Columna

Las redes eléctricas del futuro

“Se debe lograr una producción considerable de energía con base en fuentes renovables”

Gilberto Enríquez Harper.

En los siguientes 20 años, las empresas eléctricas deben incorporar temas tan importantes como las energías renovables, la diversificación de las fuentes de energía, la legislación sobre el uso del CO2 y los esfuerzos para potenciar el ahorro de energía

Los usuarios de energía eléctrica esperan recibir un servicio de calidad por parte de la empresa distribuidora. Sin embargo,  también deben prestar particular atención a ciertos datos que muchas veces se pasan por alto: información y voltaje recibidos de calidad; cambio de suministro en tiempo oportuno; periodos claros de reparación en caso de avería; resolución adecuada de reclamaciones por errores en la facturación, entre otras.

La red de energía actual presenta un modelo jerárquico, cuyo flujo de energía tiene un sentido unidireccional. La resistencia durante la demanda pico lleva a la utilización ineficaz de la red, pues la fuente responde a la información de la demanda en tiempo real. Es importante, por lo tanto, prever la cantidad demandada en los periodos pico, lo que requiere sistemas de control para contar con la energía necesaria y evitar reservas excesivas.

Se pueden plantear objetivos para finales de la década, que pueden ser similares a los que la Unión Europea denominó, “20/20/20”, los cuales pretenden llegar a obtener 20 por ciento de energía de fuentes renovables, reducir 20 por ciento del consumo energético y disminuir 20 por ciento la emisión de gases de efecto invernadero, principalmente en los próximos 15 años.

Hasta ahora han existido problemas en la operación de los sistemas eléctricos, como la producción desconcentrada e intermitente. La llegada de nuevos usuarios y la idea de convertir a los consumidores en verdaderos actores del sistema eléctrico precisan una evolución radical de las redes eléctricas, las cuales deben tener una alta capacidad de automatización que actúe sobre la oferta y la demanda. Asimismo, se debe lograr una producción considerable de energía con base en fuentes renovables. El nuevo modelo de producción debe incorporar la generación distribuida de la energía, parques eólicos y solares, y los requerimientos de carga para vehículos híbridos.

Para solucionar el mantenimiento de la estabilidad de la red, debido a la oscilación constante entre la oferta y la demanda, pero, primordialmente, debido al alto índice de energía demandado en periodos específicos, se propone la implementación de redes bidireccionales que potencien la utilización de todos los recursos energéticos, permitan la administración de la red en tiempo real, lo que optimizaría los flujos de energía. También se propone sustituir los medidores tradicionales por medidores inteligentes para que faciliten la comunicación entre consumidores y empresas abastecedoras de energía eléctrica.

Por otro lado, se requiere regular los monopolios, trabajar en los campos de la innovación y la competitividad; proveer servicios eficientes a bajo costo, desarrollar las fuentes primarias de energía, proteger al medioambiente y, finalmente, contrarrestar el cambio climático.
——————————————————————————————————————-

Gilberto Enríquez Harper
Ingeniero electricista por el IPN. Maestro en ciencias por la misma universidad, dentro del programa de la Unesco. Maestro en filosofía de los sistemas eléctricos por la Universidad de Londres. Es profesor de licenciatura y posgrado de ingeniería eléctrica en la ESIME. Ha escrito 75 libros y 280 artículos relacionados con ingeniería electromecánica.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba