Consumo eficiente de energía en centros de datos

Vivimos en una época en la que estamos cada vez más interconectados y en la que cada uno de nosotros genera una gran cantidad de datos. Esto ha provocado que las empresas dedicadas a las Tecnologías de la Información (TI) tengan el reto de procesar, almacenar y mantener disponible cuantiosas cantidades de información de manera rápida y segura.

Para solventar este flujo masivo ha sido necesario crear mejores y poderosos centros de datos, los cuales mantienen resguardada y disponible la información en todo momento. Hoy en día, un data center maneja un promedio de 6 mil millones de TB, cantidad que, se estima, podría duplicarse en los próximos dos años.

Este aumento, sin duda, repercute también en el consumo de electricidad, por lo que se debe buscar que la energía que utilizan los centros de datos sea la más óptima. La clave para lograr la eficiencia energética está en el diseño para el aprovechamiento de los recursos, durante los 15 o 20 años de vida útil de los equipos. Éste debe responder a las necesidades de cada cliente para evitar un dimensionamiento incorrecto de la infraestructura.

Además, es importante definir las necesidades de redundancia, es decir, la capacidad de un sistema para solventar la falla de alguno de los equipos en operación. La estructura del centro de datos también es relevante, ya que debe estar preparada ante cualquier situación e imprevisto, así como permitir el crecimiento y mantenimiento de los equipos sin afectar la operación normal.

De manera adicional, hay que considerar otras recomendaciones para optimizar la energía del centro de datos, por ejemplo: programar los sistemas para garantizar la correcta operación y detección de áreas de oportunidad; establecer procesos de mantenimiento, operación e instalación de equipos; definir y dar seguimiento a métricas de eficiencia; implementar un programa de mantenimiento preventivo y predictivo, así como desarrollar una mejora continua tanto para la eficiencia energética como para la operación del data center.

Los centros de datos también deben ser amigables con el medioambiente. Actualmente, algunos hacen uso de energía renovable para su consumo, mientras que otros utilizan la cogeneración para la producción de energía propia, lo que disminuye su impacto ecológico.

Ahora, ante un disturbio, para los equipos de TI de misión crítica bastan cuatro milisegundos de ausencia de energía eléctrica para detener su funcionamiento y algunos requieren de días para volver a su operación plena. Por ello, es importante contar con un sistema provisto de baterías que almacenen energía para la operación continua por corto tiempo (de 5 a 15 minutos), mientras que para lapsos mayores se requieren generadores con motores diésel que pueden operar hasta que se restablezca el servicio eléctrico.

Finalmente, los avances tecnológicos exigen consumir mayores cantidades de energía con el menor impacto posible al medioambiente. La mejor manera de lograrlo es desarrollar y operar data centers eficientes y sustentables, lo cual es imprescindible para la competitividad de las empresas mundiales de TI.

 

Amet Novillo

Ingeniero en Telecomunicaciones por la Universidad Autónoma de Guadalajara. Cuenta con más de 20 años de experiencia en el sector de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) en México, laborando en Alestra (hoy Axtel). Actualmente es director de operación en Campo y Misión Crítica de Axtel.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *