL

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba